Eneko Larrarte Alcalde de Tudela (I-E)

“Romper el pacto me parecería una irresponsabilidad importante y no cumpliríamos el compromiso con la ciudadanía”

Los últimos meses, las discrepancias entre PSN y sus socios I-E y Tudela Puede son patentes. Ante la elaboración del presupuesto, las aguas parecen calmarse.

Fermín Pérez-Nievas - Domingo, 12 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El alcalde, Eneko Larrarte, en su despacho de la casa consistorial de Tudela.

El alcalde, Eneko Larrarte, en su despacho de la casa consistorial de Tudela. (FERMÍN PÉREZ-NIEVAS)

Galería Noticia

El alcalde, Eneko Larrarte, en su despacho de la casa consistorial de Tudela.

tudela- A día de hoy ¿es estable el pacto de gobierno?

-Tenemos que trabajar por que lo sea. Estamos en una coyuntura política general en la que estamos abocados, si no queremos que gobierne la derecha, a entendernos entre diferentes. También creo que tenemos el derecho y la obligación de tener que aprender por el camino, porque son ámbitos que no se conocían hasta ahora. La estabilidad la daremos al pacto en la medida en que seamos capaces de ponernos en el lugar del otro, poner objetivos comunes, ser comprensivos con los errores de nuestros socios... Eso es lo que le va a dar estabilidad. Si pensamos en buscar la estabilidad como un bloque monolítico nos equivocaremos porque la realidad ahora es mucho más compleja. Lo que me preocupa es demostrar, con hechos, que el pacto es un buen pacto y eficaz para transformar Tudela que es para lo que estamos aquí. Es cierto que hemos cometido errores, los demás igual también, pero que cada uno que juzgue los suyos. Creo que con el paso de los meses somos capaces de aprender de los errores y cometemos menos. Estoy medianamente satisfecho. Hemos sabido sacar conclusiones de que determinados comportamientos no se deben tener cuando se está en una situación de gobierno compartido.

Como alcalde, ¿qué siente cuándo le acusan de ser sumiso al Gobierno o de que “los tudelanos deben estar preocupados con este alcalde”?

-Cuando se hacen críticas gruesas, evidentemente no es plato de buen gusto. Sabía que iba a haber criticas duras y momentos difíciles. Que venga de tus socios duele más, pero son las que te permiten modificar cosas. Cuando se hace esa crítica, y no entro en el grosor de las mismas, será porque en algo tú también has fallado. Afirmaciones así tampoco contribuyen a mantener el pacto y espero que no se den muchas más, pero si las hay reflexionaremos y trataremos de mejorar.

Llama la atención que las críticas se hagan de cara a la galería y no hacia dentro.

-En esta situación se combina el esfuerzo común de transformar la ciudad con la estrategia de cada grupo de mantener un espacio político. En ese ámbito nosotros, como I-E, estamos demasiado volcados en la gestión, y quizás en otros casos mantienen esa tensión del espacio político y se adopta esa vía. No es mi estilo, pero cada uno tiene su estilo y no soy quien para juzgarlo.

El tema de las basuras de Gipuzkoa, ¿puede ser otro nuevo momento de fricción? Algunas de las decisiones de las que se queja PSN se volverán a repetir: la procesión, los toros...

-Son temas diferentes y es interesante, en vez de hacer una deducción y sacar una teoría general, abordar cada uno por separado. En la gestión de los residuos hemos explicado nuestra posición que es clara. No vamos a ir ni más allá ni más acá de eso y el día que haya que posicionarse, tomaremos la decisión anunciada. No sé si eso dará para que haya críticas, pero es lo que haremos. Respecto a la procesión hemos explicado que creemos que hay que compatibilizar varias cosas y que nuestra manera de entender es que hoy en día un alcalde o unos concejales no tienen por qué tener la obligatoriedad de ir a un acto religioso y la procesión es parte de una misa. Con los toros si hay que adoptar alguna votación, cada grupo defenderá su posición. Nosotros la hemos dejado clara y el resultado de la gestión no ha sido mala, hemos dejado de financiarlo y se han celebrado porque unos particulares han decidido apostar por ello a su cuenta y riesgo y no con el dinero de todos. Si hay nuevas mayorías no nos podemos responsabilizar de lo que decidan. Eso también hemos aprendido: Responsabilizarnos de nuestra posición pero no de lo que salga porque no tenemos mayoría absoluta.

