Jordi Évole regresa con ‘Salvados’ abordando la adicción al móvil

El programa de La Sexta plantea en esta temporada temas con los que el público “se siente identificado”

Viernes, 17 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Jordi Évole

Jordi Évole (Foto: Efe)

Galería Noticia

Jordi Évole

madrid- Este domingo a las 21.30 horas regresa a La Sexta Salvados, que, en su decimotercera temporada, pone especial énfasis en su vocación de plantear temas “que afectan a los ciudadanos y con los que el espectador se sienta identificado”, en palabras de su director, Jordi Évole.

El programa ya se adentró la pasada temporada en asuntos más sociales como el drama de los refugiados, aún sabiendo que “no son los más comerciales del mundo”, pero “funcionó muy bien y seguiremos por esta misma línea”.

“A veces los periodistas, por la agenda mediática, desvían el foco de lo que le puede interesar al ciudadano para centrarse en los políticos y sus polémicas. Parece que hayamos olvidado que sigue habiendo desahucios y gente a la que le cuesta llegar a fin de mes. Creo que el foco está en esos temas más dramáticos o más cotidianos que nos afectan. Nuestra vocación es hacer programas con los que el espectador se sienta identificado”, manifestó Évole. Aunque esto no significa renunciar a “caramelos políticos” como la entrevista con el recién dimitido Pedro Sánchez de la pasada temporada.

Por lo pronto se estrena este domingo con Conectados, donde aborda si existe una adicción al teléfono móvil, un tema con el que “el espectador se puede sentir identificado” y que contará con una entrevista póstuma, la primera del programa, con Zygmunt Bauman, referente sociológico de la segunda mitad del siglo XX que reflexionó sobre “qué podía causarnos esa herramienta”.

otros temasEn próximas entregas hablarán sobre las relaciones económicas entre Arabia Saudí y España en su habitual tono de denuncia, contraponiendo “la falta de respeto a los derechos humanos” del país árabe con los negocios que empresas e instituciones españolas mantienen “de forma permanente e histórica desde la dictadura”.

También de la España despoblada, “con un eje positivo y otro negativo” o de cómo la construcción de la Plataforma Castor, que costó 1.400 millones de euros y hoy es un almacén de gas que “no sirve para nada” frente a la costa de Vinròs (Castellón), hace que la factura de la luz y el gas sume “un pellizquito más por culpa de inversiones inútiles consentidas por diferentes gobiernos”. - Efe