Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
APROVECHÓ SU "POSICIÓN PRIVILEGIADA"

Urdangarin usó su "proximidad" al Rey para "mover voluntades" en Baleares

EFE - Viernes, 17 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 18:22h

Iñaki Urdangarin y la reina Leticia, en una imagen de archivo.

Iñaki Urdangarin y la reina Leticia, en una imagen de archivo. (EFE)

Galería Noticia

Iñaki Urdangarin y la reina Leticia, en una imagen de archivo.

MADRID/PALMA. La Audiencia de Palma constata que Iñaki Urdangarin se sirvió de su "privilegiado posicionamiento institucional" por su "proximidad a la Jefatura del Estado" para ejercer "una presión moral de entidad suficiente como para mover la voluntad de los funcionarios y autoridades" en Baleares.

Ese es uno de los argumentos que utiliza el tribunal que ha juzgado el caso Nóos y condenado a Urdangarin a seis años y tres meses de prisión para explicar la forma en la que el Gobierno balear tomó las decisiones de contratar al Instituto Nóos.

Una "decisión caprichosa" tomada por el entonces presidente balear, Jaume Matas, (condenado a tres años y ocho meses de cárcel), que posteriormente trató de "revestirse de un ropaje de legalidad" con actas que "no responden al desarrollo de las reuniones en las que los órganos colegiados" adoptaran tales decisiones.

Las juezas del caso Noos fijan esa argumentación en su explicación de lo ocurrido contra contratación de Nóos para organizar -por 1,2 millones de euros- el Illes Balears Forum de 2005.

El Instituto Nóos cobró 2,2 millones de euros de la administración balear por organizar los Illes Balears Forum de 2005 y 2006, unos congresos sobre turismo y deporte otorgados a la fundación de Urdangarin sin respetar los procedimientos legales.

Fueron -según la sentencia- "decisiones arbitrarias, orillando la legalidad puesto que conculcaron los principios de publicidad, concurrencia y objetividad".

Y todo ello, a partir de un acuerdo previo, en el que Urdangarin se sirvió de su relación de "amistad íntima" con el recién nombrado director de Deportes, José Luis "Pepote" Ballester.

También según las juezas, Urdangarin se aprovechó del "privilegiado posicionamiento" institucional del que disfrutaba "dada su proximidad a la Jefatura del Estado, por cuanto en aquellas fechas formaba parte de la Familia Real, con ocasión de la relación de parentesco que por vínculo matrimonial había adquirido".

Esa circunstancia "le procuraba el ejercicio de una presión moral de entidad suficiente como para mover la voluntad de la autoridad y los funcionarios públicos" para que "se plegaran a su contratación", y, gracias a ello, obtuvo de aquellos "una declaración de voluntad de contenido decisorio" sobre la contratación de Nóos.

De hecho, la importancia de esa influencia "resulta ser de tal entidad" que "permite afirmar que sin ella el hecho ilícito no se hubiera producido".