Emisión imposible

Comida basura y Eurovisión

Por Javier Arizaleta - Martes, 14 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Galería Noticia

No hay manera de que el tema Eurovisión salga adelante sin críticas. La selección de la canción que presentó Jaime Cantizano, tuvo como ganador al cantante catalán Manel Navarro. Como era de esperar la letra es íntegra en inglés. El caso es que no pudo levantar mayor polémica con acusaciones de tongo y agresión a uno de los jurados. El mismo ganador se permitió hacer un corte de mangas al público que abroncaba la decisión del voto de calidad, ya que había empatado a puntos con Mirela que esa sí era la favorita del público. Mal empieza el concurso por excelencia de la televisión que cosecha cada año una polémica antes del enésimo fracaso. Y quien parece dispuesta a no perder el tiempo es Michelle Obama que tomó el plató de MasterChefcon la idea de influir en que los niños lleven una correcta alimentación así como para defender la bondades de la práctica deportiva juvenil. Un tema serio que las televisión deberían tomárselo con un poco más de intensidad dadas las terribles cifras de obesidad infantil. Y es que la televisión también es uno de los medios que más hace por mantener ese tipo de vida consumista que tiene a las bebidas azucaradas y la comida basura como hábitos de consumo muy arraigados y vinculados a la publicidad televisiva. Se podría decir que hay una serie de productos que viven de la televisión y que de alguna manera esta es culpable de su extendido consumo e incluso con componentes adictivos. Adictos a la tele también son alguno de los concursantes de GH VIP. Kiko Matamoros y Aída Nízar, un tándem metido en el concurso -o lo que sea- con calzador para poner patas arriba la convivencia. La jugada está dando ya sus frutos. A las primeras de cambio el público echó a Aída Nízar, un personaje televisivo basado en la soberbia y los malos modos. Bueno más o menos como los concursantes de Eurovisión, la diferencia está en que una televisión pública no debería aceptar un corte de mangas como animal de compañía. ¿No?