Las 70.000 toneladas de la discordia

Sábado, 11 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Vista panorámica de la planta de tratamiento de basuras de El Culebrete con todos sus edificios.

Vista panorámica de la planta de tratamiento de basuras de El Culebrete con todos sus edificios.

Galería Noticia

Vista panorámica de la planta de tratamiento de basuras de El Culebrete con todos sus edificios.Aspecto del interior de la planta de El Culebrete el día en que se inauguró oficialmente en 2006.

Aunque el tema parece haber entrado en una dinámica de silencio sin que existan noticias nuevas, la reciente aprobación por parte del Gobierno de Navarra de la Autorización Ambiental Integrada a la Mancomunidad de Residuos de la Ribera para que pueda acoger en la fase de pretratamiento 70.000 toneladas de basura al año procedentes de los contenedores guipuzcoanos, ha recordado que la polémica sigue sin resolverse y que aún existen aspectos no aclarados. La gran mayoría de los partidos políticos con representación municipal de la Ribera han mostrado su oposición a esta operación por la que la Mancomunidad recibiría 5,2 millones de euros al año (de los que unos 3,5 se quedaría la empresa que gestione el centro, FCC). Por otra parte, solo PSN se muestra rotundamente favorable a la llegada de la basura, mientras que UPN se ha mantenido ambiguo (aunque en Tudela voto en contra por falta de información) y PPN no se ha manifestado (aunque votó a favor en Tudela). Este mes de febrero se aprobarán los presupuestos de la Mancomunidad que, en principio, no van a recoger este ingreso, pero la operación no se puede dilatar porque Gipuzkoa necesita encontrar un lugar donde depositar cada día 234 toneladas de basura de resto (contenedor verde) de la que sólo se quedarían en El Culebrete 21 toneladas, las que puedan ser recicladas. El resto viajaría (a cuenta de El Culebrete) hasta otro vertedero propiedad de FCC (que aún no se ha encontrado) para ser enterrado. En total once camiones al día, 4.000 camiones al año que llegarán hasta El Culebrete y que, en su mayoría deberán volver a salir para encontrar acomodo para las 213 toneladas que deban ser enterradas y que todo apunta irán a Arnedo (aunque La Rioja ya ha dicho no) o a Ejea de los Caballeros, las más cercanas y gestionadas por FCC. ientras, Gipuzkoa se debate en qué hacer con su basura al no tener, al menos hasta 2020 en que termine su incineradora, un lugar donde depositar sus desechos.

La decisión de la Mancomunidad, de aceptar o no el preacuerdo que se elaboró con el Consorcio de Basuras de Gipuzkoa, se adoptará, según informó el presidente de esta entidad Tomás Aguado, en la Junta Permanente (donde el PSN tiene mayoría y bastaría con sus votos para salir adelante). A su juicio, “así lo señalan los Estatutos y lo han indicado los técnicos”, pero caso de que pasara a la Asamblea, la postura mayoritaria podría ser contraria a traer la basura de Gipuzkoa.

La Permanente está compuesta por Fernando Mendoza (Arguedas), Jesús Santos (Cabanillas), Santos Fernández (Cintruénigo), Jesús María Rodríguez (Ribaforada), José Ángel Andrés (Tudela) y Victoria Montori (Valtierra) por el PSN;Sofía Pardo e Iñaki Magallón (Tudela) por I-E;Gorka García (Corella), por ACI;e Ismael Miñés (Cortes), por UPN. Además se les unen Tomás Aguado (PSN) y Olga Risueño (I-E). Según los estatutos, la asamblea es el “órgano supremo de la Mancomunidad”, se tiene que reunir “cada semestre” y ningún acuerdo será válido “si se oponen dos tercios de los representantes que integren como mínimo el 20% de la población total”. Por otra parte su página web señala que la Permanente es “el órgano ejecutivo de la Mancomunidad”, algo que, sin embargo no aparece en los estatutos escritos. En la única rueda de prensa sobre el tema, Aguado dijo que “entiendo que los vecinos tengan dudas pero no los partidos. Se explicó en la Permanente y nadie dijo ni ”. En mitad del temporal surgió una agrupación de partidos y colectivos para luchar ante el preacuerdo.

términos del borradorDesde que en junio se comenzara a gestar el preacuerdo entre ambos entes (Mancomunidad y Consorcio) que acabó en septiembre en un borrador (cuyos detalles no se han hecho públicos de no ser porque los publicara DIARIO DE NOTICIAS), muchos términos y detalles han cambiado y obligará a cambiar el preacuerdo definitivo si es que se acaba realizando.

