Mark Richardsonbaterista de skunk anansie

“Si los discos no parten de la verdad, de la vida, no tienen ningún sentido”

La sala Zentral de Pamplona acoge hoy, a las 20.30 horas y con las entradas agotadas, la actuación de Skunk Anansie, que contará con The Pearl Harts como telonero

Una entrevista de Fernando F. Garayoa - Jueves, 9 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Skunk Anansie, directo brutal.

Skunk Anansie, directo brutal. (skunkanansie.com)

Galería Noticia

Skunk Anansie, directo brutal.

pamplona- El grupo británico Skunk Anansie desembarca por primera vez en la vieja Iruña con Anarchytecture, que vio la luz en junio de 2016, como último trabajo discográfico. La mítica banda londinense, que dio sus primeros pasos allá por 1994, ofrecerá un concierto plagado de sorpresas y radicado, como es habitual en ellos, en la intensidad y la energía que desbordan en directo sus canciones.

Liderados por la carismática Deborah Dyer Skin(voz), el grupo se completa con Richard Keith Lewis Cass(bajo), Martin Ivor Kent Ace(guitarra) y Mark Richardson (batería). Este último fue el encargad de responder a las preguntas planteadas por DIARIO DE NOTICIAS.

¿Puede la arquitectura ser anárquica?

-Sí, claro. Con este título hemos querido trasladar la idea que se puede construir a partir de ese caos que nace de los diferentes tipos de personas, conceptos y tendencias que nos podemos encontrar por la calle. La arquitectura musical de Skunk Anansie, en este disco, representa todo eso. Intentamos construir un álbum que viene del caos pero que acaba teniendo su propia arquitectura a imagen y semejanza de lo que son las relaciones humanas.

Los seguidores de vuestra trilogía Paranoid &Sunburnt (1995), Stoosh (1996) y Post Orgasmic Chill(1999) habrán flipado un poco con temas como Love Someone Else, mucho más electrónico, con el que abrís el álbum. ¿Sin sorpresa no hay emoción y sin emoción no hay música de verdad?

-Lo importante son las emociones, por eso este disco nace desde un lugar llamado honestidad. Si el trabajo no parte de la verdad, no significa nada. Las canciones tienen necesariamente que tener como punto de partida las experiencias de la vida porque de otra manera no tendrían ningún sentido.

A pesar de que la electrónica juega un papel importante, la realidad es el que disco cuenta con una de las bases más poderosas de vuestra trayectoria. ¿Habéis trabajado el groove de forma especial para atrapar todavía más al oyente?

-La electrónica siempre ha formado parte de la música de Skunk Anansie, siempre ha sido una parte importante de nuestras canciones;de hecho, cada vez nos resulta más fácil trabajar en esta línea. No es que lleguemos al extremo de trabajar las canciones como lo hace, por ejemplo, Skrillex (productor estadounidense de música electrónica con varios Grammy a sus espaldas), pero en cada paso que damos conseguimos que esa base electrónica tenga más fuerza, y si la utilizas adecuadamente, integrándola en tus canciones, sí que consigues atrapar más tanto al que escucha el disco como al que nos ve en directo.

¿Cómo se conjugan en directo aquellos temas de antaño con los nuevos y cómo se convive personalmente con ellos, ya que, lógicamente, uno evoluciona musical y personalmente?

-Para este disco compusimos un montón de canciones y, además, cada una de ella nació de un conglomerado de más de 70 ideas. Nosotros no escribimos canciones para los fans, componemos para nosotros mismos, pero nuestras letras, en cierto modo, sí que representan lo que es nuestro público, es decir, que de alguna manera Skunk Anansie representa a sus seguidores. Pero, en cualquier caso, lo más importante es que intentamos, a través de esas canciones, hacer sentir emociones. La emoción es mucho más importante que cualquier otra cosa, por encima de lo político o de intelectual.

-Motorhead, Michael Jackson, Kiss, Nirvana y Kraftwerk son solo algunos de los grupos que habéis citado como influencias para este disco, pero no citáis nombres de grupos actuales. ¿No os atrae lo que se está haciendo ahora?

-Lo que nos atrae es, simplemente, la buena música.

Aunque parezca obvio, ¿qué os llevo a titular la instrumental del compacto como Suckers?

-No podría darte una respuesta lógica para el título de esta canción;en casos como éste, nadie sabe cómo acabas encontrando el título, simplemente surge partiendo de la base de cómo te sientes al tocar la canción o cómo estás conectado con ella.

“We are the price you pay for feeling your desires” (“Somos el precio que pagáis por sentir vuestros deseos”), decís en We are the flames. ¿Skunk Anansie tiene el poder con sus conciertos de hacer cumplir nuestros deseos?

-A mí me encantan los conciertos, y lo más importante es que, aunque han cambiado muchas cosas, la conexión con el público sigue ahí, inalterable;eso es lo más importante de todo, sin ella nada merece la pena. Aunque compongo canciones, a mí lo que me encanta son los conciertos, tocar en directo;y me encanta por la conexión que se crea con el público. Hace 20 años lo único que nos importaba era cumplir los deseos del público, y en ese sentido enfocábamos nuestros trabajo, ahora no sé si cumplo los deseos del público, simplemente centramos todos nuestros esfuerzos en que disfrute.

El disco se cierra mirando muy hacia dentro con el tema I’ll Let You Down, con Skin haciendo crujir el corazón con frases como “te defraudaré”, “este es el fin” o “mi vida, mis amigos nos son lo suficientemente buenos...”. ¿Cómo tenemos que entender este final?

-Este tema es una ventana increíblemente honesta hacia un momento particular de la vida de Skin, y eso es lo que hay que poner en valor. Es, por su parte, una declaración muy poderosa y especialmente intensa, a pesar de su dureza, hasta el punto de que consigue que disfrutes escuchándola.

¿Cómo sienta llegar a una ciudad en la que nunca antes habías tocado con las entradas agotadas hace días?

-Es fantástico, maravilloso, nunca te acostumbras a ello... aunque no es algo en lo que nos paremos mucho a pensar. Eso sí, somos conscientes de que es el fruto del duro trabajo realizado a lo largo de los años.

En vuestras canciones habláis de amor, del desamor, del sexo y de las relaciones en sentido estricto, pero también los utilizáis como metáforas para hablar de otras cuestiones (Bullets). ¿Es más fácil llegar a la mente de las personas a través del corazón?

-Nosotros lo que intentamos siempre es llegar al corazón de las personas a través de una amplia gama de emociones como la alegría, el enfado, la frustración o la tristeza;la parte intelectual es secundaria, casi diría que irrelevante. Nuestro objetivo inmediato tiene que ser la conexión emocional.

En cuanto al concierto que veremos en Pamplona, ¿os centraréis en el último álbum o repasaréis toda vuestra trayectoria?

-Es casi una sorpresa, pero vamos a tocar unas cuentas canciones de nuestro primer disco. Y, por supuesto, interpretaremos temas representativos de todos nuestros trabajos y también ofreceremos alguna canción que no hemos tocado nunca en directo.