A la contra

Un tipo viejo

Por Jorge Nagore - Viernes, 17 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

el miércoles, desde su cuenta personal de Twitter, un meteorólogo navarro publicó el siguiente tuit: Mañana y viernes Albert Rivera de visita por Navarra. Recibimiento hostil debería de recibir alguien que quiere cargarse la mejor joya de la comunidad. Cualquiera con dos dedos de frente o que no quiera tergiversar sabe leer en “recibimiento hostil” una actitud de rechazo, queja o si quieren hasta desprecio hacia la visita de Rivera, alguien que, ya sabemos, está en contra de que Navarra y País Vasco tengan regímenes fiscales propios. Por tanto, el tuit no deja de ser más o menos acertado pero no más allá de una crítica o postura política, de las que hay a millones cada día en Twitter, no una llamada a la violencia. Pero acabó convirtiéndose en un jaleo de mil hostias porque la gente se la coge con papel de fumar y lo de recibimiento hostil lo quisieron tomar como si el autor pretendiese que apedreasen a Rivera. Pero, especialmente, porque el propio Rivera contestó al tuit inicial: el meteorólogo de XXX proponiendo “recibimiento hostil” en Pamplona. Espero que la dirección del medio tome nota. Esto es: algún chupóptero, sotanillas y correveidile -que diría José María García- le va con el cuenticoal Rivera y éste, no solo contento con ser el clásico repelente niño Vicente campeón de su cole en el Campeonato de Oratoria, sube un escalón y se dedica, tras 15 años en política y miles de zarabandas, a presionar públicamente a una empresa y a un trabajador simple y llanamente porque éste ha manifestado una opinión. Y lo hace al más puro estilo calabrés o de fantasma de barrio: “que tome nota el medio”. Esto aquí y en Sicilia es “meted a ese en vereda”, desde mi posición de superior influencia, cercanía con los poderes de la clase que sean y la misma ética que una lombriz. Este es el tipo de personaje que iba a regenerar la democracia, el país y hasta el planeta. Jajá.