Batirá hoy el récord de más partidos disputados

Una, dos, tres... 207 veces Narros

leb plata el capitán batirá hoy el récord de más partidos disputados con la camiseta del basket navarra

Iñigo Munárriz - Sábado, 11 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Iñaki Narros posa en el pabellón de la UPNA antes de disputar su partido 207 con el club.

Iñaki Narros posa en el pabellón de la UPNA antes de disputar su partido 207 con el club. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

Iñaki Narros posa en el pabellón de la UPNA antes de disputar su partido 207 con el club.

Pamplona- “Es el club de mi vida, siempre lo será y me gustaría estar siempre unido”. Hay amores que nunca se olvidan, como el de Iñaki Narros con el Basket Navarra. Una relación que se inició en 2007 y que hoy va a pasar a ser eterna. El partido ante Covirán Granada supondrá el encuentro número 207 del capitán con el club. Una cifra que a priori no dice nada, pero que le sirve para batir el récord de más encuentros disputados con el BNC, superando al base Iñaki Sanz, que sumó 206 durante su carrera en Pamplona.

“Me llena de orgullo. Es una trayectoria larga, y poder disputar tantos partidos en un mismo club, y más en el de tu ciudad, para mí es una alegría y un orgullo”, cuenta el protagonista, que reconoce que no sabía nada del récord hasta que se lo comunicaron.

Hay que meterse en la máquina del tiempo y retroceder hasta la campaña de 2007-2008 para encontrar el primer partido de Iñaki con el BNC. Aunque, por aquel entonces, todo era muy diferente. El proyecto nacía con la esperanza de consolidar el baloncesto profesional en la Comunidad Foral, el patrocinador era HNV Consmetal y el equipo jugaba en Arrosadia. El objetivo de los dirigentes era contar con una amplia mayoría de jugadores navarros en plantilla, muchos de ellos desperdigados por la geografía nacional.

Por allí aterrizó un espigado base llamado Iñaki Sanz procedente de A Coruña y con la temporada empezada, el club telefoneó a Iñaki Narros. Un jugador que se había formado en el Estudiantes y que llevaba un par de años jugando en Gijón.

El alero llegó con el curso iniciado y podría decirse que por mutua necesidad. La entidad precisaba de jugadores de la tierra que encabezaran el proyecto y a Iñaki le urgía recuperar el ritmo. “Fue un año difícil para mí porque tuve una operación en el pie. Estaba haciendo la preparación en el Cajasol de ACB y me comentaron a ver si les podría ayudar, pero con el contrato abierto por si me salía algo y poder ir. Pensé en aportar mi granito de arena y me lancé a ello”.

Antes de recalar en Navarra, pasó un par de años en Gijón, tal y como se ha mencionado con anterioridad. Allí coincidió con una figura clave, una persona con la que el destino le volvería a juntar en varias ocasiones: el entrenador Joaquín Prado.

profesionalEl técnico ovetense, que conoce a Narros desde hace más de una década, se deshace en elogios hacia su actual pupilo. “Si un jugador cumple tantos partidos, es porque ha hecho muchas cosas bien. Es un símbolo para el baloncesto navarro”, destaca el míster y agrega: “Hay que ser muy profesional para estar tantos años en la brecha. Muy constante en el trabajo, en cuidarse, en el esfuerzo y en recuperarse de lesiones , que él ha tenido unas cuantas”, asevera. Prado destaca su compromiso y sus ganas, a pesar de que en tres meses soplará las 36 velas. Sostiene la afirmación con un dato: “De los 120 primeros entrenamientos del equipo, él ha hecho 114, una barbaridad”.

Tras haber coincidido en Asturias, Joaquín firmó por el Guadalajara, mientras que Iñaki regresó a Pamplona. No obstante, volvieron a cruzarse. “En el año en Bronce llegamos a play-off y lo perdimos ante el Guadalajara, en el que el entrenador era Joaquín Prado. Se nos quedó el gustillo de que podíamos llegar más lejos, pero creo que esa primera experiencia profesional en la ciudad fue muy bonita”.

Narros ha jugado ocho temporadas con el BNC, tanto en Bronce como en Plata y Oro. Con este dilatado bagaje, al alero se le acumulan los recuerdos. “Será muy especial siempre el play-off contra Burgos. Perdimos 3-1 pero les pusimos contra las cuerdas en todos los partidos, y eso que ellos eran favoritos. Los pabellones, tanto Burgos como Anaitasuna, estaban llenos y la afición estuvo increíble. Se te pone la carne de gallina”, rememora el jugador sobre ese intento de asalto a la ACB.

Durante estos 207 partidos, el club ha cambiado cuatro veces de nombre por motivos de patrocinio -HNV Consmetal, HNV Duar, Grupo Iruña y Planasa-, ha jugado en tres pabellones -Arrosadia, Anaitasuna y la UPNA- y se ha cambiado el color de la equipación del rojo al verde y del verde al rojo otra vez. También ha habido seis inquilinos del banquillo -Estanga, Guripa, Jareño, Lamúa, Frade y Prado- y decenas de jugadores. Narros ha vivido todo eso desde dentro y solo abandonó el club en un par de ocasiones: una para jugar en Palencia (2009-2010) y otra para vestir la camiseta del Melilla (2013-2014). “Incluso los años que he estado fuera de este club, lo he seguido a muerte, como si estuviese dentro. He mantenido el contacto e, incluso, el año que vine con Melilla a Pamplona y ganamos me sentí hasta mal (risas)”, cuenta Iñaki.

capitánDe vuelta al presente, al capitán le marchan muy bien las cosas. Sus 17,71 puntos por noche le erigen como máximo anotador de la LEB Plata. Los números no mienten pero no enseñan toda la realidad. Narros está ejerciendo como líder del equipo, un líder consecuente. “Ser capitán implica dar ejemplo. No se puede ir con los galones y con el pechito para adelante cuando no eres el primero que defiendes y que vienes y trabajas. Luego hay que respetar y ayudar a los demás y en este equipo está siendo muy fácil, porque todos los compañeros son de diez”, recalca.

207 partidos a la chepa curten mucho y la experiencia acumulada en LEB ha provocado una evolución en su juego. “Ahora soy más maduro. Los años se notan a la hora de ver el juego. Te tomas un segundo más de pausa en cada acción y parece que no, pero te da tiempo a analizar más cosas. Ahora saco ventajas viendo los puntos débiles del rival”, explica.

La única duda que queda aún por resolver: ¿vestirá Iñaki Narros otra camiseta en lo que le resta de carrera? “Ahora mismo me siento muy cómodo con el rojo y me gustaría estar aquí. Espero no cambiar”. Palabra de capitán.