Ocaso de la feria caballar de Tafalla, con 58 animales

En total se registraron 50 ventas, frente a las 88 contabilizadas el año pasado

Ainara Izko - Viernes, 10 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Alumnos de primero de Primaria del Colegio Público Comarcal, ayer en la feria.

Alumnos de primero de Primaria del Colegio Público Comarcal, ayer en la feria. (AINARA IZKO)

Galería Noticia

Alumnos de primero de Primaria del Colegio Público Comarcal, ayer en la feria.

tafalla- Las cifras hablan por sí solas y las registradas ayer en la feria caballar de Tafalla no hacen sino confirmar su ocaso. Prueba de ello es el aspecto desangelado que lucía un recinto ferial sin apenas ganado expuesto. Eso sí, fueron centenares las personas que, posiblemente dejándose llevar por la melancolía, se acercaron a disfrutar de esta jornada rural más propia de otros tiempos.

Según los datos ofrecidos por los veterinarios del Gobierno de Navarra, Antonio Puig y Oihana Ostolaza, ambos encargados de atender el despacho de guías, de los 58 ejemplares que entraron al recinto ferial (procedentes de Cantabria, Navarra, La Rioja y la Comunidad Autónoma Vasca), cambiaron de manos 50. En concreto 24 de los animales viajaron a Valencia, 16 a La Rioja, cuatro se quedaron en Navarra (Azagra) y se desconoce el destino de otros seis. Asimismo cabe destacar, como curiosidad, que en toda la mañana no se vendió ningún poni.

En resumen, se trata de los peores datos cosechados hasta la fecha en las ferias de febrero, si bien en octubre del año pasado ya se habían obtenido números similares, con apenas 50 animales expuestos y 44 ventas, que hacían presagiar el desastre de ayer.

Las cifras (que evidencian la decadencia de la feria) de los últimos siete años son las siguientes: en febrero de 2016 entraron en el recinto ferial 100 animales y se vendieron 88;en 2015 se contabilizaron 88, de los cuales se vendieron 49;un año antes, en 2014, entraron 142 y cambiaron de manos 102;en 2013 se vendieron 120 de los 122 animales existentes;en 2012 se registraron 130 compraventas y hubo 156 animales expuestos;y en 2011, por su parte, entraron 278, vendiéndose 190.

En este sentido, los ganaderos Jaione y Xabi Balda, naturales de Bera, reconocieron el declive de la feria, circunstancia que achacaron a que “la forma de vender ha cambiado. Ahora se hace desde casa. Antes, al no tener teléfonos, era diferente porque las ferias servían como punto de encuentro. Ahora, en cambio, la comunicación es más fácil y directa”, explicaron los hermanos.

Tampoco ayudan los excesivos trámites burocráticos que deben sortear los ganaderos para realizar una simple compraventa y el gasto añadido que supone trasladar a los animales hasta, en este caso, Tafalla.

Andrés Goñi , propietario de cinco carnicerías de carne de potro en Burlada, en Pamplona y en Barañáin, coincidió en que “este año, al no haber mucho ganado, se vende desde casa y si el precio en origen es razonable, no hace falta recurrir a ferias”. Él, no obstante, sigue acudiendo “por tradición”, reconoció. Asimismo admitió que la “carne de potro está de moda” y que su consumo va a más. “Para el sector ha sido un buen año”, comentó.

“He venido porque había escuchado que era una feria importante, pero está acabada”, concluyó un riojano que prefirió mantener el anonimato. Para evitar su desaparición, el Ayuntamiento está estudiando la posibilidad de realizar exhibiciones de doma el año que viene. Además ha cambiado la fecha de la feria caballar de octubre, pasándola del día 25 al 22, para que se celebre en domingo.