Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Marroquí detenido en Alemania

Condenado a 8 años un yihadista que anunció que quería atentar en España

EFE - Martes, 21 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 16:59h

Dos agentes de la Guardia Civil durante una operación contra el yihadismo.

Dos agentes de la Guardia Civil durante una operación contra el yihadismo. (efe)

Galería Noticia

Dos agentes de la Guardia Civil durante una operación contra el yihadismo.

MADRID. La Audiencia Nacional ha condenado a 8 años de cárcel por captación de mujeres y autoadoctrinamiento yihadista al marroquí Ayoub Moutnichou, detenido en 2015 en Alemania tras huir de España y que anunció que quería atentar en España en una conversación en Facebook con un agente informático encubierto.

"El caso es paradigmático" del yihadista que ha agotado la fase del autoadoctrinamiento y "no solo había adquirido el sustrato ideológico suficiente como para poder integrarse en una organización terrorista de corte islámico" sino que estaba a un paso del "acto final de juramento de fidelidad", señala la sentencia de la sección segunda de lo Penal.

Pese a ello, los magistrados han acordado no condenarle por el delito de integración, por el que el fiscal pedía 10 años de cárcel, ya que "no podemos considerar que se hubiera integrado en alguna de las organizaciones terroristas por las que tenía interés".

Solo "su oportuna detención impidió la casi segura integración, que parecía más próxima al Dáesh, e incluso podría haber dado lugar a alguna acción criminal concreta", admite la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Enrique López.

Según los hechos probados, desde marzo de 2015, el acusado utilizaba un perfil en Facebook con la foto de un dirigente del ISIS desde el que publicó diversos mensajes con fotografías suyas con armas de fuego, "algunos con contenido yihadista" en los que, entre otras cosas, manifestaba: "es que yo nunca duermo porque estoy conquistando el mundo".

Con posterioridad, ya en el mes de julio y tras la detención de una mujer, Silvia Celestín, por terrorismo, el acusado mantuvo una conversación por wasap con su expareja, a la que manifestó que ya no tenían intención de desplazarse a Siria, "sino que deseaba cometer un atentado en España, pues deseaba entrar en la historia y conseguir la jannah (paraíso)".

Entre julio y principios de agosto, antes de su detención, el acusado mantuvo contactos telefónicos con miembros de Dáesh y de la organización terrorista Jahbat Al Nusra, con uno de los cuales se concertó para realizar su desplazamiento a Siria durante las siguientes semanas, indica el tribunal.

El 26 de julio, Ayoub Moutchou volvió a manifestar en otra conversación por wasap con una mujer no identificada que deseaba cometer un atentado en España contra la "policía nacional", y, ante la oposición de su interlocutora, éste reiteró su intención de "atentar contra los kufar (infieles) por todas las detenciones que se han practicado a sus hermanos", en referencia a otros yihadistas.

De forma paralela, a lo largo también del mes de julio, el acusado contactó por móvil con una chica a la que trató de seducir, "sacándola de su entorno para incorporarla a su proyecto yihadista, a pesar de las dudas que ella expresa, autoproclamándose representante de Dáesh en Alemania".

Durante esas fechas mantiene contactos con ella, indicándole los pasos a seguir para irse juntos a Siria, dice la sentencia. De igual manera, el acusado contactó con varias mujeres con la finalidad de convencerlas para que le acompañaran, hasta que fue detenido.

La Sala considera que los hechos están plenamente acreditados y describen el proceso "extremadamente" rápido en el que el acusado se va radicalizando y adoctrinándose, hasta el punto de que manifiesta de forma clara su intención de llevar a cabo un atentado en España, en concreto contra la Policía, para después dirigirse a Siria a combatir integrado en alguna organización terrorista".

El acusado, que había vivido en la provincia de Girona antes de irse a Alemania, declaró en el juicio que habló de atentar en España "por un momento de ira y de rabia" porque estaba enfadado a raíz de la detención de una amiga suya.

Insistió en que fue solo un pensamiento que le vino por los abusos que dijo haber sufrido de la Policía y añadió que había hablado de que quería ir a Siria "para ver cómo estaba el mundo allí" pero no para integrarse en el Estado Islámico u otra organización yihadista.