comentarios injuriosos y ofensivos

La eliminación de tuits y cuentas complica perseguir a quienes insultaron a Bimba Bosé

EFE - Jueves, 9 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 12:09h

La cantante, modelo y artista multidisciplinar Bimba Bosé, en una imagen de 2014.

La cantante, modelo y artista multidisciplinar Bimba Bosé, en una imagen de 2014. (EFE)

Galería Noticia

La cantante, modelo y artista multidisciplinar Bimba Bosé, en una imagen de 2014.

MADRID. La investigación abierta para esclarecer si algunos de los comentarios injuriosos y ofensivos publicados en Twitter tras la muerte de Bimba Bosé incurren en un delito de odio por su contenido homófobo está encontrando muchas dificultades, pues la mayoría de los tuits y perfiles han sido eliminados.

Fuentes fiscales han asegurado a Efe que, aunque la investigación sigue abierta, el análisis de los comentarios recopilados por las fuerzas de seguridad y remitidos a la Fiscalía de Criminalidad Informática no permite, por el momento, localizar a los autores de mensajes que tendrían un contenido delictivo por su carácter homófobo, es decir, un delito de odio contemplado en el artículo 510 del Código Penal.

De hecho, las fuentes consultadas señalan que solo tres tuits encajarían en esa tipificación y que han sido borrados, lo que dificulta perseguir a sus autores.

Con todo, la Fiscalía ha encargado a los investigadores que indaguen a través de los retuits de esos comentarios si es posible llegar a los perfiles de los autores originales de esos mensajes e, incluso, se ha pedido la colaboración de Twitter para recuperar los mismos e identificar los perfiles.

Una vez se agoten todas las vías de investigación, se evaluará la posibilidad de emprender alguna actuación penal, solo posible en el caso de que estos mensajes incurrieran en un delito de odio.

Porque, como recuerdan las fuentes, los tuits injuriosos y ofensivos tipificados como delitos contra el honor de Bimba Bosé pertenecen al ámbito privado y, por tanto, solo el ofendido puede querellarse por la vía penal.

En este caso, la única opción para perseguir los mensajes injuriosos (la perjudicada no puede hacerlo al haber fallecido) es la denuncia particular de la familia, en concreto, Miguel Bosé, por ser también objetivo de algunos tuits.