Rusia despliega un nuevo misil que viola sus acuerdos con EEUU

El asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, dimite por sus conversaciones con Rusia en campaña

Miércoles, 15 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

washington- Rusia ha desplegado en secreto un misil de crucero pese a que Estados Unidos considera que supone una violación de un tratado sobre control de armas firmado por ambos países hace tres décadas, según publicó ayer The New York Times.

Se trata de un programa de misiles de medio alcance que Rusia lleva probando desde hace al menos tres años y que ahora ya está en fase “operativa”, según fuentes de inteligencia estadounidenses citadas por el periódico neoyorquino.

El programa ruso tiene ya dos escuadrones de esos misiles, uno de los cuales fue desplegado recientemente en un punto no identificado de ese país, mientras que el otro permanece en el polígono militar Kapustin Yar, en la región de Ástrajan, según el mismo diario.

Para la Casa Blanca, el despliegue de ese cohete de crucero supone una clara violación del Tratado INF para la eliminación de misiles nucleares de mediano y corto alcance, firmado en 1987 por los presidentes Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov.

El programa ruso supone una gran preocupación para el Pentágono, que baraja varias opciones de respuesta, incluido el despliegue de defensas antimisiles adicionales en Europa o de misiles de crucero de base terrestre o aérea, según las mismas fuentes. El Gobierno estadounidense ya intentó en 2014 persuadir a las autoridades rusas de corregir lo que considera una violación del tratado de 1987 mientras el programa estaba todavía en fase experimental.

no por motivos legalesMichael Flynn, asesor de seguridad nacional del presidente Trump, dimitió ayer tras el escándalo generado a raíz de sus conversaciones con el Kremlin, de las que no informó a altos cargos de la Casa Blanca. Según la versión oficial, Donald Trump solicitó Flynn que dimitiera por una pérdida de “confianza”, y no por motivos legales. El portavoz presidencial, Sean Spicer, afirmó que el presidente estaba “muy preocupado” por la ocultación de datos por parte de Flynn al vicepresidente, Mike Pence.

La Casa Blanca ha aclarado también que Trump -que ayer se negó a contestar a cualquier pregunta relacionada con Flynn-, no pidió en ningún momento a su asesor que discutiera con el embajador ruso las sanciones aprobadas en diciembre por el Gobierno de Barack Obama.

Para Trump, la “verdadera historia” no está en si Flynn cometió una ilegalidad, sino “por qué están saliendo de Washington tantas filtraciones ilegales”. - E.P./Efe