San Juan, Etxabakoitz y San jorge ya cuentan con agentes de barrio cercanos al vecindario

Es un plan piloto de la Policía Municipal que puede ampliarse
La nueva unidad contactará con bares y comercios para conocer de primera mano sus problemas

Kepa García Oskar Montero - Viernes, 10 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Dos agentes, patrullando por una calle del Casco Viejo.

Dos agentes, patrullando por una calle del Casco Viejo.

Galería Noticia

Dos agentes, patrullando por una calle del Casco Viejo.

pamplona- San Juan-Donibane, San Jorge-Sanduzelai y Etxabakoitz son los tres barrios donde la Policía Municipal ha puesto en marcha un plan piloto que va a permitir destinar a cada zona un número fijo de agentes que actuarán de enlaces con el vecindario para conocer de primera mano los problemas que puedan generarse.

Aunque nace con vocación de que se amplíe a otros barrios, de momento solo va a llevarse a cabo en los tres citados y durante un tiempo determinado a modo de prueba, hasta pasado el verano, cuando se analizarán los resultados obtenidos y se decidirá sobre su continuidad y alcance.

Los detalles fueron ofrecidos ayer por el concejal delegado de Seguridad Ciudadana, Aritz Romeo, y el director del área Xabier Ibáñez, en una rueda de prensa celebrada en el Ayuntamiento a la que acudió también el jefe de la Policía Municipal y los 4 agentes encargados de llevar a cabo la nueva tarea.

Conforman el embrión de la Policía Comunitaria, un grupo de reciente creación que aparece recogido en el organigrama de la nueva estructura de la Policía Municipal. Operativamente, está adscrito al área de Proximidad y Prevención y lo integran un cabo y 3 agentes.

Los 4 tienen ante sí el encargo de poner los primeros cimientos de una nueva unidad cuya razón de ser se ajusta a los parámetros recogidos en el acuerdo programático sobre la relación que debe existir entre los ciudadanos y su policía más cercana.

hacia otro modelo policialEl nuevo modelo que poco a poco va implantándose en Pamplona quiere dejar atrás los métodos que se venían adoptando en el pasado -germen de los graves problemas que existían en el Cuerpo y su paulatina pérdida de reconocimiento social- para implantar una nueva forma de entender la labor policial, priorizando la proximidad al ciudadano y la prevención.

Según expuso el concejal, la Policía Comunitaria constituye uno de los ejes del nuevo concepto de seguridad pública, que se debe acomodar a las necesidades y realidades de la ciudad y a las demandas de los vecinos y vecinas de cada barrio de Pamplona.

Que el plan piloto haya comenzado en San Juan, San Jorge y Etxabakoitz no significa, según aclararon, que se trate de barrios especialmente conflictivos. Se han tenido en cuenta otros factores, como las diferencias de población -desde los 20.388 de Donibane a los 5.244 de Etxabakoitz-, la edad media de sus residentes y las distintas problemáticas de cada uno de ellos, con el objetivo de obtener un diagnóstico lo más completo posible. “No es lo mismo el barrio San Juan, donde los problemas vienen más por situaciones generadas con el ocio nocturno, que en San Jorge o Etxabakoitz, con unas características propias. Se trata, sobre todo, de ir estableciendo los protocolos de actuación que sean adecuados”, comentó Romeo.

En esencia, se destinará a un agente a un determinado barrio, en constante correlación con el vecindario y haciendo de enlace con el Ayuntamiento en todo lo relacionado con la convivencia y seguridad. De esta forma, se convierte en una Policía de proximidad, cercanía y servicio público, ejes del nuevo modelo que se quiere implantar para el Cuerpo, para dar soluciones a los problemas que surjan o que se den a conocer en esos barrios, desde la perspectiva de la corresponsabilidad con herramientas como la mediación policial. De los cuatro agentes que forman parte de este plan piloto, dos estarán destinados al barrio de San Juan y uno a cada uno de los otros dos barrios.

nexos con el vecindarioEn esta primera fase, se llevará a cabo la elaboración de protocolos de actuación, se establecerán los nexos de unión con el tejido asociativo del barrio, se determinarán las metodologías de trabajo y se habilitarán cauces para la mediación entre particulares. Con el fin de sentar las bases del funcionamiento de los grupos, una vez por semana los agentes se desplazarán a un lugar previamente establecido de cada barrio donde podrán relacionarse directamente con su vecindario.

El grupo de Policía Comunitaria se encargará de tomar nota de todas aquellas necesidades e inquietudes de vecinos y vecinas, tejido asociativo de cada barrio, centros de enseñanza, establecimientos hosteleros, farmacias, comerciantes, centros de salud, civivox o bibliotecas, entre otros. También servirá de enlace entre la Policía Municipal y las diferentes concejalías específicas de cada uno de esos barrios.

Estos agentes serán los encargados de recopilar toda esa información y darla a conocer en Policía Municipal para una gestión estratégica de las políticas de seguridad que se deben implementar y de los servicios concretos que haya que desarrollar. A ello habrá que sumar la mediación policial y la gestión policial de la diversidad como herramientas de trabajo.

En una segunda fase de la implantación de la Policía Comunitaria se tiene previsto que cada concejalía de barrio tenga asignado un policía de enlace para plantear directamente los problemas comentados por los diferentes agentes en cada barrio y estudiar las consiguientes respuestas o soluciones.

el nuevo modelo

Teléfono para dudas. El Ayuntamiento y la Policía Municipal han habilitado el teléfono 948 420 600 para resolver las dudas que puedan surgir en la ciudadanía y en el tejido asociativo de los barrios sobre el concepto y funcionamiento del grupo de Policía Comunitaria.

Plan Director 2017-2021. En enero se presentó la propuesta de Plan Director de la Policía Municipal de Pamplona 2017-2021, con un nuevo modelo basado en la proximidad, el servicio público y la cercanía al ciudadano.

Agentes en bici. El nuevo modelo crea un equipo para la sostenibilidad con policías en bicicleta;un equipo de violencia de género y gestión de la diversidad;un grupo de atención a la ciudadanía y el reimpulso de la Oficina de Atención a las Víctimas que canaliza todos los recursos disponibles en la atención en delitos graves y situaciones de emergencia.

la cifra

55%

Se pretende establecer una estructura en la que entre el 55 y el 60% de la actual plantilla de la Policía Municipal salga ‘a la calle’, en tareas de tráfico, proximidad o policía comunitaria.

el apunte

“Que maya no dé lecciones”

Horarios de barriles. Al concejal de Seguridad Ciudadana se le vio molesto por las valoraciones que el portavoz de UPN Enrique Maya ha hecho del acuerdo alcanzado con los hosteleros del Casco Viejo para el cumplimiento de la normativa referida a la presencia de barriles y mesas en la calle de 14 a 16 horas. Aritz Romeo dijo que “Maya no puede dar lecciones” sobre una ordenanza que contiene varias lagunas y que “ha sido la base de los grave problemas de convivencia que se han generado en el barrio”. - K.G.