Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El fiscal pide 3 años para Granados por beneficiarse de un chivatazo policial

Solicita la misma pena para los agentes por advertirle de que su socio estaba siendo investigado y obstaculizar la investigación

Miércoles, 15 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Francisco Granados.

Francisco Granados. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Francisco Granados.

pamplona- El juez del caso Púnica, Eloy Velasco, ha dictado apertura de juicio oral para el exconsejero madrileño del PP Francisco Granados por el soplo que le dio en septiembre de 2014, poco antes de su detención, el guardia civil José Manuel Rodríguez Talamino, alertándole de que la UCO estaba investigando los negocios de su socio David Marjaliza. Por esta causa, la primera de Púnica en llegar a juicio, la Fiscalía Anticorrupción pide tres años de cárcel para Granados -en prisión provisional desde hace más de dos años-, así como para Talamino y el guardia civil en excedencia y exasesor de la Comunidad de Madrid José Luis Caro Vinagre. La Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE) ha pedido por su parte 6 años de prisión para Granados y 3 años para los otros dos investigados.

En el auto de apertura de la llamada pieza 1 Talamino de Púnica -la causa consta de 14 piezas-, Velasco recuerda como, tras recibir el soplo, Granados “desplegó una serie de actuaciones dirigidas a comprobar si dicha investigación también se dirigía contra él”. Todo ello, “al objeto de adoptar medidas encaminadas a poner a buen recaudo su patrimonio de origen ilícito y alertar a Marjaliza de la existencia de la investigación”, lo que conlleva su imputación en esta causa por aprovechamiento de revelación de secretos.

Talamino, que en septiembre de 2014 estaba destinado en la sección de apoyo técnico y operativo de la UCO, instaló una cámara de vigilancia en un vehículo frente al centro neurálgico de los negocios de Marjaliza. Así supo que éste era objeto de investigación, “recibiendo sus superiores la información precisa”, y una vez instalado el dispositivo y conociendo la relación que unía a Marjaliza y a Granados y constándole que su amigo Caro Vinagre desempeñaba cargos de confianza en la Comunidad de Madrid, “decidió hacer un favor a todos ellos facilitándoles información confidencial”. Una secuencia de llamadas entre los chivatos, Granados y Marjaliza, indica el juez, supuso que nuevos objetivos de la operación conocieran “la existencia de una posible investigación” lo que puso “en serio peligro el éxito de las pesquisas” y de hecho la cámara debió ser retirada.

A raíz de ese soplo, según apuntó ya Velasco, los objetivos de la investigación, especialmente Marjaliza, su secretaria, Granados, “y en menor medida” el por entonces alcalde de Valdemoro José Carlos Boza Lechuga, “comenzaron a adoptar unas medidas de seguridad adicionales, que obligaron a disminuir su frecuencia de llamadas y el contenido de las mismas”. Velasco considera que el chivatazo, que se produjo en la noche del 5 al 6 de septiembre de 2014, “obstaculizó y entorpeció gravemente” la investigación UCO sobre la Púnica. - D.N.