Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Sustrai pide al TSJM que desconecte el segundo grupo de Elerebro en Castejón

Reprochan el silencio y la ayuda “nula” de las administraciones en el proceso

Fermín Pérez-Nievas Oskar Montero - Sábado, 11 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Joseba Amenedo, Daniel Maeztu, Idoia Zulet y Pablo Lorente, en la rueda de prensa.

Joseba Amenedo, Daniel Maeztu, Idoia Zulet y Pablo Lorente, en la rueda de prensa.

Galería Noticia

Joseba Amenedo, Daniel Maeztu, Idoia Zulet y Pablo Lorente, en la rueda de prensa.
“Los ejecutivos forales y locales impulsaron esa central ilegal y ahora son cómplices” “Alguien decidió hacer un segundo grupo sin tener en cuenta la legislación ambiental” Daniel Maeztu

tudela- La Fundación Sustrai Erakuntza ha solicitado al Tribunal Superior de Justicia de Madrid “la desconexión de la red del segundo grupo de Elerebro en Castejón” en cumplimiento de la sentencia del pasado mes de octubre en la que el Tribunal Supremo declaró nula la autorización que había dado el Ministerio de Industria en 2005. Junto a esta petición también han solicitado el desmantelamiento de la misma y la “baja en el registro de productores de electricidad, tanto estatal como autonómico”, mientras, aseguraron, “esta misma semana el TSJ de Madrid le ha pedido a Industria que informe sobre el cumplimiento de la sentencia” ya que desde este colectivo han instado la ejecución forzosa de la misma.

Pablo Lorente

Ribera Más Centrales No

Abogado de Fundación Sustrai

Así se manifestaron ayer integrantes de la Fundación y del colectivo Ribera Más Centrales No, como Joseba Amenedo y Pablo Lorente, durante la rueda de prensa en la que quisieron dejar claro la ausencia de respaldo que han encontrado tanto en la administración regional como en la local. “Esta lucha por la defensa del Medio Ambiente y, por ende, de la salud de la ciudadanía, la han llevado a cabo un grupo de vecinas y vecinos, no sólo contra unas empresas, también contra la administración, que antes y ahora han defendido las mismas posiciones que la empresa”, indicó el abogado Daniel Maeztu. En este sentido, Pablo Lorente, vecino que ha seguido adelante con las denuncias hasta el final, añadió que “antes y ahora la colaboración que esta ciudadanía ha encontrado en las instituciones públicas ha sido nula. Los ejecutivos forales y locales fueron los impulsores de esa central ilegal y ahora son cómplices de la ilegalidad con su silencio”.

Además del “cierre inmediato” del segundo grupo de Elerebro (Hidrocantábrico), desde la Fundación Sustrai añadieron la petición de que el Gobierno de Navarra y el Gobierno del estado “revisen de oficio las autorizaciones concedidas en sus ámbitos correspondientes a todas las centrales activas de Castejón” y reconocieron el esfuerzo y la labor tanto de Ribera Más Centrales No como de la Asociación de Vecinas y Vecinos Valentín Plaza que durante tantos años han llevado adelante la reivindicación.

once añosLa lucha jurídica se retrotae a noviembre de 2005, cuando se autorizó a Elerebro a construir un segundo grupo en Castejón junto al que ya habían instalado unos años antes. Ahí comenzó “el vía crucis” que estos vecinos iniciaron en los tribunales y que, después de siete sentencias, desembocó en la del Tribunal Supremo del pasado mes de octubre, aunque anteriormente el mismo tribunal en 2011 ya había declarado ilegal el PSIS concedido por el Gobierno de Navarra. Según estiman, “las autorizaciones son nulas no sólo por un tema de distancia del emplazamiento con respecto al núcleo urbano, si no porque no se tuvo en cuenta los impactos a las zonas naturales protegidas y contenía una incorrecta valoración del impacto ambiental de los niveles de inmisión de ozono”. En definitiva, tanto Lorente como Maeztu señalaron que “alguien decidió que había que hacer un segundo grupo y se hizo sin tener en cuenta la legislación ambiental que le era de aplicación. La consecuencia es la nulidad de pleno derecho de la autorización de Industria que arrastra también a la Declaración de Impacto Ambiental”.