Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Parlamento defiende que el acto de recuerdo a las víctimas de violencia ultra y policial era “legal y necesario”

Los partidos que sustentan al Gobierno achacan al “interés partidista” las críticas de la oposición
Barkos se remite a la Ley Foral y a la declaración de reparación para “despejar las dudas de quien quiera tenerlas”

Andoni Irisarri - Martes, 21 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El aurresku con el que se abrió el acto en memoria de las víctimas de violencia ultra y policial.

El aurresku con el que se abrió el acto en memoria de las víctimas de violencia ultra y policial. (Foto: Javier Bergasa)

Galería Noticia

El aurresku con el que se abrió el acto en memoria de las víctimas de violencia ultra y policial.
“Batallaremos por la dignidad del acto y de las víctimas, por supuesto también las del terrorismo” “Se ha organizado un acto que tendría que haberse realizado hace mucho tiempo” “Estamos satisfechos por que se celebrase un acto constitucional, legal y con arreglo a la ley” “¿Hubo familias de miembros de ETA? Sí. Lo demás sobra, no tiene ningún sentido” “La oposición ha montado ruido porque partidariamente les interesa” “El acto no sólo es legítimo, sino que ayuda a curar las heridas de esta democracia” “Queremos que Barkos explique si en el acto se equiparó a unas víctimas con otras” “El acto estuvo hecho por la presidenta Barkos a la medida de EH Bildu”

pamplona- Gobierno y cuatripartito se vieron obligados ayer a salir al paso del último ataque de la oposición al acto que, el pasado sábado, el Ejecutivo foral, de la mano del Parlamento y las entidades locales de Navarra, celebró en Pamplona para honrar la memoria de las víctimas de violencia ultra y policial. Un evento que, como defienden las fuerzas del cambio y la propia presidenta Barkos, no sólo estuvo “ajustado a la legalidad” y en cumplimiento con el mandato de la Cámara foral, sino que también fue “necesario” para resarcir la “desmemoria institucional” a la que se han visto abocadas algunas víctimas con los gobiernos anteriores.

Al parecer, poco importa a UPN, PPN y, en menor medida, pero también el PSN, que el homenaje, “genérico y simbólico”, sin nombres propios, estuviese recogido en la disposición adicional de la Ley Foral 16/2015 que el Parlamento de Navarra aprobó en abril de dicho año, y cuyo apartado correspondiente a la realización del acto quedó fuera del veto que impuso a la norma el Tribunal Constitucional (después de un recurso de la Abogacía del Estado). Tampoco, que la Comunidad Foral haya tenido un deber prolongado durante varias décadas con las víctimas de otras violencias.

Sólo así se entiende que ayer, tras la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra, Ana Beltrán (PPN) y Javier Esparza (UPN) volviesen a cargar contra un acto que consideraron hecho “a la medida de EH Bildu” y que, a su juicio, contó con la asistencia de “familiares de miembros de ETA” que también “formaron parte del homenaje”.

uxue barkos

Presidenta del Gobierno de Navarra

adolfo araiz

Portavoz parlamentario de EH Bildu

josé miguel nuin

Portavoz parlamentario de I-E

javier esparza

Portavoz parlamentario de UPN

Sin embargo, Koldo Martínez, portavoz de Geroa Bai, reincidió en el hecho de que el acto fue “simbólico y genérico”, y que por precisamente cumplir con las exigencias del Tribunal Constitucional fue un homenaje “sin nombres concretos”. “La oposición debe saber que el recurso de la Abogacía del Estado impide confeccionar un listado de víctimas. En el acto del sábado no se mencionó a ninguna víctima en concreto porque el Constitucional impide que, institucionalmente, pueda decirse el nombre de ninguna víctima”, explicó, por lo que “ni se dijo antes ni se dijo durante el acto”. Sólo si se termina levantando al veto del alto tribunal se procederá a cumplir con el artículo 3, que fija la creación de una comisión formada por nueve personas independientes y “con suficiente preparación y experiencia profesional” que en última instancia fijarían quiénes tienen la condición de víctimas. “Mientras tanto, el Gobierno y Geroa Bai seguirán defendiendo actos genéricos y simbólicos sin especificar nombres”.

Teniendo en cuenta lo anterior, Martínez enmarcó dentro del terreno político los ataques que siguen llegando desde “la oposición, que ha montado ruido porque de forma partidaria les interesa”. Un punto de vista que se entiende analizando los movimientos de UPN. Si bien los regionalistas se han opuesto desde el principio a la celebración del acto (votaron en contra de la ley en abril de 2015), han sostenido posicionamientos contradictorios conforme se iba acercando la fecha. Así, en septiembre de 2016 el parlamentario Iñaki Iriarte (UPN) votaba en comisión a favor de que, en el plazo de tres meses se celebrase el acto al que, finalmente, no terminaría asistiendo su partido. De hecho, el 6 de febrero UPN ya tramitó una declaración mostrando su rechazo a la celebración de lo que calificó como un “ofensivo homenaje”, desacreditando a su parlamentario y adhiriéndose, junto con el PPN, a los movimientos más ultras que poco antes del 18 de febrero pidieron a la Audiencia Nacional la prohibición del acto y la disolución policial del mismo si en él se insultaba a funcionarios públicos. El PSN, por su parte, se ha mantenido en una postura ambigua. Guzmán Garmendia y Ainhoa Unzu representaron en el homenaje a los socialistas navarros, pero ayer la secretaria general de la formación, María Chivite, mezcló en su intervención el “apoyo” al acto, y la petición de explicaciones a Barkos, por si en el desarrollo del homenaje se pudieran haber realizado “equiparaciones de víctimas”. Algo que Chivite aseguró no compartir.

“la declaración no deja dudas”No obstante, que el acto fue legal, exclusivamente de reparación y centrado en “condenar la violencia” se encargó de aclararlo ayer la presidenta de Navarra, Uxue Barkos. La jefa del Ejecutivo, ayer en Nájera (La Rioja) para participar en el Patronato de Santa María la Real, negó que el acto fuese “ningún tipo de homenaje a terroristas”, como ha vertido la oposición, y se remitió a la declaración de reparación firmada por Gobierno de Navarra, Parlamento foral y Federación Navarra de Municipios y Concejos y en la que se mostraba la “solidaridad y petición de perdón a las víctimas” para “despejar las dudas de quien quisiera tenerlas”. Además, Barkos dejó claro que su Gabinete “batallará por la dignidad, por descontado, del acto, y de todas las víctimas, por supuesto que también las del terrorismo”.

Por su parte, Adolfo Araiz (EH Bildu) felicitó al Gobierno “por la organización de un acto que tendría que haberse realizado hace mucho tiempo”, y achacó a que “no todos los partidos quieren ver garantizados los derechos humanos para todas las personas” las embestidas del tripartito de la oposición. Laura Pérez (Podemos), ausente en el evento por encontrarse reunida con el Consejo Ciudadano estatal de su partido en Madrid, celebró que el homenaje “cumpliese con la ley” y sirviese “para curar las heridas de la democracia”. José Miguel Nuin (I-E) dijo que su formación, impulsora de la ley, está “satisfecha” por un acto “genérico” pero que repara a “víctimas reales”.