Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
la conferencia de presidentes, sobre la mesa

Rajoy y Puigdemont se vieron en Moncloa el pasado 11 de enero, según 'La Vanguardia'

EP - Miércoles, 22 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 08:35h

Mariano Rajoy y Carles Puigdemont, en el Palacio de la Moncloa.

Mariano Rajoy y Carles Puigdemont, en el Palacio de la Moncloa.

Galería Noticia

Mariano Rajoy y Carles Puigdemont, en el Palacio de la Moncloa.

MADRID. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat, Carles Puigdemont, se reunieron el pasado 11 de enero en un almuerzo en el Palacio de la Moncloa, según informa este miércoles 'La Vanguardia'.

Este martes, fuentes oficiales del Ejecutivo declinaron confirmar o desmentir que se hubiera producido algún encuentro entre ambos, alegando que sólo informan de la agenda pública del presidente. Ello después de que el líder del PSC, Miquel Iceta, afirmase en un desayuno informativo que creía que ambos se habían visto.

Por su parte, tras la publicación de la noticia, fuentes de la Generalitat se han remitido a la sesión de control en el pleno del Parlament de este miércoles.

Según 'La Vanguardia', los dos presidentes tuvieron una conversación "cordial" pero no se tradujo en un acercamiento en la cuestión soberanista. La cita tuvo lugar a instancias de Rajoy, que le planteó que acudiese a la Conferencia de Presidentes Autonómicos, que se celebró el día 17 y a la que Puigdemont finalmente no asistió.

El presidente catalán, de su lado, le insistió en su intención de convocar un referéndum independentista y le planteó que podrían negociarse sus condiciones, pero Rajoy insistió en que no puede permitirlo.

Siempre según el diario, Puigdemont le dijo que acudiría a la Conferencia si podía intervenir para explicar su posición sobre el referéndum, pero Rajoy declinó.

El almuerzo en la Moncloa se produjo un día después de que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría se reuniera en Barcelona con el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras.

Aunque el encuentro no se había conocido, el pasado domingo el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, desató las especulaciones al hablar de contactos discretos "a todos los niveles", y ese efecto tuvieron también las palabras de Iceta.

Este lunes, Rajoy fue preguntado en varias ocasiones por las declaraciones de Millo, pero esquivó las cuestiones. En una entrevista en Telecinco, se le preguntó expresamente si hay conversaciones discretas para buscar una solución al problema catalán: "No, y si las hubiera, discretas o secretas, no las iba a contar yo, porque entonces dejarían de ser discretas o secretas", respondió.

RAJOY NO NIEGA LA CITA El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha evitado confirmar o desmentir si el pasado 11 de enero mantuvo una reunión con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y ha hecho hincapié en que él está dispuesto a hablar con el Gobierno catalán. "Quiero hablar, pero quiero hablar de los problemas reales y no de liquidar España", ha enfatizado.

En declaraciones en los pasillos del Congreso, tras responder a las preguntas de control, Rajoy ha sido preguntado en un par de ocasiones si esa entrevista se produjo, pero ha esquivado el asunto. "La posición, que hoy recoge un medio de comunicación, mía es la de siempre", ha dicho, para añadir que él quiere tratar con el Gobierno catalán "los temas que afectan a la gente".

LOS ACUERDOS DE LA CONFERENCIA DE PRESIDENTES En este sentido, ha dicho que le gustaría que Puigdemont se implicase en los acuerdos de la Conferencia de Presidentes porque se habla de asuntos como la financiación autonómica, la dependencia, el empleo o los problemas demográficos. "Yo quiero hablar también de los Presupuestos, de las inversiones y de las infraestructuras", ha destacado.

Es más, Rajoy ha indicado que quiere "intentar que todos" hagan un esfuerzo para recuperar la cohesión interna para que la Generalitat no esté "condicionada" por grupos extremistas que, a su juicio, puede afectar al "modelo económico y social de Cataluña".

Rajoy ha insistido en que quiere hablar de estos asuntos que preocupan a los ciudadanos, pero ha dejado claro una vez más que él no puede hablar de cómo se pone de acuerdo "con los señores independentistas" para saltarse la ley "conjuntamente".

Según ha recalcado, como presidente del Gobierno tiene la "obligación básica" de "cumplir y hacer cumplir la ley" y no puede autorizar un referéndum que pretende "liquidar" la soberanía nacional y que una parte de los españoles no puedan opinar sobre lo que quieren que sea su país.

"Por tanto, es momento de volver a la sensatez, al sentido común y terminar con esto, que lleva ya cinco años y no ha conducido a nada positivo para los ciudadanos de Cataluña. Mi disposición es la mejor y yo efectivamente quiero hablar, pero quiero hablar de los problemas reales y no de liquidar España ni la ley", ha concluido.