Inteligencia detectó un 15% más de ciberataques

Estado Islámico lanzó una campaña en 2016 para contratar traductores de español

EP - Miércoles, 8 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 17:47h

Agentes de la Guardia Civil custodian a uno de los dos ciudadanos marroquíes detenidos en Badalona, acusados de realizar actividades de captación y financiación.

Agentes de la Guardia Civil custodian a uno de los dos ciudadanos marroquíes detenidos en Badalona, acusados de realizar actividades de captación y financiación. (EFE)

Galería Noticia

Agentes de la Guardia Civil custodian a uno de los dos ciudadanos marroquíes detenidos en Badalona, acusados de realizar actividades de captación y financiación.

MADRID. El grupo terrorista Estado Islámico (también conocido como DAESH) lanzó en el verano del año pasado una campaña en internet para contratar traductores de español, lo que sugiere un incremento del interés por captar a combatientes hispanohablantes.

Así se desprende del Informe Anual de Seguridad Nacional correspondiente a 2016, al que ha tenido acceso Europa Press, que advierte de que Internet continúa siendo un instrumento clave en las actividades que el yihadismo puede desarrollar en España, "desde la captación y adoctrinamiento de militantes hasta la incitación o dirección de ataques terroristas en territorio nacional".

De hecho, el documento alerta de que "en los últimos meses" ha habido un "significativo aumento de las comunicaciones" de las organizaciones yihadistas, especialmente del Estado Islámico, que contienen "amenazas genéricas sobre España o sus intereses en el exterior", pues hablan de Al Andalus o determinadas ciudades de nuestro país, y también hacen mención a "Occidente o Europa como objetivos".

"Además, este año han sido publicados algunos comunicados en español;esto implica un incremento del riesgo por su influencia sobre los radicales instalados en nuestro país", explica el informe elaborado por el Departamento de Seguridad Nacional, que dirige Alfonso de Senillosa.

El Informe Anual de Seguridad Nacional, de 180 páginas, realiza un diagnóstico completo y actualizado de la evolución de los riesgos y amenazas para la seguridad de España. Fue aprobado el pasado 20 de enero por el Consejo de Seguridad Nacional, el órgano asesor del Gobierno en esta materia, en su primera reunión de la legislatura y el jefe de gabinete del jefe del Ejecutivo, Jorge Moragas, tiene previsto presentarlo en el Congreso la próxima semana.

ESPAÑA COMO BASE LOGÍSTICA

Aparte de España como objetivo terrorista, el informe también hace mención a las operaciones que se desarrollaron el año pasado en territorio nacional que revelan que éste "sirve de base para la actividad logística de las redes de captación, que actúan tanto en Europa como en el ámbito geográfico magrebí y mediterráneo".

Y a lo largo de 2016 se confirmó que desde España, al igual que el resto de Europa, "se trasladan, mediante diferentes redes de captación, individuos radicalizados a zonas de conflicto, especialmente a Siria e Irak". El informe calcula que la mitad de los integrantes del Estado Islámico proceden de otros países distintos a Irak y Siria y, según el Ministerio del Interior, unos 200 llegaron desde España.

En cuanto a los retornados, es decir, terroristas que han combatido en Irak o Siria y que regresan a Europa, el documento del Departamento de Seguridad Nacional reitera un año más el "peligro" por la libertad de circulación en el territorio Schengen. Según los últimos datos de Interior, en España se han detectado unos 25 retornados desde que el Estado Islámico proclamó su 'califato'.

Por todo ello, el informe sitúa como un elemento importante a tener en cuenta en la lucha contra la radicalización violenta "el control de propaganda yihadista y la implementación de acciones para contrarrestarla", ya que la estrategia de comunicación de los yihadistas se ha "profesionalizado" aún más durante 2016.

AMENAZA CONTRA LA AVIACIÓN CIVIL

En el capítulo de terrorismo, el Informe Anual de Seguridad Nacional advierte también del incremento de la amenaza terrorista contra el sector de la aviación civil al ser considerado un "objetivo de alto valor añadido para el terrorismo" yihadista, ya que supone "un medio para perjudicar el funcionamiento de la economía internacional así como para obtener un importante impacto mediático".

Y ante esta amenaza, el documento remarca como uno de los retos en seguridad, tanto a nivel nacional como internacional, "conseguir una mayor seguridad en los sectores aeronáutico y ferroviario sin que afecte a la normal operativa y a la fluidez del servicio ofrecido al pasajero".

A pesar de que el informe destaca la "pérdida territorial" del Estado Islámico en Siria e Irak, también avisa de que esto puede ser un "factor determinante con el fin de que la organización terrorista trate de compensarlo con la comisión de atentados en países occidentales para seguir manteniendo su capacidad de captación de nuevos militantes".

También advierte de que "el mantenimiento de la presión internacional contra el DAESH en el escenario sirio-iraquí hace prever un debilitamiento y erosión de sus capacidades" y, por tanto, provocar que Al Qaeda sea "más fuerte" e intente "recuperar el terreno perdido en términos de liderazgo" yihadista.

Entre las medidas de protección y persecución de esta amenaza desarrolladas en España en 2016, el informe destaca las 36 operaciones policiales desarrolladas que concluyeron con la detención de 69 personas por su vinculación con este tipo de terrorismo.

COLABORACIÓN DE LOS MOSSOS

En este punto, hace hincapié en la colaboración de los Mossos d'Escuadra "propiciada por el hecho de que Cataluña es la zona en la que los procesos de radicalización detectados han sido más rápidos y cuya comunidad islámica se caracteriza por ser la más radical y con más vínculos con otros extremistas de Europa".

En el sector aeronáutico, el informe señala que el año pasado se llevó a cabo una "re-evaluación de los riesgos en los aeropuertos y el sector ferroviario" por ser un "ámbito de atención preferencial", para lo cual se ha incrementado la seguridad en las zonas públicas de los medios de transporte.

El capítulo de terrorismo del Informe Anual de Seguridad Nacional dedica la mayor parte de sus diez páginas al terrorismo yihadista, mientras que reduce a poco más de un párrafo la mención a ETA, banda sobre la que recuerda que "ha perdido gran parte de su capacidad organizativa y operativa".

Según el documento que recoge Europa Press, la derrota de ETA sitúa ahora el reto para el Estado en "la deslegitimación terrorista, la desaparición del odio generado durante tantos años, el relato histórico de lo sucedido y una memoria justa con el sufrimiento de las víctimas del terrorismo".

21.000 INCIDENTES CIBERNÉTICOS

Otro de los capítulos más extensos del Informe Anual de Seguridad Nacional es el que hace mención al ciberespacio, entorno en el que se está produciendo un "aumento de amenazas cada vez más sofisticadas". De hecho, concluye que el año pasado se produjo en España un incremento en el número de ataques contra los sistemas de información de las Administraciones Públicas.

Según el Centro Criptológico Nacional --que depende del Centro Nacional de Inteligencia (CNI)--, durante 2016 se resolvieron unos 21.000 incidentes, un 15 por ciento más que en 2015, de los cuales el 3,6 por ciento están considerados como muy graves o críticos.

Así pues, el informe señala como "reto más importante" en este asunto "la detección temprana de estas amenazas y su neutralización, el refuerzo de la capacidad de prevención y protección en todas las instancias del Estado (ciudadanos, empresas y administraciones públicas), y el despliegue de los sistemas de vigilancia y alerta que mejoran la facultad de detección y vigilancia.