Cinco intoxicados leves por una explosión en una central nuclear en Francia

El accidente, cuyas causas se desconocen, no conlleva riesgo de fuga radiactiva

Viernes, 10 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

La central nuclear de Flamanville

La central nuclear de Flamanville (Archivo)

Galería Noticia

La central nuclear de Flamanville

parís- La central nuclear de Flamanville, en el norte de Francia y operada por EDF, registró a las 10.00 horas de ayer una explosión que no conlleva riesgo de fuga radioactiva puesto que se ha producido fuera de la zona nuclear, según las autoridades locales y la empresa. No hay que lamentar heridos graves pero hay cinco personas intoxicadas de forma leve.

Hasta el lugar se han desplazado los equipos de emergencia pero no se ha activado el plan particular de intervención ya que no hay riesgo nuclear, según manifestó el director del gabinete del prefecto, Olivier Marmion.

Según informa la empresa propietaria EDF, un incendio en la planta a las 9.40 provocó una explosión en la sala de máquinas de unos de los dos reactores de la planta de Flamanville, situada en el departamento de La Mancha. La compañía aseguró que el fuego fue controlado inmediatamente y el rector 1 fue desconectado de la red.

El prefecto de La Mancha, Jacques Witkowski, expresó que no se trató de “un incendio con llamas, sino que levantó mucho humo, porque cuando un recubrimiento eléctrico arde, provoca una gran humareda”. Witkowski matizó que se trata más “de una detonación causada por un sobrecalentamiento de una instalación eléctrica que de una explosión”.

A las 10 horas el incidente terminó, según las autoridades. Según la prefectura, el fuego inicial se produjo por un cortocircuito en una vaina, a la vez que descartó la hipótesis de un acto malicioso.

“Ha sido un acontecimiento técnico significativo pero no se trata de un accidente nuclear” ya que la explosión se ha producido “fuera de la zona nuclear”, explicó un funcionario local al diario Ouest-France Marmion. “Cinco personas han resultado levemente intoxicadas pero no están heridas”, precisó.

De los dos reactores de la central, uno está en servicio desde el año pasado, es el primero de nueva generación EPR construido en Francia, una obra polémica puesto que, por un lado, acumuló diez años de retraso y, por otro, levantó críticas de los ecologistas.

Además, otro reactor de tercera generación, concebido para ofrecer mayor potencia y seguridad, está en construcción desde 2007 en Flamanville. Sin embargo, diversos contratiempos han ido obligando a posponer su puesta en funcionamiento. Ahora se ha fijado para finales de 2018 cuando estaba inicialmente prevista para 2012.

robo de un equipo radiactivoPor otro lado, la Dirección General de Protección Civil de la Generalitat de Catalunya y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) informaron del robo de un equipo radiactivo en Santa Coloma de Gramanet, en Barcelona, que podría poner en peligro a las personas que manipulen su contenido.

Se trata de un maletín amarillo Troxler 3440 que fue sustraído de una furgoneta aparcada en la carretera Font de l’ Enzina de Santa Coloma y en cuyo interior hay un equipo de medición de densidad y humedad del terreno con dos fuentes radiactivas de baja actividad.

Según el CSN, las fuentes radiactivas son de categoría 4, en una escala de 1 a 5 establecida por el Organismo Internacional de Energía Atómica, siendo 5 la categoría menos peligrosa. La categoría 4, categorizada como “improbable que sea peligrosa para las personas”, no entraña riesgos radiológicos mientras se mantenga íntegro y cerrado, puesto que las fuentes radiactivas que se encuentran en su interior están protegidas y encapsuladas.

No obstante, sí podrían presentarse riesgos en caso de apertura o destrucción del equipo que dejen las fuentes radiactivas sin sus protecciones.

El equipo robado es usado para medir la densidad y humedad del terreno y contiene dos fuentes radiactivas de baja actividad, una de cesio-137 y otra de americio- 241/berilio. - Efe/E.P.