Los acreedores exigen nuevos recortes a Grecia

Las instituciones quieren que Atenas se comprometa a ajustar 3.600 millones si incumple los objetivos

Sábado, 11 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

bruselas- Grecia, sus acreedores europeos y el Fondo Monetario Internacional (FMI) se reunieron ayer por la tarde en Bruselas para intentar avanzar hacia un acuerdo que permita cerrar la segunda revisión del rescate financiero al país, confirmaron la Comisión Europea (CE) y la presidencia del Eurogrupo.

Los acreedores quieren que el Eurogrupo y el FMI plantean que Atenas se comprometa a aprobar un paquete de medidas del 1% del PIB en 2018 y un 1% adicional para más adelante si incumple las metas actuales: 3.600 millones en total, básicamente en recortes de pensiones y a través de una ampliación de las bases imponibles, rebajando el mínimo exento a partir del cual las familias dejan de pagar a Hacienda.

Atenas se niega a reducir el presupuesto de las pensiones de nuevo, pero no descarta un esfuerzo extra por el lado fiscal si consigue concesiones a cambio: una relajación de los objetivos fiscales o incluso adelantar las promesas de reestructuración de la deuda.

Asimismo, el FMI volvió a sacudir la mesa de negociaciones y la salida de Grecia del euro vuelve a ser una posibilidad si el rescate acaba en el enésimo fiasco. El Fondo afirma que la deuda pública griega (del 179% del PIB) es insostenible, y que los objetivos presupuestarios fijados por los acreedores no son realistas.

Tanto Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo, como el presidente del mecanismo de rescate europeo (Mede), Klaus Regling, salieron en tromba contra la institución con sede que lidera Christine Lagarde, a la que acusan de “minusvalorar los progresos conseguidos”. Atenas quiere también al Fondo fuera, pero Alemania quiere lo contrario.

“Frente unido”A pesar de las diferencias, los acreedores prepararon la reunión para presentarse como “un frente unido” ante los griegos, informaron diferentes medios. El objetivo es llegar al Eurogrupo del 20 de febrero con las cosas “más claras”, aunque los presentes en la reunión no esperan un acuerdo al menos hasta mediados de marzo: después de las elecciones holandesas. Hasta entonces, se prevé un nuevo capítulo del tira y afloja ya casi tradicional entre las instituciones y el Ejecutivo griego, con la amenaza del grexit. - Efe/E.P.