Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Juez de línea

El camino

Por Félix Monreal - Domingo, 12 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Sergio León celebra su séptimo gol en Liga.

Sergio León celebra su séptimo gol en Liga. (Foto: Patxi Cascante/Mikel Saiz)

Galería Noticia

Sergio León celebra su séptimo gol en Liga.

Irreprochable la actitud de todos los jugadores que defendieron ayer la camiseta roja. Fue el suyo un ejercicio a medio camino entre la disciplina militar -de seguir atacando pese a los goles del rival y de meter la pierna exponiéndose a una grave lesión- y la defensa con honor de una camiseta. Quizá esta última expresión suena rara y hasta exagerada en el contexto del fútbol actual, en el que con la misma efusividad hoy se besa un escudo y mañana otro, o escuchamos por boca de un recién llegado que lleva los colores del club en la sangre. Reconozco que desorbitamos las cosas en el entorno del balón, pero el comportamiento de todos los hombres que puso en liza Vasiljevic habla de un apego, de un compromiso y de un afán extremo por hacer las cosas, no digo bien, sino muy por encima de sus posibilidades y de lo que permite la talla del rival que está enfrente. Si cuando un recién llegado abre la puerta del vestuario y percibe esa atmósfera, o cuando salta al campo es capaz de fundirse con los anhelos de la afición, hay un escenario esperanzador y que, pase lo que pase, es obligado intentar mantener para hoy y para el futuro. Que el futbolista se sienta como en casa, que se gane el respeto de la gente, que no engañe a la grada, vale para los de aquí y para los de fuera.

Dicho esto, trato de leer el mensaje que envía Vasiljevic con los jugadores que pone en el verde y tengo la impresión de que lejos de seguir una hoja de ruta clara, de trabajar con método y a largo plazo, se están dando serios bandazos en busca de unos rendimientos inmediatos que no llegan en forma de puntos. Recordaré que el único partido que ha ganado Osasuna en Liga terminó con siete canteranos en el campo, la cifra más alta en lo que va de temporada. Ayer, el director deportivo arrancó el juego con solo dos chicos de Tajonar. Con el paso de los minutos, la fisonomía dibujaba un equipo con un portero (puesto clave) cedido hasta junio, un central maduro de ida y vuelta a China, un pivote repetido con parada en Qatar, un delantero francés también en régimen de cesión... Y ya digo, es el entrenador de Osasuna, pero también el director deportivo, el que ficha. No soy tan simple de pensar que con siete u ocho de casa Osasuna pueda hacerlo mucho mejor de lo que lo hizo ayer -en alguna posición creo que si...-, pero me inquieta el recordar que cada vez que se ha desnaturalizado el equipo, más pronto que tarde ha habido problemas. Y ahí está la historia.

Que Osasuna ha mejorado en combatividad y rendimiento, en la imagen que ofrece en el campo, en lo que transmite, es un hecho tan incuestionable como que sus prestaciones están todavía por debajo de las altas exigencias de la categoría. Tampoco es extraño si reparamos en los cambios de jugadores y de sistema, que no permiten ajustar la mecánica del equipo. Los futbolistas, algunos más acertados que otros, no ahorran esfuerzo, desde Oier a Sergio León, o de Causic a Berenguer;que van a seguir en esta línea hasta el final, no hay duda. Otra cosa es que quienes deciden y planifican crean que este de ahora es el camino correcto, lo mejor para el futuro de un club como Osasuna. Yo creo que no.