Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Tejer una alternativa de gobierno “sin dar miedo”

La corriente ‘errejonista’ apuesta por un “movimiento popular”, pero sin desdeñar el trabajo parlamentario

Sábado, 11 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El número dos del partido morado haciendo su saludo habitual en un acto electoral.

El número dos del partido morado haciendo su saludo habitual en un acto electoral.

Galería Noticia

El número dos del partido morado haciendo su saludo habitual en un acto electoral.

Documento político

A por el electorado potencial

fuerza no resistencialistaEl sector encabezado por el secretario político, Iñigo Errejón, advierte de que “Podemos está perdiendo un tiempo precioso al no aprovechar la crisis existencial del PSOE para formar una nueva mayoría en nuestro país”. Es por ello que incide en la necesidad de ser una fuerza política “más abierta, no resistencialista”, y que encamine sus miras a “aprovechar las nuevas oportunidades”.

útiles yaEs uno de los postulados más reconocibles de la propuesta Recuperar la ilusión. Se trata de “reconocer que en las instituciones no podemos estar apelando al advenimiento del cambio, sino demostrándonos útiles ya”. Es decir, exponerse como una fuerza de futuro en el Congreso demostrando capacidad de “presionar al gobierno, liderar acuerdos o instalar temas en la agenda nacional”.

TransversalEl objetivo pasa por “recuperar la capacidad de interpelar y seducir” a los sectores más diversos para que se sumen al proyecto de Podemos. Para ello es indispensable agarrarse a la transversalidad, uno de los términos que más utiliza Errejón pero que Iglesias también ha acunado. “La unidad del pueblo es más ambiciosa, radical y transformadora que la unidad de las izquierdas”, indica el ideario errejonista.

Fusión con iuAl régimen político le bastaría “con arrinconarnos y dejarnos una cómoda y folclórica existencia en la esquina izquierda del tablero”. Quedarse en ese margen, que podría darse de la mano de IU, es uno de los males que achacan a la formación morada. De hecho, Errejón no fue favorable a la alianza en Unidos Podemos, por lo que propone establecer nuevos filtros ante los hipotéticos intentos de diluir la marca morada en otras fuerzas de izquierdas. En todo caso, los inscritos serán los encargados de validar posibles fusiones de cara a las urnas.

Plurinacional “País de países en el que conviven diferentes pueblos”, la hoja de ruta errejonista inciden en la plurinacionalidad y la soberanía compartida. “Comprometidos con el derecho a decidir”, también deslizan la posibilidad de instalar el foco en el municipalismo.

Documento organizativo

Menor poder al líder

DescentralizaciónEs la idea-fuerza que el sector de Errejón, que también es mayoritario en la dirección en suelo vasco, viene repitiendo. Asunto “estratégico en torno al que articular la acción política y social de podemos”, abogan por “ser flexibles y permitir que sean las Asambleas Ciudadanas Autónomas quienes tomen las decisiones sobre su propio modelo organizativo, con las estructuras intermedias que mejor se adapten a sus necesidades”, como pueden ser los censos, la preparación de las campañas electorales o la financiación territorio a territorio.

CírculosLos postulados organizativos apelan a que los círculos, considerados “ventana de conexión de podemos con la realidad cotidiana de barrios, pueblos y ciudades”, tengan una mayor participación. El documento, que también incluye a los diferentes órganos ya establecidos en la formación morada en su estructura estatal y autonómica, apuesta por crear círculos territoriales y sectoriales o temáticos.

Más consejerosLos afines al secretario político plantean incluir en el Consejo Ciudadano Estatal a 41 consejeros “de elección directa en los distintos territorios”. Estos se sumarán a los 62 que salgan de Vistalegre II, junto a los miembros natos -secretarios autonómicos- y otros representantes.

menos poder directivoLa secretaría general durará “un máximo de tres años con un máximo de dos mandatos”. Igualmente, limitarán el poder de convocar consultas de carácter vinculante al líder -que actualmente puede hacerlo-, que sólo podrán ser organizadas por el Consejo Ciudadano del ámbito territorial en el que se dilucide la cuestión o mediante votación aceptada por mayoría simple del órgano” o por “un 20% de las personas inscritas o un 30% de los círculos validados”.