Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Es hora de cumplir la ley y que cualquiera no pueda ser portero en Navarra”

El presidente de Asforp destaca que otras muchas comunidades autónomas sí aplican sus regulaciones

Lunes, 13 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

PAMPLONA- El presidente de Asforp (Asociación Foral de Porteros), Carlos Amorín, lleva años peleando para que el sector de los porteros de locales nocturnos se regule en Navarra. La lucha se centra ahora en que la regulación aprobada en 2011 se aplique de forma efectiva, ya que aquel decreto sigue siendo por ahora, casi seis años después, una mera declaración de intenciones. “Es hora de cumplir la ley y que cualquiera no pueda trabajar de portero en Navarra. Hace falta que haya un control para garantizar un mínimo de profesionalidad”, afirma Carlos Amorín.

El cambio de gobierno se presenta como una posibilidad para que la regulación reciba un impulso y con ese motivo la asociación que preside Amorín, y que fue constituida en 2010, pretende mantener una reunión a corto plazo con los responsables de Interior en cuyas manos está activar la regulación del sector. “Con el anterior Gobierno mantuvimos varios contactos. Nos dieron largas asegurando que no convocaban la primera prueba habilitante porque estaban preparando otra regulación para controlar los aforos mediante displays. Al final no hicieron ni una cosa ni la otra, y seguimos cómo estábamos antes, con un gremio en el que pueda trabajar cualquiera, incluidas aquellas personas que tienen antecedentes penales o que han estado en la cárcel. Son personas que no deberían estar a cargo de los accesos de una discoteca o de un bar, porque la noche es conflictiva y se producen situaciones violentas y sabemos de algunas personas a las que se les va la mano”, asegura.

En este sentido, Amorín recalca que para trabajar de portero es necesario “personal cualificado”, ya que en no pocas ocasiones deben enfrentarse a “trapicheo de drogas, peleas, agresiones con arma...”, y en ese sentido recuerda el ataque que sufrió un portero de un bar situado en la cuesta de Labrit de Pamplona a principios de año, quien fue acuchillado cerca del corazón.

“La noche es muy peligrosa y nuestro trabajo es muy delicado, porque habitualmente tenemos que intervenir para impedir que se saquen bebidas, que se fume en el interior, o que se consuman estupefacientes”. Por ello, además de insistir en que es necesario aplicar la regulación aprobada en 2011, aboga por revisarla y mejorarla, con la posibilidad de exigir una mayor formación a los trabajadores. - J.M.S.