Trump pone firme a la OTAN

El secretario de Defensa amenaza con reducir la presencia de EEUU si los aliados no suben al 2% del PIB su contribución

Jueves, 16 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

bruselas- El secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, advirtió ayer a sus homólogos de la OTAN de que Washington “moderará” su compromiso con la Alianza si no incrementan sus aportaciones a la organización, que consideró en todo caso “fundamental” para EEUU, en su primera reunión ministerial aliada. “EEUU cumplirá con sus responsabilidades, pero si sus naciones no quieren ver que EEUU modera su compromiso con esta Alianza, cada una de sus capitales tiene que apoyar nuestra defensa común”, dijo Mattis en un discurso durante la reunión de los ministros aliados de Defensa en Bruselas.

Los aliados mantenían la expectación ante su primer encuentro con el nuevo responsable de la Defensa estadounidense, aunque en la víspera el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró tener garantías del presidente de EEUU, Donald Trump, de que su apoyo a la Alianza se mantendría. El jefe del Pentágono había subrayado a su llegada que la OTAN es una “base fundamental” para EEUU, pero pidió a su vez que cada aliado “asuma su parte proporcional” del coste.

El secretario estadounidense pidió establecer este año un “plan” y “plazos para un progreso constante” hacia la meta del 2% del PIB de inversión de defensa, fijado en la cumbre de Gales en 2014. “Si su país logra el objetivo el 2%, necesitamos su ayuda para que otros aliados lo consigan. Si tienen un plan, nuestra Alianza cuenta con ustedes para que aceleren sus esfuerzos y muestren resultados finales. Y si aún no tienen un plan, es importante que establezcan uno pronto”, señaló Mattis, quien enfatizó que “el contribuyente estadounidense ya no puede cargar con una parte desproporcionada de la defensa de los valores occidentales. Los estadounidenses ya no pueden preocuparse más del futuro de la seguridad de sus hijos que ustedes”. Mattis dijo ser consciente de la “preocupación” en los países europeos sobre el compromiso de EEUU con la OTAN y la seguridad en Europa, y dijo “entender” que busquen “garantías sobre las intenciones de EEUU”.

Stoltenberg dijo que el jefe del Pentágono “expresó un muy fuerte compromiso con la OTAN, el vínculo transatlántico y la importancia de reforzar a la OTAN, lo que fue muy celebrado en la reunión”, dijo. En su opinión, el mensaje de Mattis “es justo, es una petición justa, necesitamos compartir de manera más justa las cargas en la Alianza”, y resaltó a su vez que “refleja una realidad política en EEUU”. “Invertir en nuestra seguridad compartida tiene más prioridad que otras áreas en las que queramos gastar dinero”, aseveró Stoltenberg.

Por su parte, la ministra española de Defensa, María Dolores de Cospedal, que también asistió ayer a su primera reunión de la OTAN, aseguró que España mantendrá sus compromisos con las misiones de la OTAN y el objetivo de llegar al 2% del PIB de gasto en defensa, y consideró que esa inversión “tiene que ver también mucho con nuestra seguridad interior”.

Según estimaciones de julio de la OTAN, España fue el tercer aliado que menos invirtió en defensa en 2016, un 0,91% de su PIB. Además de EEUU, sólo Grecia, Reino Unido, Estonia y Polonia cumplen ya con el 2%

La ministra española de Defensa, María Dolores de Cospedal, que tuvo la oportunidad de hablar “un rato” con el nuevo jefe del Pentágono, James Mattis, Perro Loco, antes del arranque de la reunión, aunque no trascendió el contenido, informó oficialmente al secretario general de la OTAN del despliegue de más de 300 militares españoles en Letonia en el marco de un batallón multinacional que reforzará el flanco este de la Alianza. A estas tropas les acompañarán seis carros de combate Leopard y unos quince blindados Pizarro que iniciarán su despliegue en mayo y lo culminarán en junio. - D.N.

la reunión

el estado palestino se aleja

Visita de Netanyahu. Donald Trump se desmarcó ayer de una política que han mantenido sus tres predecesores al poner en duda que la paz en Oriente Próximo deba pasar por la creación de un Estado palestino, aunque pidió a Israel que “contenga un poco” la expansión de sus asentamientos. Al recibir en la Casa Blanca al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, Trump concedió una pequeña victoria a la derecha nacionalista de Israel, que aboga por desechar la llamada solución de dos Estados, uno israelí y otro palestino independiente, cuyas fronteras se establecerían mediante una negociación. “Estoy valorando una solución de dos Estados y de un Estado, me gustará la que le guste a las dos partes. Puedo vivir con cualquiera de las dos” salidas, aseguró Trump. Horas antes un funcionario de la Casa Blanca había dejado en el aire la solución de dos Estados, al considerar que si ese enfoque “no lleva a la paz”, “tal vez” habrá que desecharlo.