Uno de cada tres de las 43.830 personas mayores de 65 años ya supera los 80 en Pamplona

La pensión media de viudedad, 755 euros, y la de jubilación es de 1.328 euros

Martes, 14 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Una de cada cinco personas mayores vive sola.

Una de cada cinco personas mayores vive sola. (Foto: Unai Beroiz)

Galería Noticia

Una de cada cinco personas mayores vive sola.

pamplona- Las personas mayores de 65 años suponen ya el 22% de la población de Pamplona, un porcentaje que, a tenor de las cifras de población, seguirá subiendo y que, de hecho, en estos momentos está tres puntos por encima de la media de Navarra. La población envejece, pero demás hay un ‘envejecimiento del envejecimiento’ ya que, de los 43.830 ciudadanos con más de 65 años, uno de cada tres ha cumplido o supera los 80 años (un 7%). Por otra parte, el envejecimiento es distinto según los barrios de la ciudad: un 33% y un 32% de los vecinos de Iturrama y San Juan, respectivamente, superan los 65 años, mientras que esos porcentajes no llegan al 8% en Buztintxuri y Mendillorri, por ejemplo. Estos son algunos de los datos del adelanto del prediagnóstico sobre las personas mayores en Pamplona que ayer se presentó ante la comisión de Asuntos Ciudadanos. Esta información forma parte de la primera fase del ‘Programa de actuación personas mayores’ que, con sus distintas líneas de actuación, se encamina a convertir a Pamplona en ‘Ciudad Amigable con las Personas Mayores’ dentro de la Red Mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Una vez finalizado el prediagnóstico será presentado al Consejo de las Personas Mayores y se someterá a consideración del Ayuntamiento la incorporación de Pamplona en la Red de Ciudades Amigables con los Mayores. De las 43.830 personas mayores de 65 años que vive en Pamplona, más de 31.000 cobran algún tipo de pensión que, de promedio se sitúa en los 1.164 euros. La pensión media de viudedad está en los 755 euros y la de jubilación en los 1.328 euros (ambas cuantías se sitúan por encima de la media del Estado, establecida en 633 y 1.031, respectivamente). Desde el punto de vista educativo la población mayor de Pamplona presenta un índice de analfabetismo de un 0,3%, una de las más bajas de entre el conjunto de CCAA. Aún así, un 12% de los mayores de 65 años no tienen ninguna titulación. En estos momentos este colectivo supone el 63% de los habitantes de la ciudad que carecen de estudios. En 2016 un 7% del total de mayores pasaron por estos servicios. Pero en realidad las necesidades se ordenan en dos grupos distintos ya que, de esos 3.000 ciudadanos, más de 2.000 superaban los 80 años, de forma que los mayores de esa edad supusieron el 72% de las atenciones.

Todos estos indicadores globales tienen matices cuando se refieren a mujeres mayores o muy mayores y, en general, con consecuencias negativas para ellas. Por ejemplo, el caso de la pensión de jubilación, las mujeres tienen pensiones significativamente menores que la media de 1.328 euros, ya que la media en los hombres es de 1.489 euros, mientras que ellas están en una media de 871 euros. Esta situación negativa en relación a los importes de las pensiones se extiende también al colectivo de mayores de más edad (de 80 años en adelante).

De nuevo el género femenino es el que sale peor parado en nivel educativo, de forma en la categoría Sin estudios hay 1.783 hombres frente a 3.427 mujeres, y en Enseñanza Primaria incompleta las cifras son 3.468 frente a 5.951, respectivamente. Esta diferenciación en nivel de estudios, sostiene el texto, cambiará trascendentalmente conforme vayan cumpliendo los 65 años las generaciones de mujeres que hoy alcanzan niveles formativos superiores. Por otra parte son prioritariamente mujeres las que responden al envejecimiento del envejecimiento ya que presentan una mayor longevidad (en mayores de 80 años las mujeres representan el 60% de 14.675).

soledadUna de cada cinco personas mayores de 65 años de la ciudad está sola, un porcentaje que, en mayores de 85 años, pasa del 22% al 33%. Este último colectivo es precisamente el que necesita prioritariamente derivaciones al sistema nacional de Dependencia y el que tiene mayor necesidad de apoyo en higiene, tareas domésticas, movilización...

Por otro lado, tres de cada diez mayores de 65 años (33,5%) es miembro de una asociación específica. Eso sin contar a quienes se suman a las actividades de las 33 parroquias que existen en la ciudad y que también son un importante punto de socialización para esta población. - D.N.