El uso de animales en los carnavales vuelve a originar una fuerte polémica

Policía Foral investiga la exhibición pública de jabalíes y un zorro muertos en Ituren y Zubieta

Lander Santamaría Juan Mari Ondikol - Miércoles, 22 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Un vecino anónimo llega con el desfile a la plaza de Ituren mostrando un jabalí muerto.

Un vecino anónimo llega con el desfile a la plaza de Ituren mostrando un jabalí muerto.

Galería Noticia

Un vecino anónimo llega con el desfile a la plaza de Ituren mostrando un jabalí muerto.

elizondo- El uso o exhibición de animales en los carnavales ha vuelto a originar una fuerte polémica y a desatar todo tipo de opiniones y de comentarios, incluso de insultos, a raíz de los festejos que celebran de forma conjunta las villas de Ituren y Zubieta, en la comarca de Malerreka. Al respecto, agentes de la Policía Foral, adscritos al Grupo de Investigación de la Brigada de Protección Medioambiental, investigan presuntas infracciones a la Ley Foral de Protección y Gestión de la Fauna Silvestre y sus Hábitats en los citados carnavales, a raíz de denunciarse la utilización de cadáveres y restos de zorros y jabalíes en la comitiva a finales de enero.

Según se atestigua, al menos cuatro participantes manchaban a los visitantes con sangre y restos de animales silvestres. Tras recibirse varias imágenes, a través sobre todo de las redes sociales de la Policía Foral, una patrulla se entrevistó con la alcaldesa de Ituren, María José Bereau, que confirmó el traslado al pleno de su preocupación por la repercusión negativa de los hechos. La primera edil afirmó haber recibido amenazas e insultos, y ayer manifestó que “puede ser desagradable y herir la sensibilidad de personas, y de ninguna manera justificó el uso de animales”, pero señaló que es un tema que “excede las posibilidades municipales de control (Ituren tiene 525 habitantes) de las personas que participan, no podemos identificar ni registrar a todos ni saber qué es lo que van a hacer”.

Policía Foral le informó que está prohibida legalmente la exhibición pública de cadáveres de animales y se comprometió a atajar estos comportamientos en próximas ediciones de los carnavales. En este sentido, la implicación del Ayuntamiento es fundamental para acabar con estos comportamientos.

La legislación foral prohíbe “la posesión, naturalización, tráfico y comercio de ejemplares vivos o muertos o sus restos, incluyendo la importación, exportación, exposición a la venta y exhibición pública”, si bien en este caso concreto se trata de casos muy aislados y puntuales y de ninguna manera se puede generalizar.

Cabe destacar, de acuerdo con la información de Policía Foral, que “actualmente el coto de caza de Elgorriaga, Ituren y Zubieta se encuentra inhabilitado por el Departamento de Medio Ambiente debido a la utilización de cebaderos para jabalíes, por lo que los cadáveres de las especies de fauna silvestre exhibidas en los carnavales no deberían de haberse cazado en dicho coto”. Para vecinos y cazadores de la cuenca del Bidasoa, esa suposición es “muy difícil de mantener”, ya que nunca como ahora la presencia de jabalíes y otros, corzos por ejemplo, ha sido tan abundante hasta convertirse incluso en una plaga por deficiente cuidado y limpieza de los montes y el abandono de los caseríos.

Las pesquisas para identificar a los autores continúan, y pese a ir disfrazados y con sus caras cubiertas por caretas y pasamontañas, “se ha conseguido reconocer a presuntos participantes en los hechos, alguno de ellos menor de edad, por lo que las actuaciones se han llevado a cabo en presencia de sus responsables legales”, indica Policía Foral.

indefensosEl Ayuntamiento de Ituren, como el de Zubieta, se muestran “sorprendidos y dolidos” ante la oleada de comentarios negativos y de insultos, cuando son los primeros que no comparten los hechos, al igual que la inmensa mayoría de sus vecinos. “Somos los primeros interesados en rechazar cualquier acción que suponga maltrato o uso inadecuado de todos los animales, sean domésticos o no;muy por el contrario, lo que hacemos es inculcar valores cívicos y solidarios, precisamente frente a una realidad humanitaria y social que diariamente transmite noticias e imágenes que nos duelen en lo más profundo”, afirma María José Bereau, mientras adelanta que el Ayuntamiento trabajará en la medida de sus posibilidades para evitar estos casos.