El río Queiles volverá a ver la luz

Una caja de cristal mostrará el río en la calle Muro y recordará cómo era el entorno antes de cubrirse

Varios espejos dejarán ver los arcos que sostienen la plaza Nueva

Fermín Pérez-Nievas - Martes, 7 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Lugar donde se va a colocar la caja de cristal sobre el río Queiles al final de la calle Muro.

Lugar donde se va a colocar la caja de cristal sobre el río Queiles al final de la calle Muro. (FERMÍN PÉREZ-NIEVAS)

Galería Noticia

Lugar donde se va a colocar la caja de cristal sobre el río Queiles al final de la calle Muro.

tudela- El río Queiles, que circula cubierto en todo el tramo que atraviesa Tudela hasta su desembocadura en el Ebro, volverá a ver la luz en un pequeño trozo de unos 16 metros cuadrados a su paso por la calle Muro. Así lo ha decidido el Ayuntamiento de Tudela después de que la empresa Gestión, Estudios, Obras y Proyectos (Geopsa) tuviera que eliminar varias de las vigas que sostenían el cubrimiento del río Queiles a su entrada en la plaza de los Fueros por su mal estado. Esta firma se hizo cargo de la reparación del cubrimiento después de que la anterior adjudicataria, Marco Obra Pública, abandonara los trabajos por desavenencias con el anterior Consistorio.

Según explicó el concejal de Urbanismo, Daniel López (Tudela Puede), “se detectaron unos forjados que estaban en mal estado y que tenía las viguetas destruidas. Había varias posibilidades, rehacer el suelo entero tirando toda la zona de baldosa roja y arreglarlo desde arriba o hacerlo desde abajo. Ambas eran muy costosas. Una de las últimas tendencias es que el río tenga más presencia en las ciudades, pero si tirábamos todo y dejábamos abierta esa parte, era una obra bastante grande que no entraba en el objeto del contrato, ya que sólo debían arreglar el forjado”.

De esta forma, se decidió que se colocaría una estructura de cristal de aproximadamente un metro de altura y una superficie de unos 16 metros cuadrados que permitiría observar el cauce del río y, con un juego de espejos, poder observar los arcos que sostienen la plaza de Los Fueros. Esos arcos, para los que se empleó piedra del antiguo castillo de Tudela, permitieron que la plaza de Los Fueros (primera construcción en la ciudad más allá de la muralla a mitad del siglo XVII), se mantuviera en pie sobre el cauce del río Queiles que servía de foso a las murallas.

“Lo que se va a hacer es una urna de cristal de seguridad, a través de la cual se podrá ver cómo discurre el río, y se colocará una luz y un espejo para que se vean los arcos de la plaza de Los Fueros. La gente se podrá apoyar en el cristal como en una barandilla. La intervención no cuesta más de lo que se había presupuestado para la obra”, explicó López.

Junto a este elemento destacado al final de la calle Muro, se pondrá algún panel explicativo con la ayuda de vinilos para que se conozca cómo fue la obra del cubrimiento, cómo era la calle anteriormente y una breve explicación de la historia de la plaza.

Si se cumplen los plazos acordados, la obra podría estar terminada a finales de febrero, ya que la reparación del resto del cubrimiento ya ha terminado.