Mesa de Redacción

Pencos políticos

Por Víctor Goñi - Sábado, 11 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Andan los podemiólogos alimentados por los medios de comunicación conservadores regocijados ante el categórico suspenso -2,87 puntos- que el CIS ha dispensado a Pablo Iglesias, como si este cate augurase su finiquito en la asamblea bis de Vistalegre. No se entiende semejante alborozo, más allá de las legítimas fobias del personal. Porque la valoración de los líderes depende básicamente de la inquina que suscitan entre quienes no les votan, de ahí que las peores calificaciones se atribuyan a los perfiles que encarnan los polos del espectro político con una significativa notoriedad pública. Sirva como aval de esta tesis que el propio CIS hace compatible el rotundo penco a Iglesias con que Podemos sea el segundo partido con más sufragio fidelizado (78%), sólo por detrás del PP (84%), a cuyo referente Rajoy se le otorga otra paupérrima puntuación de 3,10. Y valgan también como paradigma las siglas de signo centrista, pues sus candidatos gozan de un aprecio ciudadano superior al apoyo en las urnas, recuerden cómo el inefable Juan Cruz Alli rogaba que le quisiesen menos y le votaran algo más. La clave radica en el análisis cualitativo, en escudriñar la estima de los líderes entre el electorado adepto y los caladeros sociológicos colindantes, los susceptibles de picar el anzuelo.