Broche de oro en Tafalla pese a la lluvia

La trashumancia y la rifa del Cuto Divino atrajeron a una multitud de visitantes. El 3.567 fue el boleto agraciado en el sorteo

Carmelo Armendáriz - Lunes, 13 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Durante la trashumancia, los jinetes y amazonas trasladaron a los animales de La Cabaña hasta la plaza de toros tafallesa.

Durante la trashumancia, los jinetes y amazonas trasladaron a los animales de La Cabaña hasta la plaza de toros tafallesa. (CARMELO ARMENDÁRIZ)

Galería Noticia

Durante la trashumancia, los jinetes y amazonas trasladaron a los animales de La Cabaña hasta la plaza de toros tafallesa.La rifa del cuto divino atrajo a una multitud de curiosos.

tafalla- La lluvia y las fuertes rachas de bochorno restaron vistosidad y brillantez a la jornada más esperada de ferias de Tafalla, que pese a todo se llenó de visitantes que disfrutaron del ambiente y de los puestos de venta de los más variados productos repartidos por las calles de la ciudad.

Uno de los actos más espectaculares y esperados de la jornada de ayer fue la trashumancia de ganado, que se realizó desde el Corral de los Toros hasta llegar a la plaza de toros dos horas después. El ganado y los jinetes entraron al casco urbano por el puente de la Panueva y recorrieron, ante la atenta mirada del numeroso público, las avenidas Severino Fernández, Sangüesa y Ntra. Sra. de Ujué, hasta entrar al ruedo del coso taurino tafallés. Este trasladado fue protagonizado por varias vacas avileñas de la ganadería La Cabaña, unos novillos y un gran toro semental de cinco años, junto a seis bueyes, rodeados de más de una treintena de jinetes y amazonas montados a caballo.

Por otro lado, la degustación de ternera asada de Navarra y txistorra de Tafalla acompañada de vinos de la DO Navarra fue otra de las novedades de la jornada. El cocinero de Elorrio, Karlos Ibarrondo, fue el encargado de asar durante doce horas una ternera de 208 kilos de peso en canal y con la ayuda de una decena de carniceros de la localidad, que estuvieron deshuesando y troceando el asado, consiguieron preparar más de un millar de raciones. De igual modo, ayer se distribuyeron 60 kilos de txistorra de Tafalla donada por una decena de carniceros de la localidad y repartidas en cerca de un millar de pintxos. El dinero recaudado con los pintxos, que tenían un coste de un euro, se entregará como donativo a la ONG Acoes de Navarra con Honduras.

El presidente de IPG Ternera de Navarra, el tafallés Miguel Ozcáriz, destacó la puesta que habían hecho desde su asociación por aprovechar las ferias de Tafalla para dar a conocer sus productos y su idea de “promover en años sucesivos en este marco de las ferias una semana de la carne, en la que se promocionen los productos de la ternera, el cordero, el potro o el cuto, con degustaciones, charlas y encuentros a los que se puede invitar a cocineros de renombre que ayuden a difundir las buenas cualidades de nuestros productos”.

Destacable también, un año más, la participación de un grupo de más de 80 txistularis, pertenecientes la asociación Mugarik Gabe Txuntxuneroak y a la Asociación de Txistularis del País Vasco, que con sus instrumentos interpretaron alegres melodías en su recorrido por las calles de la ciudad.

rifa del cuto divinoUno de los actos que concitó la atención y la curiosidad del público fue la rifa del Cuto Divino, que un año más organizó la Orden del Cuto Divino a beneficio del Santo Hospital de la ciudad, convertido desde hace muchos años en residencia de ancianos. El popular sorteo se llevó a cabo a las 14 horas desde el kiosko de la Plaza de Navarra, resultando como ganador el 3567. Como reserva salió elegido el 9141.

El escribano de la Orden, Alfredo Ansa, fue el encargado de comunicar el desarrollo del sorteo y otros miembros del Gran Consejo de la Orden fueron quienes hicieron girar la ruleta de la suerte. El animal rifado este año era una cuta de raza ibérica, de pelaje negro y llamada María Eugenia de Todos los Santos que en la báscula marcó 92 kilos de peso. Esta cuta se entregó al Santo Hospital el pasado 23 de octubre, cuando pesaba 15 kilos y desde entonces ha sido engordada con una beca alimentaria de la Orden del Cuto Divino. Por el momento nadie ha reclamado el premio y se espera que el agraciado lo pueda hacer en los próximos días.