La charla

Cuanto antes, mejor

Por Álvaro Meoqui - Sábado, 18 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

el otro día fui a la carnicería a comprar un poco de lomo. Le pedí medio kilo y para cuando me di cuenta me había puesto 530 gramos. Lo puse a caldo, le insulté, le mandé a tomar por allí y me fui al bar. El camarero me puso la cerveza con mucha espuma. Le cayó otra de las buenas. Le dije que su madre no era una santa y que ojalá no cumpliese más años. Me quedé bien a gusto. Por cierto, usted no se ría que me cagaré en su… Ya vale, por favor ya vale de insultar.

Sería imposible vivir así, con esa tensión y con ese odio dentro de mí. Por eso en el fútbol actual creo que también es imposible seguir así. Estoy más que harto de los insultos en el fútbol, sean para los míos para los otros o para quien sean.

La ley contra la violencia en el fútbol tiene bien claro que los insultos deben salir de los estadios, pero quien no lo tiene claro somos nosotros. Perplejo me quedé el domingo pasado en El Sadar cuando durante el minuto de silencio salió una voz fuerte desde la grada lateral para insultar a un jugador del Madrid. Ese insulto no se si humilló mucho a Cristiano, pero sin duda quien lo lanzó también se podría poner algún adjetivo debajo de su foto. Yo me los ahorro, prefiero no insultar.

Detesto los insultos a los futbolistas y no los entiendo. Soy consciente también que a veces los protagonistas calientan al personal más de la cuenta y poco ponen de lo suyo.

En las categorías regionales me da la sensación de que el insulto es imparable, esto no tiene remedio, salvo que empecemos a ser drásticos. Un árbitro puso en el acta de un partido que un jugador de color recibió insultos racistas por parte de algunos aficionados. Por supuesto que exculpo a los clubes de estos insultos, pero no a las personas que los realizan. No sé cómo, pero hay que callar esas bocas, y cuanto antes, mejor.

Al fútbol no se va a insultar, se va a disfrutar, aunque no gane tu equipo o el carnicero te ponga más lomo del que pediste.

El autor es Técnico deportivo superior