El Gobierno no descarta la sustitución del Consejo del Diálogo Social por otro órgano

ELA, LAB, CGT, ESK y Steilas se concentran frente al Parlamento e insisten en derogar el consejo, "incompatible con el cambio"

Juan Ángel Monreal / Unai Beroiz - Jueves, 9 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 10:38h

Concentración de ELA y LAB este jueves frente al Parlamento para reclamar la disolución del Consejo del Diálogo Social.

Concentración de ELA y LAB este jueves frente al Parlamento para reclamar la disolución del Consejo del Diálogo Social. (Cedida)

Galería Noticia

Concentración de ELA y LAB este jueves frente al Parlamento para reclamar la disolución del Consejo del Diálogo Social.

Pamplona- El Gobierno de Navarra no pierde la esperanza de poder reunir a todos los sindicatos y a la patronal en una misma mesa. Aunque para ello deba cambiar de nombre o de formato el actual Consejo del Diálogo Social, creado por UPN y PSN unos meses antes de las últimas elecciones y al que se siguen oponiendo ELA y LAB, que ayer mismo lo consideraban “incompatible con el cambio”.

Estos dos sindicatos volvieron a exigir al Ejecutivo foral que “derogue” un órgano que cobró protagonismo hace dos semanas, cuando los dos vicepresidentes del Gobierno, Manu Ayerdi y Miguel Laparra, escenificaron su recuperación de la mano de UGT, CCOO y la CEN. El Ejecutivo firmó asimismo un documento que afirma que la aprobación del Plan de Empleo dentro del consejo será requisito imprescindible para su posterior refrendo gubernamental y parlamentario. ELA y LAB, por su parte, ya habían mostrado su oposición a este órgano, pero ayer lo hicieron de modo conjunto. “Que el Gobierno haya puesto en marcha el Consejo de Diálogo Social supone hacer suya la herencia de UPN, una decisión que no tiene nada que ver con el cambio”, señalaba Mitxel Lakuntza, coordinador de ELA en Navarra. “El modelo de diálogo social iniciado en 1995 ha sido un fracaso para la clase trabajadora y un chollo para la patronal”, resumía Igor Arroyo, portavoz de LAB en la Comunidad Foral.

El rechazo total de estos dos sindicatos, terceros y cuartos en representación pero con tendencia al alza, parece haber calado en cierto modo en el discurso del Gobierno, que ayer mismo afirmaba que con sus críticas al consejo ELA y LAB “asumen implícitamente que algún tipo de órgano debe de haber para canalizar las relaciones” entre el Gobierno y los agentes económicos y sociales.

“La crítica al Consejo de Diálogo Social no es nueva”, señaló Laparra en conferencia de prensa, después de que ambos sindicatos mantuvieran un encuentro con los periodistas en el que han calificado a este foro de órgano de “propaganda”. “Reformar o sustituir” este Consejo es “un debate pendiente que puede ser necesario a futuro”, dijo Laparra, quien ayer quiso destacar, en declaraciones recogidas por EFE la “disposición” de ELA y LAB a “participar en la negociación y el diálogo”.

repensar en el futuroLaparra habló de “la conveniencia de negociar también en el Consejo de Diálogo Social con las fuerzas presentes en él y las que quieran incorporarse;parece razonable por su inmediatez” y recordó que es “el órgano actualmente existente”. En cualquier caso, el vicepresidente destacó “la conveniencia de reflexionar a futuro de cómo debe ser un nuevo órgano con una mayor capacidad de atracción” ya que entiende que el Consejo de Diálogo Social “pueda generar cierta incomodidad en algunas organizaciones”. Según continuó, “habrá que pensar cómo a futuro esto se revisa y se considera o bien su reforma o bien su posible sustitución por otro órgano;es un debate pendiente pero que puede ser necesario a futuro”.

Miguel Laparra expuso, además, que “el contexto en el que ahora se plantea el diálogo con los agentes económicos y sociales es radicalmente distinto ya del de 2015”. “El modelo de concertación ha sido importantemente transformado”, indicó, para señalar que “los convenios nominativos” con algunos sindicatos “se han transformado”. “Hay un sistema de financiación totalmente distinto”, añadió.

“Si el Gobierno de Uxue Barkos conoce el propósito de este órgano, ¿por qué lo reedita?”, se había preguntado dos horas antes el portavoz de ELA en Navarra, quien agregó que el Ejecutivo foral “no tenía obligación de hacer esto” dado que el Parlamento de Navarra “no dijo nada del Consejo de Diálogo Social”, sino que instó a negociar un Plan de Empleo. En esta línea, Lakuntza ha criticó que el Gobierno de Navarra “ceda directamente” a UGT, CCOO y la CEN, “con precedentes de ineficacia y malversación de dinero, las políticas de empleo” y señaló que el Consejo de Diálogo Social es un órgano “incompatible con el cambio”.

CONCENTRACIÓN FRENTE AL PARLAMENTO Una concentración frente al Parlamento de Navarra, convocada por los sindicatos ELA, LAB, CGT, ESK y Steilas, ha pedido este jueves la "disolución" del Consejo de Diálogo Social.

En declaraciones a los medios de comunicación, Amaia Zubieta, del sindicato Steilas, ha afirmado que el Consejo "no es la forma de estimular el empleo, se ha demostrado ineficaz" y ha asegurado que pretende "solamente mantener un chiringuito".

"Es lamentable que el Gobierno de Navarra no haya dado marcha atrás a esta estructura y no haya encontrado otras fórmulas de hacer participar a la clase trabajadora en planes que sean eficaces y consensuados", ha criticado.

Para Zubieta, "no tiene ningún sentido seguir financiando a unas organizaciones que, como se está demostrando, durante años han estado, de una manera legal, legitimando una manera de hacer las cosas con una financiación extra que no tiene ninguna eficacia desde el punto de vista de los planes de empleo y que no ha servido tampoco para mejorar las condiciones de los trabajadores". "Se han embolsado millones sin una justificación", ha insistido.

En este sentido, la representante de Steilas ha propuesto, desde el punto de vista de la formación "que es la que se ha llevado el grueso del dinero", que "en lugar de ser una concesión a empresas privadas o sindicatos", sea el Ejecutivo foral el que realice esta formación "utilizando la propia infraestructura pública, es decir los centros de Formación Profesional que están infrautilizados" y también "con una contratación pública".

Una medida que crearía, ha asegurado, "centenares de empleos de calidad y además habría una gestión directa de cuáles son las necesidad y cuáles son las respuestas que se pueden dar a estas necesidades desde la estructura pública".

Por su parte, Maura Rodrigo, del sindicato CGT, ha considerado "un despropósito la trayectoria de subvenciones que han tenido UGT y CCOO durante estos últimos 20 años". "Han perdido el norte y el sentido de lo que es el sindicalismo, usando como herramientas esas subvenciones en lugar de la acción directa y de la solidaridad", ha censurado.

"Están cobrando por hacer sindicalismo;estas personas tienen liberación por ser representantes de sus ámbitos laborales y ya están cobrando por eso", ha criticado la portavoz de CGT. "El sindicalismo no puede estar cobrando por ir a comisiones, por asesorar, por hacer las funciones para las que te has presentado. Eso es un chanchulleo que nos resulta tan familiar que nos hemos acostumbrado a él y nunca se ha denunciado suficientemente", ha agregado.

"No entendemos cómo el Gobierno del cambio sigue prolongando ese tipo de privilegios", ha continuado Rodrigo que ha indicado que "ese dinero no sale del Gobierno de Navarra" sino que "es el dinero de todos los navarros".