Otro punto clave de desencuentro es el Conservatorio

-Nos sentaremos con datos firmes con el Gobierno y el objetivo es encontrar la mejor solución posible. Hay diferentes modelos y habrá que debatir internamente cuál es el mejor.

PSN apuesta porque sea regional...

-El modelo que nosotros (I-E) vemos más interesante para una ciudad como Tudela es un modelo como el actual: compartido pero con una financiación y participación más actividad del Gobierno de Navarra e incrementar la financiación para que no paguemos dos veces como pasaba hasta hora. PSN quiere que se gestione directamente por el Gobierno de Navarra, que tiene sus ventajas, pero también algún inconveniente en cuanto a la asimilación del personal de la casa, porque no puede trabajar para dos administraciones. Caso de que así sucediera, dejaría al Ayuntamiento en una situación complicada con un volumen de personal sin carga lectiva. Dejaría una Escuela de Música bastante más debilitada en cuanto a la capacidad para contratar determinadas disciplinas porque sería difícil contratar disciplinas sin complemento en el Conservatorio. Este modelo bien ajustado sería positivo y es el que se da en ciudades similares, Irún, en La Rioja, en Aragón...

En medio de la crisis, ¿se pensó desde I-E alguna vez en romper el pacto?

-No. En ningún caso. Estaríamos rompiendo nuestro compromiso con la ciudadanía y nos abocaría a tener más dificultades para transformar la ciudad y me parecería una irresponsabilidad importante.

Este último mes ha sido de calma, ¿se debe a un reposicionamiento del pacto o a un condicionado nuevo?

-No. Internamente, en I-E, hemos vuelto a valorar la importancia del pacto. Hemos analizado nuestra actuación y las áreas de mejora que tenemos que tener y vuelto a reflexionar sobre el hecho de que estamos dirigiendo la ciudad entre varios y eso implica algunas renuncias y a veces se nos olvida. Cuanto más reflexionamos, más caemos en la cuenta de lo que logramos en junio de 2015 y lo que tenemos entre manos y viendo lo que se ha conseguido gracias a ese acuerdo.

Uno de los condicionantes de PSN era que se les tuviera más en cuenta y dependía del caso que se les hiciera en el presupuesto para seguir o no, ¿se les ha tenido en cuenta? ¿El retraso en el presupuesto se debe a las disputas?

-No. El retraso va ligado a que había varias cosas de las que no había certidumbre como para tener el presupuesto en marcha. Había dos cosas: El PIL (aún no esta resuelto) para poder usar el remanente de tesorería en las obras de inversión, y por otro lado no teníamos todavía segura la adjudicación de la EDUSI. Nos planteamos un nuevo escenario para presentarlo en febrero o marzo. Respecto a la negociación del presupuesto se ha hecho solicitando a las concejalías propuestas específicas de lo que tienen que hacer en sus áreas alineado con el acuerdo de gobierno. De ese ejercicio uno puede tener la conciencia de que quizás podían los concejales haber pedido más cosas y algunos fueron comedidos. Supongo que eso le pasó al PSN. Hemos revisado los borradores, se han incorporado algunas de las cuestiones que planteaban, y no estaban, como un estudio en profundidad del tema de Sementales u otro para las instalaciones deportivas incluyendo la posibilidad, a futuro, de nuevas piscinas y nuevo polideportivo. Cosas que no estaban en el borrador inicial, pero sí figuraban en el acuerdo de gobierno. Un presupuesto es vivo y se va revisando y adecuándolo a la ley de sostenibilidad presupuestaria.

