Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Complejo realiza más de 1.100 monitorizaciones que permiten evitar daños neuronales en cirugías

Con esta técnica de neurofisiología intraoperatoria se mejora “la calidad de las intervenciones”

M. Pérez - Sábado, 18 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Intervención mediante monitorización neurofisiológica realizada en el Complejo Hospitalario.

Intervención mediante monitorización neurofisiológica realizada en el Complejo Hospitalario. (Foto: cedida)

Galería Noticia

Intervención mediante monitorización neurofisiológica realizada en el Complejo Hospitalario.Un facultativo supervisa el sistema, durante una operación.

pamplona- El Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) ha superado las 1.100 monitorizaciones neurofisiológicas intraoperatorias (MIO) -concretamente, ha realizado 1.144-. Se trata, según explicaron desde Salud, de una técnica de vigilancia de pacientes, utilizada principalmente en intervenciones de Neurocirugía y Traumatología, que permite “evitar posibles daños en estructuras nerviosas durante el desarrollo de operaciones en las que existe riesgo de afectación neuronal”. Así, la inclusión de esta tecnología en Osasunbidea “nos ha puesto a nivel internacional”, al situarse entre los hospitales con más experiencia del Estado, y para el paciente “supone una mejora muy importante, porque lo que intentamos es minimizar el daño. El riesgo cero no existe, pero siempre intentamos estar ahí para, si vemos algún problema en fisiología durante una intervención, poder dar la alerta para revertir el hecho”, explicó el doctor Javier Urriza, quien aseguró que “hemos mejorado muchísimo la calidad de las intervenciones”.

La introducción de estas monitorizaciones de forma rutinaria hace diez años ha supuesto, según indicaron, uno de los mayores avances en cualquier cirugía que ponga en riesgo alguna vía nerviosa, debido a la posibilidad de detectar y revertir cualquier posible daño de forma temprana, porque “una vez que está establecido el daño nervioso, en cuestión de minutos ya no hay nada que hacer”, así como por evitar la aparición de déficits funcionales tras la operación. Así, el doctor Urriza, especialista de MIO del Complejo junto a la doctora Lorea Imirizaldu, señaló que “entre un 6% y un 40%, dependiendo del tipo de cirugía, detectan cambios y en la mayoría de los casos conseguimos revertirlos”. El daño que pueden prevenir depende de la localización de la lesión, pero puede ir desde una hemiplejia, una paraplejia a un déficit sensorial.

más seguras y precisasAdemás, la monitorización neurofisiológica es un soporte clave en el ámbito de la cirugía oncológica con riesgo de afección neuronal, ya que ofrece mayor margen para la eliminación quirúrgica total o subtotal de la lesión, lo que ha demostrado ser la herramienta más eficaz en muchos tipos de tumores para aumentar la tasa de supervivencia. De este modo, pueden hacer cirugías “más agresivas”, pero también “más seguras y precisas”, ya que “podemos decir hasta cuándo pueden quitar tumor, adecuando la cantidad de tumor que quitamos a la calidad de vida que le puede quedar al paciente”, expuso el doctor Urriza.

“Adecuamos la cantidad de tumor que quitamos a la calidad de vida que le puede quedar al paciente”

Javier urriza

Doctor especialista en MIO

Sin embargo, antes de la introducción de esta técnica no se podía conocer la evolución del paciente hasta que se despertaba, por lo que podía haberse producido una lesión en los tejidos nerviosos sanos que, cuando era detectada, ya no podía ser rectificada. En algunos casos, la alternativa para evitar los daños era despertar a la persona intervenida antes de finalizar y volverla a dormir para continuar.

Por otro lado, el CHN ha comenzado también a aplicar las monitorizaciones neurofisiológicas intraoperatorias en paciente despierto en “casos muy específicos de operaciones con riesgo de daño en funciones nerviosas superiores (lenguaje o memoria)”. Así, en la primera operación de tumor cerebral en paciente despierto llevada a cabo en la sanidad pública navarra, el pasado mes de octubre, la monitorización neurofisiológica, junto a otras pruebas que se realizaron, permitió un alto grado de resección del tumor de la persona afectada sin afectar a sus funciones vitales. No obstante, en la mayoría de operaciones en las que se aplica esta técnica el paciente está anestesiado.

apuntes

¿En qué consiste la técnica? La técnica se basa en la estimulación eléctrica del sistema nervioso del paciente anestesiado mediante electrodos de aguja o superficie y el control constante de las respuestas que se generan como consecuencia de estos estímulos, que pueden ser registradas y amplificadas gracias a diferentes aparatos. Aunque el paciente no nota nada, a nivel externo se perciben pequeños impulsos en los brazos, piernas o distintas partes de la cara. Gracias a este seguimiento, el equipo de Neurofisiología puede detectar cualquier posible riesgo de daño neuronal durante el desarrollo de la operación y activar las medidas correctoras necesarias.

Especialidades donde más se usa. Neurocirugía, Traumatología, Cirugía Maxilofacial, C. Vascular, C. del tiroides u Otorrinolaringología.