‘La voz de la Merindad’ y Correos

Regino Ayesa Sola - Martes, 21 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Soy suscriptor y asiduo lector de la revista mencionada en el título desde sus inicios en la época actual. Tengo por costumbre leer todo de ellas, ya que además de informarme con profundidad de lo que ocurre en la zona, me resulta muy amena. Además, como a muchos suscriptores, me gusta encuadernarlas al final de cada año para coleccionarlas con mayor comodidad.

Pues bien, algo tan sencillo como lo anterior se complica porque la revista cada vez me llega más tarde. Hablo de demoras de quince o veinte días, así que cuando en Tafalla están leyendo un número dado, a mí me llega el anterior… o no me llega (a dieciséis de febrero todavía no me había llegado la del día uno).

He acudido varias veces a la oficina de Correos de Tafalla para informarles de este pequeño problema;pero nada, la demora sigue o va a más. Me suelen poner con el encargado de reparto llamado Pedro, quien me dice que no es culpa de ellos cuando yo busco solución y no culpables, que a ver si me llega el resto de correspondencia y yo le respondo que a veces en mi buzón aparecen cartas de otros vecinos de Uxue, pueblo donde vivo, a las cuales después doy cauce yo mismo. También me dice que la revista tiene que pasar por Zaragoza. “Buen negocio”, pienso yo, “para ir de Tafalla a Uxue pasar por Zaragoza”, pero claro, teniendo en cuenta la situación del Estado español, quiénes gobiernan y cómo gobiernan, todo puede ser.

Para colmo, hoy he vuelto a la oficina, ha salido el trabajador Pedro con la misma copla y yo, sin visos de solución, le he dicho que tendría que renunciar al servicio de Correos y apañármelas quincenalmente para conseguir la revista, pero que mandaría una carta a la opinión pública. El encargado, lejos de dialogar, ha reaccionado diciéndome sin ningún tipo de educación ni respeto: “Manda lo que te dé la gana” y dando un portazo se ha metido en el almacén. “Muy buen profesional”, he dicho yo.

Y así estamos, me consta que el problema es general, por lo menos en mi pueblo.