Emisión imposible

“Sujétame que me pierdo”

Por Javier Arizaleta - Jueves, 16 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

En Japón hay una tendencia a colocar androides en escaparates y puede que pronto alguno de ellos acabe presentando programas de televisión. La apariencia de estos robots es tan humana y habitualmente tienen apariencia de chicas que bien podrían pasar por ser presentadoras. De momento, a las androides les ponen pantalones vaqueros, pero en cuanto entren en la nómina de nuestras televisiones poco van a tardar en vestirlas de minifalda y taconazos. Esa es la indumentaria obligatoria en cadenas como La Sexta o Antena 3, da igual el programa que analicemos que no sea Los Simpson. Todavía no está claro si esta evolución de los robots va a llegar también a otros campos, como los del fútbol. Si llegara pudiera ser que las goleadas como la recibida por el Barça el pasado martes no tendrían el tirón que el partido real ofreció a los espectadores. También pudimos ver la cara de malas pulgas de Luis Enrique a quien le estaba entrevistando. Fue tal el mosqueo del entrenador del Barcelona que tuvieron que agarrarlo porque se quería lanzar a por el periodista (“sujétame que me pierdo”). No hubiera estado mal que en esa entrevista usaran un androide que el míster pudiera destrozar en directo sin tener luego que ir a la cárcel como casi le pasa ayer a Maradona. Y es que menudo papelón el del entrenador que le acaban de dar un repaso y luego tiene que salir en directo a dar explicaciones. Y marrón para quien tiene que hacerle las preguntas. Aunque si por algo se caracterizó ayer la tele fue por hacernos partícipes del ingreso en la cárcel de Picassent de los cabecillas de la trama Gurtel: tipos bien vestidos como Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez El Bigotes. Hubo momentos en los que dudé de si aquellos personajes serían de verdad o los habrían cambiado por androides creados por su expartido (PP), que los hubiera liberado como hacían los forajidos en el oeste. La nueva cúpula policial debería empezar a investigar esto de los robots suplantadores.