vecinos

15 años de plácida lectura

El club de lectura de Azagra, impulsado por Luis Sola y uno de los más longevos de Navarra, formado por unas 25 personas, está de aniversario
Además de su pasión por leer comparten su afición por viajar

María San Gil - Martes, 21 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Algunos de los miembros del club de lectura de Azagra, durante su última reunión en la biblioteca.

Algunos de los miembros del club de lectura de Azagra, durante su última reunión en la biblioteca.

Galería Noticia

Algunos de los miembros del club de lectura de Azagra, durante su última reunión en la biblioteca.

“Leemos y analizamos los libros en profundidad. Nos formamos intelectualmente, pero también humanamente”

azagra- Quince años han pasado ya desde que un grupo de vecinos de Azagra, de la mano de Luis Sola, uno de los máximos impulsores de la cultura en la localidad, decidiera animarse a participar en un club de lectura, algo hasta entonces desconocido por completo en el municipio. Lejos queda ya el primer libro que leyeron, El hombre light,de Enrique Rojas, y el paso del tiempo ha servido para consolidar esta iniciativa y para conformar un nutrido grupo, uno de los más longevos de Navarra.

De acuerdo con Sola, doctor en Filosofía por la Universidad de Deusto que ejerció como catedrático de esta disciplina en los institutos de Lodosa y San Adrián hasta su jubilación en el año 2011, “hacía falta explotar otra vía cultural en el municipio. Fue algo nuevo, una pequeña aventura porque, a pesar de que sabía que había gente a la que le gustaba leer, no te llegas a imaginar cómo pueden responder, era toda una incógnita”.

De esta forma, y tras el éxito de la publicación de los Cuadernos Azagreses, en el año 2002, un grupo de 15 personas empieza a reunirse en la biblioteca local para potenciar y descubrir nuevas formas de adentrarse en una de sus pasiones, la lectura.

Más que devorar libros, desde el primer momento apostaron por leer un ejemplar (dos en contadas ocasiones) por temporada “para poder sacarle el mayor partido, profundizar y hacer un análisis a fondo y reposado”. Para ello, explicaba Sola, tienen una dinámica de trabajo muy clara que es la de guiarse con unas fichas que les sirven para poner los aspectos más relevantes en común y para que la sesión sea mucho más provechosa.

Precisamente esas guías, añadía, están colgadas en la web de la biblioteca municipal para que todo aquel que quiera pueda analizar como ellos estos ejemplares. De hecho, les consta que hay muchas personas, incluso de otras comunidades, que las utilizan.

Además, a la hora de seleccionar el libro de la temporada, Sola, que prefiere decantarse por los ensayos, ofrece, sin embargo, un abanico de posibilidades y son los propios miembros los que seleccionan uno. Eso sí, reiteraba el impulsor de este grupo, “tienen que tener un contexto cultural importante, tienen que aportar y proporcionar criterio y conocimiento, nunca elegimos un libro de puro entretenimiento. Deben formar, informar y entretener”.

implicadosSentados alrededor de una de las mesas de la biblioteca, todos con sus libros y apuntes delante, comienza la reunión en la que poco a poco todos intervienen. Si algo destacaban es que, aunque a veces los debates son acalorados, “todo el mundo se expresa con libertad y respeto”.

Margari Larumbe y Juana Mari Díaz son dos de las vecinas que llevan desde el primer día en el grupo y que conservan intactas las ganas de leer y aprender. Y es que, tal y como reconocían, “hemos aprendido a leer de otra forma, de una manera mucho más profunda. Leemos para tener opinión”. Además, de acuerdo con Larumbe, este grupo también ha servido para conocer a gente del municipio con la que en otras circunstancias apenas habrían coincidido. Y es que, en esta actividad las diferentes generaciones se dan la mano “y nos aporta mucho tanto humanamente como intelectualmente”.

Las sesiones se alargan desde enero hasta abril y se reúnen cada 15 días, a pesar de que en su día se planteó la posibilidad de alargarlo durante todo el curso. A lo largo de dos horas, a veces más porque “perdemos la noción del tiempo”, debaten, conversan y contrastan opiniones. La última incorporación ha sido la de Mentxu Salvador, que aseguraba estar “muy sorprendida” con la dinámica del grupo y muy contenta con el resultado.

un grupo viajeroAhora están centrados en su nuevo reto, la lectura de Libros, conversaciones y viajes. Quince años de lectura compartida, un ejemplar que recopila la historia, anécdotas y vivencias del propio grupo. “Un regalo”, explicaban los vecinos, que ha escrito el propio Luis Sola “para que los recuerdos y las vivencias no caigan en el olvido”.

El ejemplar está dividido en dos partes;la primera se centra en las reseñas de los libros que han ido leyendo con el objetivo de familiarizarse con los contenidos, ideas y personajes, mientras que la segunda parte habla de los viajes realizados por los componentes del grupo. Excursiones que van desde Calahorra, Tudela y Pamplona, hasta Madrid o Barcelona.

Desde el año 2009, a veces siguiendo el hilo de una de las lecturas y otras, simplemente, elegidas al azar, estos vecinos viajan para conocer más de cerca lugares que les evocan los libros.

“Es una gran satisfacción personal ver cómo un grupo de personas valora y aprende con estas actividades. No hay que tomarse la cultura como una obligación o como algo pesado puesto que puede acabar siendo algo gratificante y placentero”, finalizaba Sola.