Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Recuperar la movilización para tomar nuevo impulso

El secretario general confía en mantenerse en el cargo volviendo a las raíces del podemos más contestatario

Sábado, 11 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El puño en alto es el gesto tradicional de los simpatizantes de Pablo Iglesias.

El puño en alto es el gesto tradicional de los simpatizantes de Pablo Iglesias. (Foto: Afp)

Galería Noticia

El puño en alto es el gesto tradicional de los simpatizantes de Pablo Iglesias.

Documento político

Un plan para 2020

Nueva voluntad popularEl sector liderado por Iglesias confía en poner “todos nuestros recursos institucionales, políticos y organizativos al servicio de la articulación de una nueva voluntad popular”. Las victorias a cosechar, como las conquistas de nuevos derechos sociales, estarán aparejadas al “bloque social y popular” que Podemos debe capitanear. No en vano, aseguran que la “alternativa ideológica, cultural, programática y de Gobierno al PP han sido Unidos Podemos y las confluencias”.

la genteRecuperar las instituciones “significa instalar la consigna ‘primero la gente’ como vector de todas las políticas públicas”. Los Ayuntamientos del Cambio, y en menor medidas algunos parlamentos autonómicos en los que Podemos se ha instalado con mando de gobierno, han escenificado ese viraje de rumbo. Aún así, se marcan un futuro ambicioso: “avanzar posiciones electorales” para las elecciones municipales de 2019. Y si puede ser llegar a gobernar un año después, mejor. Ganar al PP y a las élites “que sustentan el modelo actual” es la meta.

ConfluenciasLa familia pablista espera que las confluencias territoriales, a pesar de los problemas que generan por la heterogeneidad de los partidos formantes, sigan siendo una herramienta efectiva. Es por ello que esperan que las fórmulas aplicadas en la Comunidad Valenciana -con Compromís-, Galicia -en la marca En Marea- o Catalunya -En Comú Podem-, testadas con éxito en algunas de las contiendas electorales aunque otros fueran un fiasco, se mantengan en el futuro. “La forma de partido clásica está prácticamente agotada”, por lo que “la lógica debe ser la de la unidad en la diversidad”.

PlurinacionalidadEl ideario de Iglesias asume que “la España del siglo XXI vive con normalidad y fraternidad que el nuestro sea un país plurinacional y no teme ni a los referéndums (que son siempre un indicador de salud democrática), ni a las formas de democracia directa, ni a una participación más democrática en los partidos políticos”. Así, Podemos, “con nuestros límites y errores”, conservará invariable su apuesta por el derecho a decidir como fórmula de encaje de las nacionalidades históricas.

Documento organizativo

Mandar obedeciendo

Activistas“No somos políticos, sino ciudadanos haciendo política”. Fue uno de los gritos de guerra del Podemos primigenio que Iglesias confía en recuperar llamando a que los representantes morados a convertirse en “activistas institucionales” con relación directa con la calle. Se restringen los cargos de dedicación intensiva en “un máximo de dos, uno interno y otro externo”. El documento lanza una advertencia a los errejonistas al señalar que “ser transversal no es parecerse a los partidos”, sino “a nuestro pueblo”.

nivel municipalLa reforma de la “máquina de guerra electoral” que ha llevado a Podemos a ser la tercera fuerza estatal “pasa en buena medida por una remodelación profunda de nuestro nivel municipal”. Su candidatura insiste en que esas estructuras municipales deben combatir la “desconexión” con otras estructuras del partido.

AutonomíaLa propuesta pasa por redistribuir las responsabilidades y competencias de los órganos. La confianza en el “proceso de maduración política de nuestra organización conlleva dotar de mayor autonomía política y organizativa a los órganos territoriales”. Las asambleas ciudadanas, municipales y autonómicas, podrán decidir las fórmulas de alianzas a los procesos electorales en 2019, junto a otras prebendas. Otro objetivo es “organizar una campaña de afiliación para llegar a los 100.000 militantes y a 1.000.000 de inscritos”.

EjecutivaEl documento organizativo de los pablistas conserva un papel relevante para el secretario general, que seguiría teniendo potestad para disolver organizaciones territoriales o convocar consultas a la militancia. Así se hizo, en este último caso, para certificar la alianza con IU. Del mismo modo, pierde la capacidad para destituir unilateralmente a miembros del Consejo Estatal. Esa decisión recaería en el ese mismo órgano.