Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Ella a Portugal y él a Badajoz

Urdangarin podría ingresar en la cárcel extremeña al trasladarse Cristina y sus hijos al país luso

Sábado, 18 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

madrid- Iñaki Urdangarin, el marido de la infanta Cristina y exduque de Palma, podría ingresar en el Centro Penitenciario de Badajoz, en Extremadura, tras ser condenado por el caso Nóos. Así lo señalaba en su página web el diario Público.

El yerno del rey emérito Juan Carlos I y cuñado del rey Felipe VI parecía tener ya hace tiempo asumido que sería condenado por este caso, por lo que habría tomado la decisión de solicitar su ingreso en la cárcel de Badajoz una vez estudiadas las distintas opciones que se le presentaron, según fuentes consultadas por dicho diario.

Su esposa, Cristina de Borbón, al parecer, tendría previsto fijar su residencia junto a los cuatro hijos de la pareja en una localidad de la frontera con Portugal y próxima a dicho centro penitenciario, indican las mismas fuentes.

Los condenados pueden solicitar un ingreso voluntario en un centro que crean más conveniente con sólo personarse en la puerta de la prisión. Una vez dentro, deben acreditar un motivo que justifique el deseo de cumplir la pena en la prisión elegida. Esta capacidad de elección se basa en una circular de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias -que tiene la última palabra- referente al traslado de internos.

Uno de los principales motivos que esgrimen los condenados es la vinculación familiar, que en el caso de Iñaki Urdangarin estaría justificada por el hecho de que la infanta Cristina, hermana de Felipe VI, y los cuatro hijos del matrimonio barajan trasladar su residencia de Ginebra (Suiza), donde viven en la actualidad, a una localidad de la frontera con Portugal, indican las mismas fuentes.

El centro penitenciario de Badajoz está considerado uno de los menos conflictivos de España: no sufre de superpoblación -a diferencia de cárceles como las de Madrid o Valencia, tiene muy pocos presos de primer grado y cinco o seis miembros de ETA.

Situada a sólo a 9 kilómetros de Badajoz capital, el centro penitenciario está situado en la carretera de Olivenza, cerca de la frontera con Portugal y del río Guadiana. Esta cárcel tranquila tiene actualmente 500 internos. Allí las celdas eran originariamente individuales, aunque ahora se colocan literas pero se intenta que sólo haya un interno por celda, según fuentes penitenciarias.

cárcel provincialLa prisión de Badajoz fue construida en 1984 y es conocida como una cárcel “provincial”, a diferencia de las prisiones-tipo inauguradas con posterioridad. Su edificación se distribuye alrededor de un espacio central, de donde parten los pasillos que van a los módulos de los internos.

Otra de las cárceles que se han barajado está en Álava, donde reside la familia de Iñaki Urdangarin. Es la moderna Zaballa, heredera de la antigua Nanclares y que también tiene baja conflictividad. Denominada centro penitenciario Norte I, es una macrocárcel que sólo funciona en alguna de sus áreas -porque aún no ha finalizado su construcción- y que cuenta con duchas individuales a diferencia de la de Badajoz cuyas duchas son comunes. Allí es donde están los presos de ETA de la llamada vía Nanclares. - D.N.

prisión

urdangarin, su preso más ‘ilustre’

Una cárcel discreta. Si finalmente Iñaki Urdangarin decide ingresar en la prisión de Badajoz, se convertirá en uno de los presos más mediáticos que han albergado los muros de esta cárcel. Hasta la fecha, y a lo largo de sus más de tres décadas, esta cárcel extremeña no ha alojado a reclusos ilustres, salvo excepciones. Uno de ellos Francisco Ortiz Jiménez, condenado por detención ilegal, atentado contra funcionarios y evasión de un centro penitenciario, quien estuvo internado en las prisiones de Alcalá, Málaga y Jaén, hasta llegar a Badajoz y morir allí en 2003. Se le consideró durante años uno de los reclusos más peligrosos del país. Durante la década de los 80 participó en cuatro motines y fue considerado autor material de la muerte de un policía durante la revuelta carcelaria de Málaga en 1985.