Mesa de Redacción

Más que falta de respeto

Por Joseba Santamaria - Miércoles, 22 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

cuesta creer que más de 40 años después de la muerte del genocida Franco sigan atrincherados en el Ejército los reductos más ferozmente ramplones del trasnochado franquismo. Un grupo de ellos insulta puta a la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, y lanza veladas amenazas sobre una nueva guerra. Todo ello en el lenguaje soez, chusquero y machista habitual. No es un hecho nuevo. Antes que estos militares -en las redes sociales muestran abundante parafernalia franquista-, otros ya han lanzado arengas contra el sistema democrático. Es preocupante que ultras así hayan alcanzado puestos de relevancia en el escalafón militar. En democracia, se exige a los militares que reconozcan la máxima autoridad del poder civil y sus opiniones no pueden suponer una amenazante intento de imposición ideológica a la sociedad. La libre voluntad democrática de los ciudadanos no puede estar sometida al prejuicio interesado de nostálgicos franquistas. Barkos, como ocurriera con los tartazosa Barcina en Toulouse en 2011,es la máxima representante institucional de Navarra y tiene la legitimidad democrática de los votos de la mayoría de los navarros y navarras representados en el Parlamento. Los insultos de origen político de un grupo de oficiales militares exigen respuesta judicial de la Fiscalía y política del Ministerio de Defensa.