El farolito

De cómic

Por F.L. Chivite - Miércoles, 15 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Me pregunto si existe la cara de corrupto. Rajoy acaba de decir que le apena que los casos de corrupción tarden tanto en juzgarse. Luego está la llamada estrategia de la dilación, que como todo el mundo sabe consiste en dejar pasar el tiempo: que se haga tarde, que llegue la noche, que pase un año, que pasen diez, que la indignación y el clamor social se fatiguen, que los detalles se borren, que las certezas se relajen, que los casos prescriban, que los jueces se vayan jubilando y que los acusados envejezcan hasta que ya no entiendan nada o se les permita alegar senilidad (ejemplos no faltan). Si alguien ha demostrado ser el paladín galáctico de la dilación es Rajoy. Y si algún partido ha demostrado ser el más honesto y veloz colaborador con la justicia en los casos de corrupción es el PP (ya me entiendes). Ahora imputan al exgobernador del Banco de España. Yo me pregunto si veremos a Rato o a Pujol en la cárcel. Y acto seguido me respondo: no creo. Porque todo puede demorarse todavía muuuuucho más. Fíjate: Rato empezó a defraudar a Hacienda siendo ministro de Economía. De Pujol ni te cuento. Hay cinismo en el lamento de Rajoy: pretende sugerir que la corrupción que se juzga hoy es vieja, como susurrando: procede de la época de Aznar. Pero ayer mismo imputaron a otro: un señor de Murcia. Le vi la cara en la tele alegando ante las cámaras sus justificaciones. E inconscientemente pensé: tiene cara de corrupto. ¿Por qué? No sé, es algo sutil: cierta correlación entre la papada, la hechura de la americana, la manera de mover las manos. Afortunadamente, no se puede culpar a nadie por la cara. De acuerdo. Lo curioso es que a posteriori todos hemos pensado alguna vez que a los corruptos se les nota: ciertos rasgos adquiridos, ciertos ademanes untuosos, cierta psicomotricidad autocomplaciente: lo que los psicólogos denominan comunicación no verbal. Comprendo que la cara no sirva como prueba. Ahora bien, algunos corruptos tienen una cara de corruptos que parece de cómic.

Más sobre El Farolito

ir a El Farolito »