Los premios que siempre dejan buen sabor de boca

La cocinera pamplonesa Joanna Artieda suma galardones. Mejor Chef sub 30, ahora se ha alzado con otro en el Madrid Fusión. Y sigue en racha

Marivi Salvo - Lunes, 13 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

La pamplonesa Joanna Artieda ha hecho de la gastronomía un “estilo de vida”, como ella misma reconoce.

La pamplonesa Joanna Artieda ha hecho de la gastronomía un “estilo de vida”, como ella misma reconoce. (CEDIDA)

Galería Noticia

La pamplonesa Joanna Artieda ha hecho de la gastronomía un “estilo de vida”, como ella misma reconoce.

pamplona- A la pamplonesa Joanna Artieda, de 27 años, los premios le vienen en grandes dosis. De hecho, aún está viviendo el reinado como Mejor Chef Sub 30 de España (“yo lo compararía con el Bocuse D’Or”, dice), un reconocimiento que le llegó en Granada en abril del año pasado, y acaba de volver del Madrid Fusión con otro importantísimo galardón debajo del brazo, imponiéndose por segunda vez (en 2016 ya se adjudicó otro) en uno de los cierres. El plato Oveja, leche y queso, una síntesis de distintos productos, con requesón, suero y azúcar, y algodón de azúcar forrado de polvo de queso deshidratado para simular la lana, ha sido en enero el ganador en el II Concurso de Crema de Queso La Casota dentro de la cumbre gastronómica. “Fue una receta que he ido preparando con mi novio”, David Gil Rovira, a la sazón mejor maestro chocolatero de España 2015, un compañero de viaje con el que ha creado recientemente XOK, una especie de gabinete gastronómico que asesora a restaurantes y hace cursos.

Joanna Artieda ha conseguido sumar ya cerca de una docena de reconocimientos en una trayectoria profesional corta aún, pero prometedora a todas luces. Porque a sus 27 años no hay quien frene a esta pamplonesa, que estudió en la Escuela de Artes de Pamplona y comenzó a formarse como chef, primero en el IES Ibaialde de Burlada, y después en el Basque Culinary Center, con diversos cursillos, aunque, según ella misma defiende, “desde los 16 años estoy trabajando, y ahí es donde aprendes de verdad”.

Tras su paso por diversos restaurantes -en Pamplona, por ejemplo, trabajó con Álex Mújica-, ahora se ha pasado a la docencia, y en uno de los centros más prestigiosos de Europa, la Escuela Hofmann de Barcelona, donde imparte clases de práctica a chavales desde 16 años. “La enseñanza me encanta. Quiero que mis alumnos aprendan con esfuerzo, así es como aprenden los grandes”, opina y reconoce que a ella “nadie le ha regalado nada”. Los alumnos de la Hofmann cocinan para el restaurante, que recibió una estrella Michelín en 2004.

Aunque vuelve a casa de visita con cierta frecuencia a degustar sus verduras, según opina “Navarra se está quedando atrás” en restauración. Reconoce que en Barcelona, a nivel gastronómico, lo tiene todo, y piensa en un futuro al frente de su propio negocio.