Pese a todo, conviene conocer algunos de los aspectos concretos. El plazo de vigencia que se planteaba ascendía a “treinta meses”, si bien se podría prorrogar por el “plazo máximo de un año” más solo una vez y si lo solicita GHK tres meses antes de la finalización del plazo inicial. Según estos plazos (ahora ya inasumibles), en 2016 se traerían ya 10.000 toneladas y luego cada año alrededor de 70.000 toneladas aunque “si en 2016 no se agotase el límite de esas toneladas” podrían pasarse a la cuenta de 2017, siempre sin rebasar las 80.000 toneladas (un extremo que ya descartó Aguado en su momento). El citado borrador del preacuerdo con Gipuzkoa ponía el límite de llegada en 1.800 toneladas en una semana y 7.000 en un mes. A este respecto, de las 234 toneladas que llegarían a El Culebrete cada día sólo se podrían reciclar 21 toneladas, es decir (por ampliación) de las 70.000 toneladas, 6.000 se podrían revender, el resto, 64.000 toneladas, se llevarían a enterrar al destino final que se decida.

Sólo PSN se ha mostrado favorable, UPN ambiguo y PPN no se ha manifestado

De los 5,2 millones a ingresar, unos 3,5 millones irían a parar a la empresa gestora, FCC

Según la organización que se había barajado, el trabajo en dos turnos con la incorporación de Gipuzkoa se dividiría de esta manera: de 7.00 a 15.00 horas para el tratamiento de la basura del Consorcio de Navarra, de 15.00 a 17.00 horas mantenimiento y limpieza de la planta, de 17.00 a 23.00 horas pretratamiento de los residuos de GHK y de 23.00 a 1.00 horas (o de 5.00 a 7.00) horas mantenimiento y limpieza de la planta. Con respecto a la contratación que pueda realizar FCC para el pretratamiento, se estipula que tendrá “carácter temporal y serán dados de baja en cuanto finalice el contrato que se suscribe” con Gipuzkoa, con una duración máxima de 42 meses (prórroga incluida).

Con la intención de controlar la calidad de los residuos que lleguen a la planta se realizará semestralmente un examen de los que se reciban, ya que el compromiso de GHK es que procedan de la “recogida selectiva a través de quinto contenedor, recogida puerta a puerta o sistemas mixtos” y que se evite “que vengan mezclados con residuos de procedencia industrial o sanitaria”.

¿y las tasas?La Mancomunidad debe acometer este año el sellado del vertedero (una obra que debía haber realizado en 2009 cuando gobernaba UPN) y solucionar diversos incumplimientos de la legislación medioambiental que le exige el Gobierno de Navarra y por la que ha sido sancionada en varias ocasiones. En total las inversiones rondan los 2 millones de euros y su presidente Tomás Aguado señaló que para acometerlas necesitan el dinero de Gipuzkoa. La duda que se plantea es, ¿subirán las tasas para pagar los incumplimientos que han cometido si finalmente no viene la basura y con ella el dinero de los vecinos guipuzcoanos?

más de lo permitido

l Incumplimientos.La posibilidad del preacuerdo ha sacado a la luz algunas irregularidades de la gestión de UPN que se desconocían y de las que nunca se informó en asamblea. Desde 2008 hasta 2014 la planta de tratamiento de El Culebrete recibió más basura de la que la Autorización Ambiental Integrada le permitía, una ilegalidad que se realizó con el conocimiento tanto del Gobierno foral, que presidía UPN, como de la Mancomunidad de Residuos de la Ribera, que también presidía la formación regionalista. A esta ilegalidad se le puso freno en septiembre de 2015 cuando el nuevo Gobierno de Navarra amplió la Autorización Ambiental Integrada y dejó dentro de la ley lo que durante siete años había estado fuera. Eso sí, esta última AAI se realizó sin que se pudieran presentar alegaciones por parte de colectivos, solo por la Mancomunidad.

l Cantidades.Pudiendo tratar 50.000 toneladas, llegaron 50.078 (2008), 59.175 (2009), 60.160 (2010), 61.376 (2011), 59.940 (2012), 60.353 (2013), 65.184 (2014) y 67.777 (2015), estas últimas ya autorizadas.

Últimas Noticias Multimedia