Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Por su clima cambiante y diverso

Oria (Aemet): "Un meteorólogo no puede aburrirse en Navarra"

EFE - Martes, 21 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 16:00h

Pedro Oria, nuevo delegado de Aemet, con Carmen Alba, delegada del Gobierno en Navarra.

Pedro Oria, nuevo delegado de Aemet, con Carmen Alba, delegada del Gobierno en Navarra. (D.N.)

Galería Noticia

Pedro Oria, nuevo delegado de Aemet, con Carmen Alba, delegada del Gobierno en Navarra.

PAMPLONA. El pamplonés Pedro Oria Iriarte, que fue nombrado delegado de AEMET en Navarra el pasado 15 de febrero, ha asegurado que un meteorólogo no puede "aburrirse" en la Comunidad foral, por su clima cambiante y las grandes diferencias existentes entre territorios del norte y del sur.

Oria, que ha sustituido en el cargo a Evelio Álvarez Lamata, delegado accidental de la AEMET en Navarra desde el pasado 1 de septiembre, ha comentado en una entrevista con Efe que Navarra es una de las comunidades "más complicadas del Estado" desde el punto de vista meteorológico debido a su "gran variedad de climas".

En Navarra, ha explicado, "no tiene nada que ver" la vertiente cantábrica, donde se llega a superar los 2.500 litros por metro cuadrado al año, con la Ribera del Ebro, donde apenas caen 350 litros al año.

"Entre esos dos extremos, tenemos un elenco de climas", ha destacado Oria, que ha indicado que, en la Cuenca de Pamplona, es muy habitual ver esa "transición" de climas, con cielos cubiertos y lluviosos al norte y cielos poco nubosos o despejados al sur.

También hay grandes diferencias en cuanto a las temperaturas, ya que en el norte, en el invierno, se llega a los -15 grados, mientras que en la Ribera, en verano, se superan los 40 grados y eso, "verdaderamente, son extremos climatológicos".

Las nieblas tampoco son ajenas a Navarra y, de hecho, el año pasado se superó el registro histórico de días de niebla en la estación del Aeropuerto de Noain, con 37 jornadas, 19 de ellas en diciembre, cuando la media anual es de 15.

Oria, que de 2013 a 2016 trabajó en la Oficina Meteorológica del Aeropuerto de Noain, ha comentado que, además, en esta estación se registran al año una media de 23 días de tormenta, lo que, unido a las jornadas de niebla, hace que sea un aeropuerto "complicado".

La estación del aeropuerto pamplonés es una de las 105 de las que dispone AEMET en Navarra (20 automáticas y 85 manuales), que diariamente ofrecen información sobre la temperatura máxima y mínima, y la precipitación en un periodo de 24 horas.

En relación al cambio climático, Oria ha apuntado que en España, efectivamente, se establecen récords de temperatura y de precipitaciones con mucha frecuencia, y eso "sí que se está empezando a asociar a una dinámica de cambio climático global".

En ese sentido, ha aseverado que, en Navarra, a corto plazo no se espera una avance del proceso de desertificación, aunque, a escala nacional, sí se observa "un cambio de patrón" en las precipitaciones, sobre todo en el este, donde ahora llueve más en otoño que en otras épocas del año.

Oria ha considerado que este proceso, a corto plazo, no afectará a Navarra, ya que la desertificación actúa a más largo plazo, pero en cincuenta años "es probable" que las Bardenas hayan aumentado en extensión.

Aemet realiza predicciones estacionales trimestrales, la última de ellas referida al periodo febrero-abril de 2017, en el que se esperan precipitaciones dentro de la media para esta época del año.

En febrero, en Noain se han recogido ya 44 litros por metro cuadrado, cuando lo normal son 50 para este mes, aunque se prevé cumplir la media porque no se esperan precipitaciones en los próximos días.

Respecto a las temperaturas, ha dicho, se espera que este trimestre sea más cálido de lo habitual y de hecho en febrero "lo estamos constatando", porque estos días se están superando los 15 grados en la mayor parte de Navarra.

Oria ha reconocido que, debido a las redes sociales, los meteorólogos se sienten más presionados.

"Cada vez hay más personas interesadas en la meteorología, cada vez se pregunta más, algo que me parece fantástico, y en ese sentido la presión aumenta", ha declarado.