Los alcaldes piden que se repare la carretera de acceso a Rada

Denuncian su alta siniestralidad, 140 accidentes en 8 años, por sus peligrosas curvas y la falta de arcenes

Ainara Izko | Javier Bergasa - Jueves, 16 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Los alcaldes de Mélida y Murillo el Cuende, José Mª Sesma y Miguel Ángel Enciso, ayer en el Parlamento.

Los alcaldes de Mélida y Murillo el Cuende, José Mª Sesma y Miguel Ángel Enciso, ayer en el Parlamento. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Los alcaldes de Mélida y Murillo el Cuende, José Mª Sesma y Miguel Ángel Enciso, ayer en el Parlamento.

pamplona- Los alcaldes de Mélida y Murillo el Cuende (integran este último municipio los concejos de Murillo el Cuende, Rada y Traibuenas), José María Sesma y Miguel Ángel Enciso respectivamente, comparecieron ayer ante la Comisión de Desarrollo Económico del Parlamento de Navarra para reclamar la reparación de la carretera NA-128, que une Caparroso y Mélida, con acceso a Rada.

Durante su intervención, Enciso puso sobre la mesa los tres mayores problemas que presenta este tramo de unos ocho kilómetros de longitud y que utilizan diariamente centenares de vecinos y vecinas (Rada cuenta con 600 habitantes) para ir a trabajar, a estudiar o al médico. En concreto, enumeró que la carretera consta de una plataforma de seis metros sin arcenes, que tiene curvas de radio reducido y un trazado en alzada peligroso debido a la existencia de cambios de rasante con una visibilidad inferior a la mínima necesaria. Esto provoca múltiples accidentes, en su mayoría “por salidas de vía”, indicó el primer edil. Según denunció Enciso, en los últimos siete u ocho años se han registrado más de 140 accidentes, “más de uno al mes y alguno muy grave”, lamentó. Asimismo, en 2014 dos ciclistas perdieron la vida en la cercana NA-1240 (Traibuenas-Santacara-Carcastillo) y en las navidades pasadas un joven de Mélida sufrió un gravísimo accidente del que se está recuperando en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo. “Es hora de solucionar el problema”, subrayó Enciso, quien aludió al aumento de tráfico experimentado en esta vía durante los últimos años, pasando de 1.000 a más de 2.000 vehículos diarios y de 82 a 182 vehículos pesados al día, debido en gran medida al crecimiento del matadero avícola de Mélida, en el que trabajan 500 personas, y a las granjas de cerdos situadas en la zona.

La demanda se remonta 15 o 20 años atrás. De hecho, el ensanche y mejora de esta vía se contemplaba ya en el segundo Plan Director de Carreteras de Navarra 2002-2009, llegando incluso a ser aprobados tanto la expropiación de bienes afectados para la ejecución de la obra como el proyecto en sí. “No entendemos cómo estando el proyecto aprobado la carretera sigue igual”, apuntó Enciso. Al no haberse ejecutado, la actuación (que asciende a 7,70 millones de euros) se incluyó también en el tercer Plan Director de Carreteras de Navarra 2010-2019. Sin embargo, los vecinos y vecinas de la zona siguen esperando que la obra se ejecute.

Reacciones No es de extrañar, por tanto, que Guzmán Miguel Garmendia (PSN) se preguntase ayer “hasta qué punto puede llegar su deterioro” tras años de “inacción” de los sucesivos Gobiernos de Navarra, de los que los propios socialistas han formado parte. En este sentido, Luis Zarraluqui, quien fuera consejero de Fomento en la pasada legislatura, asumió su responsabilidad y reconoció que “es una de las peores carreteras mantenidas de Navarra”. De ahí que propusiera la realización de al menos ciertas “labores paliativas” como su asfaltado y la eliminación de baches.

Rafael Eraso (Geroa Bai) admitió la falta de dinero para acometer todas las obras que serían necesarias para la red viaria navarra. No obstante, adelantó que hablará con el departamento para que su mejora sea una prioridad. Adolfo Araiz (EH Bildu) también se comprometió a hacer las gestiones pertinentes para que al menos se renueve el firme, al igual que Carlos Couso (Podemos), que apostó por garantizar la seguridad de las personas a través de labores de conservación. Ana Beltrán (PPN) también apoyó las demandas de los primeros ediles.

Aunque el alcalde de Murillo el Cuende recalcó que “parchear está muy bien”, advirtió de que el último asfaltado realizado entre el cruce de Rada y Mélida ha sido perjudicial ya que ha provocado que “los coches vayan más rápido y haya más salidas de vía”, advirtió, no sin antes solicitar una solución a largo plazo que frene la alta siniestralidad.