Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Cámara foral rechaza “la práctica cultural nociva” de la mutilación genital femenina

Maite Goicoechea, estudiante de la UN, alerta sobre sus consecuencias médicas

Martes, 7 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Galería Noticia

pamplona- La Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra aprobó ayer por unanimidad una declaración institucional en la que manifiesta su rechazo a “la práctica cultural nociva” de la mutilación genital femenina, en el Día Internacional de Tolerancia Cero contra esta práctica. En el texto, presentado por el cuatripartito, la Cámara califica la mutilación genital femenina como “una violación de los derechos humanos de mujeres y niñas, y una expresión de la desigualdad entre los sexos, destinada a mantener y reforzar el sistema sexo-género que establece la inferioridad de las mujeres frente a los hombres”. El texto, asimismo, fue aprobado ayer por la comisión de Asuntos Ciudadanos del Ayuntamiento de Pamplona.

Además, el Parlamento de Navarra se compromete a “avanzar en la prevención, detección y erradicación de la mutilación genital femenina en colaboración con los organismos especializados, a conocer y promover los instrumentos legales, tanto a nivel internacional, como estatal y autonómico que existen para conseguir erradicar esta práctica, así como a apoyar el trabajo que las entidades especializadas en el tema están realizando en Navarra”.

Con el fin de denunciar la práctica de la ablación, Médicos del Mundo Navarra realizó, junto a la Asociación Flor de África, una concentración el pasado domingo en la que recordaron que se han detectado en la Comunidad Foral 257 mujeres con indicadores de mutilación genital y han identificado 158 niñas con indicadores de riesgo de riesgo de sufrir mutilación genital femenina.

“Lo importante es prestar siempre ayuda sin juzgar y ofrecer tratamiento en cualquier aspecto”

maite goicoechea

Estudiante de Medicina en la UN

consecuencias médicasUnos 125 millones de mujeres en el mundo han sufrido la mutilación genital femenina (MGF) y tres millones de niñas corren el riesgo de hacerlo cada año. Así lo recoge el trabajo de fin de grado de la navarra Maite Goicoechea Irigaray, llevado a cabo en el Instituto de Salud Tropical de la Universidad de Navarra. La alumna investigó las consecuencias médicas de esta práctica. “Esas consecuencias pueden clasificarse en físicas, inmediatas y a largo plazo, como dolor, hemorragia, cicatrización genital anormal, problemas miccionales, infertilidad o neuroma genital;sexuales, obstétricas y psicológicas”, explica la estudiante navarra de sexto curso de Medicina, quien ha tenido la oportunidad de entrevistar a una de las mujeres afectadas por la ablación.

Estas últimas, las consecuencias psicológicas, han sido las menos estudiadas por las diferentes investigaciones llevadas a cabo en este ámbito. “Se ha ignorado que la mutilación genital femenina puede suponer un trauma y existen discrepancias en los resultados respecto a los efectos en la esfera psicológica de la mujer”, comenta la estudiante de Medicina. El trabajo propone también diversas maneras de paliar estas complicaciones y asegura que “la única forma de evitarlas es eliminar el procedimiento”. Asimismo, subraya la importancia “de personal cualificado y formado en esta materia que pueda ofrecer una atención holística a las mujeres ya mutiladas”. “Lo importante es prestar siempre ayuda sin juzgar y ofrecer tratamiento en cualquier aspecto que lo necesiten”, agrega Goicoechea.

una lacra cada vez más habitualLa mutilación genital femenina afecta principalmente al continente africano, aunque también se da en países como Colombia, Iraq, Siria, Arabia Saudí, entre otros, y en zonas de Europa y Norteamérica donde poblaciones emigrantes han conservado esta tradición. “Además, existe otra tendencia que consiste en mutilar a las niñas en sus países de origen durante las vacaciones. De hecho, cada vez se realiza en edades más tempranas debido a que la presión social es mayor y hacerlo con niñas conlleva que los síntomas sean más fáciles de esconder”, comenta esta estudiante en su trabajo de fin de grado.

Se estima que en 2030, 15 millones de niñas podrían sufrir la ablación. “La única forma de evitar la mutilación es erradicándola. Para ello hemos de ser capaces de combatirla dándola a conocer, desarrollando un diálogo con las poblaciones e involucrando al personal que la práctica, impartiendo una educación sexual adecuada mediante profesionales sanitarios preparados e involucrando a los políticos”, indica. - D.N.