Mesa de Redacción

Y también son víctimas

Por Joseba Santamaría - Miércoles, 15 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

uno de esos grupos que acumulan protagonismo mediático alrededor de la supuesta defensa de las víctimas de ETA -se arrogan una representación colectiva que no es real puesto que hay también víctimas de ETA que no comparten sus tesis-, Justicia y Libertad, exige a la Audiencia Nacional que impida el acto de reconocimiento a las víctimas navarras del terrorismo derechista, la guerra sucia impulsada desde los aparatos y cloacas del Estado, de desapariciones, torturas y de otras violencias que también han asolado en este país y generado sufrimiento. El acto se deriva del cumplimiento de la ley foral que insta al Gobierno de Navarra a impulsar la memoria también de estas otras víctimas. Pero sobre todo se basa en una cuestión ética y política: que el reconocimiento a las víctimas de la violencia es también una cuestión de derechos humanos, que son universales, por lo que no cabe una interpretación restrictiva de sus consecuencias en función de quiénes sean los autores. De hecho, las víctimas de ETA han alcanzado el necesario y legítimo reconocimiento social, político y económico. Y aunque quienes hayan vivido de forma directa las consecuencias de la violencia política jamás podrán ser suficientemente resarcidos, el derecho a la verdad, la justicia y la memoria alcanza a todas las víctimas de violaciones de derechos humanos. Es difícil entender esa actitud y ese discurso, como es difícil entender la insistencia de sectores políticos en rechazar reconocer la memoria de las víctimas del franquismo. Es un acto democrático de justicia necesario. Y un paso imprescindible para que el Estado asuma los errores derivados de cruzar líneas rojas antidemocráticas.