Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
el primer juicio a un presidente catalán

“Yo Fui el responsable”

El expresident alega que el Constitucional no advirtió de los efectos de la suspensión del 9-N
Ortega y Rigau sostienen que ningún funcionario participó en la ejecución

Martes, 7 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Mas, entre la exconsellera Irene Rigau (i) y la exvicepresidenta Joana Ortega, a su llegada al Palacio de Justicia de Barcelona.

Mas, entre la exconsellera Irene Rigau (i) y la exvicepresidenta Joana Ortega, a su llegada al Palacio de Justicia de Barcelona. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Mas, entre la exconsellera Irene Rigau (i) y la exvicepresidenta Joana Ortega, a su llegada al Palacio de Justicia de Barcelona.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

pamplona- En una jornada inédita en la historia política del país, el expresidente catalán Artur Mas se declaró único responsable político “de todo” el 9-N, pero negó que desobedeciera al Tribunal Constitucional cuando mantuvo la consulta independentista, alegando que el alto tribunal nunca le advirtió de las consecuencias de desoírle. Mas y las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau declararon ayer ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), en la primera jornada del juicio que se sigue contra ellos por desobediencia grave y prevaricación al mantener la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014, pese a haber sido suspendida cinco días antes por el TC.

Los encausados entraron con casi media hora de retraso al TSJC, que les había citado a juicio a las nueve de la mañana, mientras se daban un baño de masas desde el Palau de la Generalitat hasta las puertas del Palau de Justicia, donde les arroparon 40.000 manifestantes convocados por las entidades soberanistas, según la policía local de Barcelona. Ya ante el tribunal, Artur Mas -el primer presidente de la Generalitat moderna juzgado- se negó a responder a las preguntas de la Fiscalía y de la acusación popular, ejercida por dos sindicatos policiales y por Manos Limpias. En respuesta a las preguntas de su abogado, Xavier Melero, el expresident reconoció ser “responsable de todo” el 9-N, incluidas las “directrices” que siguieron las dos exconselleras encausadas, pero defendió que la consulta no fue un “capricho individual”, sino que obedecía a un mandato “democrático” del Parlament.

Mas negó, sin embargo, cualquier “ánimo de desobedecer” al TC y recordó -haciendo suyo uno de los argumentos de los fiscales catalanes contrarios a querellarse por el 9-N- que el alto tribunal no emitió ningún tipo de “advertencia expresa” que avisara al Govern de las responsabilidades penales en que podría incurrir en caso de desoír su suspensión, incluso cuando la Generalitat le pidió que aclarara el alcance de su orden. Para Mas, la suspensión del 9-N lo situó en la tesitura de escoger entre “obedecer el mandato parlamentario explícito” que le obligaba a mantener la votación o atender la resolución del Constitucional, que a su parecer era “imprecisa”.

El expresident admitió que, en cuanto el TC vetó la consulta independentista a raíz de un recurso del Gobierno el 29 de septiembre de 2014, la Generalitat cambió el “formato” de la votación, de forma que la administración catalana “ya no era directamente responsable” en su organización, sino que se limitaba a dar “apoyo” a los voluntarios que asumieron su ejecución. En ese sentido, insistió en que cuando el 4 de noviembre de 2014 el TC suspendió el “proceso participativo” al que se rebajó la consulta inicialmente prevista, había una “imposibilidad material” de detener la organización del 9-N y, además, ninguna autoridad del Estado adoptó medida alguna para impedir la votación, ni el propio Constitucional ni la Fiscalía.

Las exconselleras Ortega y Rigau, por su parte, se escudaron en que la ejecución del 9-N quedó en manos de voluntarios tras la suspensión y negaron que presionaran a funcionarios para que facilitaran la logística de la votación. “El alma del 9-N fueron los voluntarios”, dijo la exvicepresidenta

“La vida de los ciudadanos no se paraliza por los procesos que afecten a sus gobernantes”

Soraya Sáenz de Santamaría

Vicepresidenta del Gobierno

“Mas ha sido un cobarde por negarse a responder a la Fiscalía y el acto de apoyo

Por el 9-N, Mas afronta una pena de diez años de inhabilitación que amenaza con dificultar un posible regreso del expresident como candidato de un PDeCat falto de liderazgos claros tras la renuncia a ser candidato del actual president, Carles Puigdemont.

El líder del PPC, Xavier García Albiol, tachó de “cobarde” a Mas por negarse a responder a la Fiscalía mientras que el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, defendió que el juicio del 9-N demuestra el “fracaso” tanto de la Generalitat como del Gobierno a la hora de dialogar sobre el futuro.

La portavoz de C’s, Inés Arrimadas, afeó a Mas que se sienta “más cómodo” hablando del 9-N que de la investigación del caso 3% sobre supuesta financiación ilegal de CDC. - D.N.

la declaración institucional

“Hoy muchos nos sentimos juzgados”

Reacción. “Hoy muchos nos sentimos juzgados”, aseveró el president, Carles Puigdemont, en un breve discurso institucional antes de acompañar a los tres acusados. Puigdemont sostuvo que la causa “nunca habría tenido que llegar a los tribunales” por el hecho de más de 2,3 millones de personas votaron el 9-N y defendió esa consulta como un medio para expresar su opinión sobre las relaciones de Cataluña con España “obedeciendo a un compromiso entre ciudadanía e instituciones”. Puigdemont advirtió de que los responsables de judicializar reivindicaciones políticas y “cometer todo tipo de abusos por perseguir ideas” encontrarán una reacción.