¿Qué se podría destacar?

-Hemos persistido en aquellas áreas que tienen que ver con las necesidades básicas. Servicios sociales tiene un crecimiento interesante, hemos profundizado en la mejora de infraestructuras, colegios y centros cívicos. Hemos hecho una apuesta más importante en cuanto al empleo y ahí hemos metido una mayor inversión con crecimiento importante en las partidas de juventud y empleo. Es un presupuesto que en la medida de lo posible incorpora inversiones que consideramos de transformación de la ciudad. En 2016 nos vimos con una obra del cubrimiento del Queiles que había que hacer y que hipotecaba nuestra capacidad de inversión. A mitad de año encontramos cómo poder hacer el Vial de Huertas Mayores. Este presupuesto incorporará actuaciones nuestras, como el Cerro de Santa Bárbara y empezaremos con dos proyectos como la conexión entre el Barrio de Lourdes y el centro (uniendo los participativos con la ayuda de EDUSI) y trataremos de empezar las obras de mejora del parque del Queiles desde el puente Mancho al juzgado.

¿Es más ambicioso que el anterior?

-Sin duda. El de 2016 teníamos más desconocimiento de la realidad y hemos tenido un año de experiencia para planificar y ver dónde actuamos. Hay otras intervenciones que se explicarán pero se verá que está más alineado con nuestra idea y espero que el de 2018 todavía más.

La crítica constante de la oposición es que no se hace nada. ¿Se sabe comunicar lo que se hace?

-Puede haber cierto problema de comunicación pero la crítica de la oposición sería la misma habiendo acometido una obra en la que llevaban ellos seis años parados como el Queiles e incluso acometiendo el vial de Huertas, o no acometiéndolo. La crítica hubiera sido la misma. La estrategia de deslegitimación del alcalde y del equipo de gobierno, pero sobre todo del alcalde, está clara. Su estrategia es de crítica al hombre, poco edificante para la ciudadanía y no aporta nada. Ellos considerarán que es eficaz porque a veces les funciona. Esa es su estrategia independientemente a lo que suceda en la ciudad.

El pleno permite ver dos tipos de oposición distinta, la CUP y UPN-PPN.

-Diría incluso que en el ámbito diario es más propositiva la de PPN que la de UPN. Igual de cara a la galería no, pero vienen más propuestas de PP que de UPN y eso es interesante que lo sepa la gente. Se puede hacer crítica politiquera y el PP la hace, pero a veces aporta cosas y arrima el hombro para trabajar, de forma discreta, pero se agradece. Eso es oposición y no un juicio sumarial y pasando todas líneas rojas con el alcalde, como hace UPN. Además la CUP hace un trabajo de crítica propositiva y más productiva. Es sorprendente que se vayan siete personas del partido que más votos y representación ha tenido en Tudela en el momento en que deja de estar en el gobierno. Es muy simbólico. La estrategia ‘contra el hombre’ que adoptan está muy estudiada y en algunos casos con consecuencias bastante lamentables. No aporta nada y espero que no sea eficaz porque contribuye poco a debatir. Está dictada de arriba y han decidido vincular mi persona con lo que creen peor del Gobierno y con lo euskaldun, algo a lo que nosotros no dedicamos muchos esfuerzos e incluso somos algo críticos. Ya me gustaría que me vinculasen con el vicepresidente de Derechos Sociales y lo que está haciendo con las coberturas. Es fácil tener un blanco contra el que tirar, pero no es justo.

las claves

“Cuanto más reflexionamos, más caemos en la cuenta de lo que logramos en junio de 2015”

“Es simbólico que siete personas se vayan de UPN en el momento en que dejan de estar en el Gobierno”

“Hemos incluido en los presupuestos estudios, sobre Sementales y sobre instalaciones deportivas”

“Me preocupa demostrar con hechos que el pacto es bueno para transformar Tudela”

“Este año trataremos de iniciar la reforma del parque del Queiles y la unión del Barrio de Lourdes con el centro”