“Me llevé las joyas de recuerdo pensando que eran baratijas”

El operario de iluminación que se entregó a la Policía queda en libertad con cargos

Sábado, 11 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Cajas de la firma Suárez en la estancia donde robaron las joyas.

Cajas de la firma Suárez en la estancia donde robaron las joyas.

Galería Noticia

Cajas de la firma Suárez en la estancia donde robaron las joyas.

madrid- La Policía dejó en libertad con cargos al operario de iluminación de la gala de los premios Goya que ayer se entregó en la comisaría del distrito madrileño de San Blas para confesar que había robado unas joyas valoradas en cerca de 30.000 euros y que devolvió a los agentes.

Fuentes de la investigación señalaron que la decisión se adoptó después de tomar declaración esta mañana y durante más de dos horas al hombre de unos 50 años y sin antecedentes que confesó el robo a la Policía, a quien entregó los cuatro pares de gemelos, la sortija y el juego de pendientes de la marca Suárez.

El arrestado queda a la espera de ser citado por el juzgado que instruye el caso acusado de un delito de hurto -no empleó la fuerza para robar- tipificado en el Código Penal con una condena de entre seis y 18 meses porque el valor de lo sustraído supera los 400 euros.

En su primera confesión ante los agentes ayer por la tarde, el trabajador de la empresa de iluminación subcontratada para la gala de los Goya alegó que “se llevó las joyas de recuerdo de la ceremonia pensando que eran baratijas”.

Decidió entregarse en la comisaría de San Blas tres días después de que se presentara la denuncia por el robo y después de que los agentes comenzaran a tomar declaración a otros técnicos de televisión e iluminación.

Las joyas se encontraban en una caja detrás de una televisión en una estancia del hotel Marriott Auditorium de Madrid situada detrás del escenario que la organización de la gala de los premios había habilitado como vestuario.

Aunque las investigaciones se preveían “muy complejas” -pues no había ninguna cámara en esa dependencia en la que entró y salió gran cantidad de personas desde el sábado hasta el lunes- los investigadores sospecharon desde el principio de que el robo había sido cometido por algún empleado.

Por eso, no fue hasta el lunes por la mañana cuando los responsables de devolver objetos prestados por algunas firmas, como el caso de las joyas de Suárez, se percataron de que la caja con los cuatro pares de gemelos, una sortija y unos pendientes estaba vacía.

Horas después, la organización de la gala de los premios Goya presentó una denuncia en la comisaría de San Blas que comenzó a revisar las cámaras y a tomar declaración a varios empleados. - Efe