segunda fase del Plan de estas Viviendas

Pamplona contará este año con 60 pisos más de emergencia social

Se sumarán a los 63 de 2016 de los que 59 ya han sido entregados, sobre todo a familias sin ingresos compuestas por 2 a 4 miembros

D.N. - Viernes, 10 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 11:36h

Edificio de viviendas municipales en Buztintxuri destinadas a familias en situación de emergencia social.

Edificio de viviendas municipales en Buztintxuri destinadas a familias en situación de emergencia social. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Edificio de viviendas municipales en Buztintxuri destinadas a familias en situación de emergencia social.

PAMPLONA. El Ayuntamiento de Pamplona a lo largo de 2016 ha habilitado 63 viviendas en los diez meses de la puesta en funcionamiento del Plan de vivienda de emergencia habitacional con una inversión aproximada de 600.000 euros y un gasto medio por vivenda de entre 8.000 y 9.000 euros. En la segunda fase, que se realizará a lo largo de 2017, prevé, según ha explicado esta mañana en rueda de prensa el concejal delegado de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, alcanzar las 123 tras realizar una inversión de 650.000 euros para recuperar otras 60 viviendas.

El presupuesto municipal comprende para la primera parte de este año una inversión de 300.000 euros, a la que se prevé sumar otros 350.000 euros en el segundo semestre del año provenientes del fondo de Inversiones Financieramente Sostenibles.

Con el fin de impulsar el Plan de vivienda de emergencia habitacional el Ayuntamiento puso en marcha la Oficina de Vivienda que desde abril de 2016 ha recibido 214 solicitudes de personas y unidades familiares en situación de emergencia habitacional. Entre estas solicitudes se han adjudicado 59 viviendas según la baremación prefijada. El perfil mayoritario de las familias concesionarias es el de una unidad familiar de 2 a 4 miembros, con menores a su cargo, sin ingresos o con ingresos iguales o inferiores al 100% de la Renta de Inclusión Social que les corresponda y con más de cuatro años de empadronamiento en Pamplona.

Finalizar calle Garde, continuar San Pedro y comenzar antigua estación autobuses

Una de las primeras tareas acometidas por la Oficina de Vivienda del Ayuntamiento de Pamplona ha sido la realización pormenorizada de un censo de viviendas potencialmente susceptibles de ser destinadas a situaciones de emergencia habitacional. De las 170 viviendas de propiedad municipal y de las empresas públicas del Consistorio, un parque en proceso gradual de intervención rehabilitadora, se han rehabilitado 63, repartidas en paseo Sandúa, paseo Santa Lucía, Joaquín Beunza, San Pedro y calles Dormitalería, Travesía Nazario Carriquiri y Garde.

Durante el primer semestre de este año está previsto acabar de adecuar las viviendas municipales de la calle Garde, continuar trabajando en San Pedro y poner en marcha una nueva actuación en el edificio de la antigua estación de autobuses. Allí se pondrán a disposición de las familias en emergencia habitacional los pisos que se encuentren en mejor estado mientras el Ayuntamiento estudia el uso final que se dará al edificio. El coste medio que se calcula para la rehabilitación de cada vivienda es de entre 10.000 y 11.000 euros, aunque puede haber casos en los que las ncesidades de inversión, por el estado del inmueble, sean mayores.

El 60% de las familias tienen menores a su cargo

Según los datos de la Oficina de Vivienda, el 35% de las solicitudes se refieren a unidades familiares de 3 o 4 miembros, el 34% están conformadas por dos miembros, el 18% son solicitudes de una sola persona y el 13% agrupa a más de cuatro miembros. Otros datos reflejan que un 60% de las unidades familiares tiene uno o más menores a su cargo, el 41% de las solicitudes se corresponden con familias monoparentales y el 45% de las personas y familias solicitantes son usuarias de los servicios sociales municipales.

Respecto a las condiciones económicas, el 94% de las personas solicitantes se considera que tiene ingresos precarios de primer nivel, ya que o no cuenta con ingresos o estos son iguales o inferiores al 100% de la RIS. El 6% se encuadran en un segundo nivel, con ingresos hasta el 120% de la RIS, Además, el 56% de quienes han solicitado una vivienda municipal lleva más de cuatro años empadronados en Pamplona.

Solicitudes en la Oficina de Información de Vivienda

Las solicitudes para optar a una de estas viviendas de emergencia habitacional se tramitan en la Oficina de Información de Vivienda, ubicada actualmente en la calle Mayor, 59 (aunque se trasladará a Descalzos, 47-53). Este es un servicio municipal gratuito que ofrece información y atención al público, tanto de forma presencial como en el teléfono 948 420 095, de lunes a viernes, de 8.30 a 14.30 horas. Se encarga de coordinar todas las actuaciones municipales en materia de vivienda, desde establecer un censo de viviendas, hasta promover un registro amplio de viviendas en alquiler, realizar la coordinación institucional y sectorial necesaria para minimizar la presencia de viviendas vacías en la ciudad, gestionar un único registro de solicitantes o participar en la adjudicación de las viviendas censadas a personas en situación de emergencia con criterios reglados y fines sociales.

Pueden solicitar las viviendas municipales destinadas a estos usos las personas y unidades familiares, que se encuentran en situación de emergencia habitacional, que no superen el tope de ingresos familiares según el baremo establecido y que estén empadronadas en la ciudad o con residencia efectiva demostrable de dos años de antigüedad. En la web municipal, www.pamplona.es, existe un cuestionario de autobaremación en el que las personas interesadas pueden hacer una simulación con sus datos.

Único registro de solicitudes valoradas por una comisión técnica

En el marco de la Ordenanza municipal de acceso y utilización de viviendas municipales para situaciones de emergencia habitacional, que entró en vigor el año pasado, el Ayuntamiento creó un registro único para las solicitudes, los requisitos para las personas solicitantes y baremos para su adjudicación y para calcular el precio del alquiler en cada caso. La valoración la realiza una comisión técnica interdisciplinaria dependiente del Área de Ciudad Habitable y Vivienda y en la que también participa personal técnico del Área de Acción Social y Desarrollo Comunitario y del Servicio de Patrimonio dependiente del Área de Economía Local Sostenible.

El objetivo de esta nueva ordenanza es para paliar la ausencia o pérdida de la vivienda por parte de personas y familias que no pueden hacer frente al mantenimiento de su piso o residencia habitual y necesitan con urgencia un lugar digno donde vivir, debido a situaciones de desahucio, por estar en viviendas que no son dignas ni adecuadas, por residir de forma hacinada como consecuencia de una situación socioeconómica precaria o, excepcionalmente, por hallarse en procesos de realojo urbanístico. Se trata, por tanto, de permitir que esas personas y familias en situación de emergencia social dispongan de una vivienda digna temporalmente mientras dura su situación.