Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Tiempo de solidaridad mundial con los refugiados

Maika Etxarri Yábar - Lunes, 13 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 12:28h

  • Mail

Hoy aquí, en el eterno presente, recordé el asesinato de tantas almas inocentes por culpa de la ignorancia y del odio incomprensible. No comprendo este mundo nuestro caótico, de guerras y sufrimientos vanos.
¿Por qué tantas muertes injustas? Son almas de seres llenos de ilusiones, anhelos y sueños, cuyas vidas fueron truncadas en tan sólo un instante.
Sólo un deseo hoy, que el mañana sea un mundo de paz para todos, un mundo posible no utópico, sin odios ni resentimientos vanos. La muerte de millones de personas inocentes merece que luchemos, pacíficamente, por acabar con los crímenes de seres irracionales.
Ojalá nuestros hijos vean con sus propios ojos la luz infinita del sol plenamente consciente; la luz iridiscente de las estrellas luminosas en las noches estrelladas de terciopelo raso; la luz del alma del cosmos brillando en sus propias existencias humanas, sin miedos, sin temores, con total libertad de expresión y pensamientos. Sentimientos impregnados de ilusión e infinita esperanza en un mundo mejor. Soñando un futuro de paz, no muy lejano en el tiempo, sin guerras entre hermanos, sin odios ni muertes injustas.
Ojalá la memoria de estas almas y las velas blancas encendidas en su memoria, enciendan al mismo tiempo la llama de la vergüenza y del arrepentimiento en esos seres irracionales, asesinos de vidas humanas, en el interior de sus corazones.
Siempre he oído que los ojos son el reflejo interno del corazón de cada persona, por eso me gusta fijarme en los ojos, en su brillo especial e intentar adivinar los sentimientos que surgen del interior del alma.
Las lágrimas plateadas que brotan del interior del alma de los niños sirios, reflejan la profunda tristeza, el dolor y sufrimiento de un pueblo, de un país desgarrado por el asesinato, sin escrúpulos, de seres humanos.
Dejo constancia de esto, en este escrito y en la memoria histórica, para que las personas reflexionen sobre lo que están viendo nuestros ojos en éste, nuestro mundo caótico de hoy, un mundo cruel inmerso en guerras y sufrimientos vanos.
Me considero ciudadana del mundo y defiendo a ultranza, como muchísimas personas que incluso han dado sus propias vidas, los derechos humanos. Cada día lucho contra las injusticias de la sociedad y del mundo en el que vivimos. Un mundo bello, convertido en instantes por seres irracionales en un mundo caótico. Un mundo que los ojos de un niño jamás deberían ver ni tan siquiera conocer.
Millones de personas, en el mundo, no olvidamos estas muertes injustas y estamos luchando de manera pacífica para que se ilumine de nuevo el arcoíris de la esperanza.
Sólo pido que cuando tú, niño sirio, abras los ojos y despiertes de ese maldito sueño, veas la pureza, la belleza del mundo y del universo. Despierta con tus ojos y contempla el azul celeste del inmenso cielo, las constelaciones de estrellas, y el intenso brillo del alma del Universo.
Sólo pido que olvides esos instantes amargos, sangrientos, de lava roja ardiente, de tinta roja de sangre derramada entre caóticos sueños.
Cuando tu mente despierte a la auténtica realidad, dirige tu mirada hacia la inmensidad del cielo. Mira los rayos del padre sol, esa luz y energía que irradia somos todas las personas del mundo unidas por la paz y la libertad.
No dejes de soñar con un mundo feliz, sin guerras, sin miedos ni odios, donde se respete todas las creencias, a pesar de la diversidad racial, religiosa y cultural.
Mi sueño es que llegue el día donde todos los ciudadanos del mundo puedan contemplar ese sol radiante y esa luz del universo, impregnando nuestras almas de esperanza, esperanza en un mundo de unión entre pueblos al alba.
Deseo que todos los pueblos y creencias religiosas podamos sentir, al unísono, la inefable y sutil luz del universo. Ese plasma que irradia el universo lleno de energía y de amor hacia todas las almas, alumbrando nuestra existencia en el camino de búsqueda interior.
Deseo que un día podamos sentir la luz inefable del universo, iluminando el camino de nuestra vida, libres como un pájaro desplegando sus alas al viento, disfrutando de esos instantes soñados y anhelados.
Ante todo niño universal, alma inocente de ojos profundos, jamás pierdas la esperanza, ni la fe, en la bondad de muchos ciudadanos de éste, nuestro mundo.
Mi corazón y mi pensamiento están, aquí y ahora, con todas las víctimas de todos los crueles atentados terroristas y vuelan con el sonido de la brisa del viento hacia la memoria colectiva del alma universal.
Nuestro mundo debe ser un santuario de solidaridad, justicia e igualdad. Un santuario de paz, gratitud y verdad. Un lugar sagrado de respeto, tolerancia y libertad.
Sólo soy una persona más, pero somos millones de seres humanos los que soñamos con este mundo utópico.
Exigimos el respeto de todos los derechos humanos para todos los ciudadanos del mundo.
Un abrazo de cariño a todas las familias de las víctimas del terrorismo, a través del viento. Viento cálido capaz de hacer llegar a sus manos este mensaje del universo,  una carta de paz y solidaridad.

Saludos cordiales, un abrazo de amistad y cariño. Un abrazo con fusión espiritual de almas, que abre la puerta del amor, de la caridad, de la comprensión humana, de la sabiduría y generosidad. Un abrazo canalizador de la bondad humana y de la sencillez.
Un abrazo como gesto de solidaridad de nuestra humanidad. Un abrazo de energía vital como la inmensa ola del mar. Un abrazo de amor existencial, un abrazo de auténtica vibración con la luz pura y eterna del universo existencial.

Ojalá esa luz ilumine siempre nuestro caminar en el sendero luminiscente de la paz mundial.
Recordad admirar ese universo, en él está grabada la memoria colectiva, el alma de todos nuestros ancestros, de todas nuestras generaciones precedentes. Esa alma universal iluminará nuestra vida con su luz inmortal, e inspirará con bellas músicas y poesías nuestro caminar en esta realidad existencial.
En memoria de todas las almas inocentes que perdieron la vida de manera injusta, víctimas de guerras, fanatismo, dictaduras y terrorismo.




  • Mail

Herramientas de Contenido

Publicidad

Publicidad

Publicidad