Elezkano II y Zabaleta fallan en su intento

Querer o poder

PAREJAS Elezkano II y Zabaleta fallan en su intento de colocarse con seis victorias ante Irribarria-Rezusta, que no ceden en un férreo liderato

Igor G. Vico - Domingo, 12 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Irribarria, el pelotari con más trabajo, golpea con la derecha en el Labrit.

Irribarria, el pelotari con más trabajo, golpea con la derecha en el Labrit. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Irribarria, el pelotari con más trabajo, golpea con la derecha en el Labrit.

Irribarria-Rezusta 22

Elezkano II-Zabaleta 18

Duración: 52:34 minutos de juego.

Saques: 2 de Irribarria (tantos 3 y 4).

Pelotazos: 412 pelotazos en juego.

Tantos en juego: 12 de Irribarria, 1 de Rezusta y 11 de Elezkano II.

Errores: 7 de Irribarria, 1 de Rezusta, 1 de Elezkano II y 5 de Zabaleta.

Marcador: 1-1, 1-2, 2-5, 4-6, 5-7, 7-7, 12-8, 13-8, 13-9, 14-11, 14-12, 15-12, 15-13, 16-14, 16-15, 16-16, 17-16, 18-17, 18-18, 19-18 y 22-18.

Botilleros: No hubo botilleros al ser las dos parejas de la misma empresa, Aspe.

Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada de la liguilla cuartos de final del Campeonato de Parejas de Primera de la LEP.M disputado en el frontón Labrit de Pamplona. Buena entrada.

PAMPLONA- Iker Irribarria y Beñat Rezusta no pierden pie en el Parejas. Parece que todo les va de cara. En once jornadas apenas suman dos derrotas -las dos frente a Bengoetxea VI-Larunbe- y en los peores días han sabido sacar el partido adelante. Ayer, el Labrit se convirtió en un escenario propicio para la sorpresa de Danel Elezkano y José Javier Zabaleta, dada la suma de errores del delantero de Arama, pero la clave estuvo en la repetición de la película de la pasada semana en Bilbao. Y es que, si ante Olaizola II-Untoria el pegador de Etxarren se mostró incómodo y fallón, en la cancha iruindarra no pudo recomponer todas las esquirlas de su juego. El de Sakana no tuvo el poder que acostumbra, no pudo abrir brechas y le costó tutear a su homólogo en los cuadros largos, que tampoco explotó el partido como en otras ocasiones. El material tampoco permitió un encuentro cercenado por cueros botones y complicados de manejar.

Sí que Elezkano II, el más acertado del partido en su hoja de ruta, al sumar once tantos y un solo yerro, estuvo activo y rumboso en el remate, pero se vio demasiado solitario. Dada la fisionomía del juego de sus contrincantes, dos pelotaris de brillo y electricidad, las necesidades del dueto azul pasaban por un dominio férreo atrás. Sin embargo, Zabaleta no consiguió superar a Irribarria, dándole argumentos para terminar el tanto o buscar el pelotazo largo. El campeón del Manomanista, aunque concretó siete fallos en toda la cita -demasiados-, fue el manista con más trabajo en la contienda y no rehuyó ni el cuerpo a cuerpo ni la batalla larga. Irribarria estuvo bien en el gancho y quizás el compromiso hubiera sido más fructífero si la tendencia hubiera sido la de alargar el pelotazo. En el momento en el que el guipuzcoano gestione mejor la elección de pelotas y selle algunos de sus errores, algunos derivados de la violencia de sus manos, los de Aspe pueden conformar un rodillo.

Así las cosas, Irribarria y Rezusta sellaron ayer su noveno triunfo de la fase de cuartos de final y establecen de modo definitivo su presencia en las semifinales de la competición. Además, continúan con el nervio competitivo.

En Las Antípodas cayeron Elezkano II y Zabaleta. Mezclados como un dueto clásico de pegador y rematador, el reloj funciona en la medida de que el de Etxarren se enchufa. El de Sakana es el termómetro. De sus dos manos, de su elegancia a la hora de encontrarse con la pelota y soltar el brazo, nace las opciones del dueto. Danel, en vena, amaneció en el Labrit enchufado y se metió un 1-5 en el bolsillo para empezar el tajo. Aun así, a Zabaleta no se le veía potente y mandón. Querer o poder.

Una dejada al txoko de Irribarria cambió la tendencia. Dos saques que no llevó José Javier eliminaron las diferencias y mostraron las costuras de la zaga azul. Así, los guipuzcoanos se escaparon hasta el 12-7 con una tacada de ocho tantos. Pero los chispazos del vizcaino alumbraron posibilidad de revuelta. Tras el primer paso por el set de descanso, Zabaleta supo crecer. Igualaron a 16 y a 18. Pero la diferencia era importante en las sensaciones. El de Etxarren jugó su mejor tanto con el 20-18 y acabó tirándolo al colchón superior. El final lo puso un buen enredo de Irribarria.