Larraga rehabilitará el cine parroquial para albergar salas de ensayo y un auditorio

El Consistorio invertirá unos 300.000 euros en este inmueble que la parroquia ha donado al municipio

Ainara Izko - Martes, 7 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Fachada del cine parroquial situado en la calle La Duda de Larraga.

Fachada del cine parroquial situado en la calle La Duda de Larraga. (AINARA IZKO)

Galería Noticia

Fachada del cine parroquial situado en la calle La Duda de Larraga.

larraga- El antiguo cine parroquial de Larraga pasará a ser un auditorio. Albergará, además, locales de ensayo para la banda de música, gaiteros, txistularis y otros grupos y asociaciones culturales. Así lo anuncia el alcalde de la localidad, Carlos Suescun, quien ha alcanzado un acuerdo con la Iglesia por el cual la Parroquia dona el edificio al pueblo para su uso y disfrute a cambio de que el Ayuntamiento lo acondicione. Dicho contrato de donación obtuvo, el pasado 22 de diciembre, el visto bueno del Pleno. La propuesta salió adelante con los votos de Larraga Cuenta e Iniciativa por Larraga, mientras que EH Bildu y la Asociación Socialista de Larraga votaron en contra.

Concluye así, tal y como reconoce el propio primer edil, un proceso largo de negociación entre el Ayuntamiento, la Parroquia y el Arzobispado. Cabe destacar que la finca en la que se construyó dicho inmueble era de propiedad municipal y el Consistorio se lo vendió a la Parroquia en 1963 por 30.000 pesetas.

“Estoy satisfecho porque considero que el acuerdo, que nos ha llevado muchas horas de trabajo cerrar, es ventajoso para el pueblo”, subraya el alcalde, no sin antes recordar que otras corporaciones municipales ya habían intentado antes, sin éxito, llegar a un entendimiento con la Iglesia. Cabe destacar, asimismo, que con la firma de este contrato Suescun da por cumplida una de sus promesas electorales estrella.

Situado en la calle La Duda número 6, el edificio consta de dos plantas y siete salas (cinco arriba y dos abajo). Hoy por hoy, aunque en su interior se imparten clases de catequesis y algunos colectivos locales lo utilizan para ensayar, lo cierto es que las instalaciones están infrautilizadas. “Desde luego que se le puede sacar mucho más partido”, reconoce el primer edil.

Para ello, sin embargo, el Consistorio deberá invertir unos 300.000 euros (ha habilitado una partida en los presupuestos) en la realización de una reforma integral que incluirá la adecuación del edificio a la normativa vigente, su amueblamiento y su adaptación para que sea eficiente energéticamente hablando. “Hay que hacerle un lavado de cara total”, resume el alcalde. Una vez concluida la obra, para cuya ejecución todavía no hay fecha (el alcalde se marca de plazo toda la legislatura), el inmueble contará, entre otras cosas, con un salón de actos con capacidad para 350 personas. Esto permitirá trasladar las actuaciones que se suelen realizar en una sociedad privada del pueblo, tales como obras de teatro o conciertos, a este auditorio que contará también con herramientas multimedia.


Oposición Los críticos, no obstante, opinan que se trata de un “caramelo envenenado” porque su donación conlleva hacer la inversión “sí o sí” en un edificio “que no es nuestro”, lamenta el edil socialista Antonio Lamberto, quien en su lugar apuesta por rehabilitar la Casa de las Monjas, al tratarse de un edificio municipal, céntrico y que requiere menos inversión. Durante su intervención en el pleno del 22 de diciembre Ángel María Gorricho (EH Bildu) señaló, por su parte, que su grupo estaría de acuerdo con la donación si no llevase aparejadas condiciones, pero no condicionada a la ejecución de las obras.